jueves 18 de agosto de 2022
Cielo claro 14.7ºc | Posadas

Realizó una exposición para que quede asentado lo ocurrido el domingo en Posadas

“Mi hija tenía los ojos abiertos, pero quedó toda dura”

martes 28 de junio de 2022 | 6:08hs.
“Mi hija tenía los ojos abiertos, pero quedó toda dura”

“Quedé shockeada y como le dije a la encargada del parque, ‘lo único que quiero es que mi hija esté bien, que alguien la vea, que alguien la revise, que la lleven’”, relató la madre de la niña que alegó haber recibido una descarga eléctrica en la tarde del domingo en el parque de diversiones lindante a la terminal de ómnibus de Posadas.

La que iba a ser una tarde entre sus hijas, su hijo menor, un sobrino y una vecinita terminó siendo un pasaje directo al hospital tras varios minutos de shock y desesperación que vivieron junto a Belén (11), quien recibió una descarga eléctrica que la dejó tendida en el suelo inconsciente por unos segundos.

En conversación con El Territorio, Evelyn F., la madre de la niña, relató que fueron al parque de diversiones para aprovechar las promociones y para pasear la tarde del domingo.

Al primer juego que se dirigieron fue al de los autitos chocadores porque el más pequeño de sus hijos quiso ir allí. La mujer estaba filmando con el celular cuando, en un momento, vio a su hija moverse de una forma extraña tras tocar la baranda que rodeaba y protegía el juego.

La madre de la niña agradeció la asistencia de una cardióloga. Foto: Sebastián Velozo

“Cuando miro, ella se apoya con las dos manos, cuando la miro hace esto: se suelta, me agarra la campera y ahí cae. Cayó desmayada, ahí yo agarré, la empecé a sacudir, ella estaba en el suelo y no sé, fueron unos segundos hasta que reaccionó y abrió los ojos”.

La hipótesis de la descarga eléctrica fue alegada por una médica cardióloga que se encontraba allí y que tuvo un cruce con la encargada del predio porque, según el testimonio de la progenitora de la menor, aseguró que en el lugar no había electricidad y que posiblemente “la niña estaba cargada”.

“Yo diría que la mandó Dios”, manifestó Evelyn refiriéndose a la mujer que asistió a su hija a los pocos segundos del incidente.

“Yo estaba tan desesperada que la alcé a mi hija toda desvanecida y ella fue la que me dijo ‘recostale’, y la revisó porque yo no sabía qué hacer en ese momento, porque ella (Belén) tenía abiertos los ojos, pero quedó toda dura. Le re agradezco a esa cardióloga que estuvo en ese momento porque la revisó, le tomó el pulso y me tranquilizó”.

Además de esta persona que se acercó y permitió que el momento de angustia sea menor, Evelyn aseguró que también había un hombre que dijo haber visto el momento en el que la niña se apoyó sobre el metal y cayó.

“No sé quién es ese señor, si lo viera ahora le preguntaría bien qué pasó y que me salga de testigo, qué se yo... Y a la cardióloga, agradecerle porque me calmó en ese momento”, expresó.

En la tarde de ayer, Evelyn se acercó a la Comisaría Decimoséptima para realizar una denuncia, pero en sede policial le informaron que sólo podía hacer una exposición del incidente.

Ante esta situación, la mujer relató: “Les dije: ‘Lo que sea, pero que quede asentado lo que le pasó a mi hija para que tomen precauciones en el parque, que miren bien los juegos y que haya un médico o asistente’. Dios quiera nunca le pase nada a nadie”.

Ya en el hospital, Belén recibió atención médica para corroborar que se encontraba estable y fuera de peligro. Llegó consciente a pesar de continuar con dificultades para comunicarse y moverse, según aseguró su madre.

Tras los estudios pertinentes, recibieron el alta médica y pudieron volver a su hogar a descansar. “Primero no quería que se duerma y después entendí que ella tenía que descansar, pero como que no quería que se duerma. Me imaginé de todo ayer, incluso la hice que duerma al lado mío, abrazada por cualquier cosa”, manifestó la progenitora.

“Belén está bien, esta mañana (por ayer) le dolían la manos, los brazos y ahora le dolía un poquito la cabeza”, aseguró en relación a la situación actual de la niña que se encuentra fuera de peligro, pero que tiene que volver al hospital para confirmar que no resultó con secuelas.

En cuanto al golpe de electricidad, la entrevistada comentó: “Lo que me dijo la enfermera es que mayormente la corriente sale por abajo o por arriba. No sé por dónde salió, pero no pasó a mayores porque tenía unas zapatillas  puestas. En todo momento se quejó de que le dolía atrás de la cabeza y las manos.Ese día, los dedos le quedaron manchados de negro”.


La voz de un trabajador de los juegos

El Territorio intentó comunicarse formalmente con la responsable del parque de diversiones ubicado sobre la avenida Santa Catalina y Santa Cruz, pero no obtuvo respuesta. El predio se encontraba ayer cerrado, pero un trabajador expresó a este medio que, en cuanto a la situación de la niña, le resulta llamativo que ese mismo día había otras personas apoyadas en el perímetro del cual la menor aparentemente recibió la descarga eléctrica.

En esa línea, aseguró que todos los cables están enterrados y que las máquinas están conectadas a un transformador para evitar las descargas peligrosas. En términos técnicos expresó que los autos chocadores, juego en el que ocurrió el incidente, tienen baterías de apenas 110 voltios.

Por otro lado, comentó que el lugar se ocupa de llamar a la ambulancia en caso de que alguna persona se descompense o necesite atención médica como puede pasar en juegos mecánicos.

Finalmente, aseveró que desde que llegaron a la ciudad hubo ataques a su lugar de trabajo y lamenta que así sea, ya que él y sus compañeros tienen todos los cuidados para mantener el lugar seguro para las familias que visitan el lugar.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias