domingo 14 de agosto de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

Alan Galarza interpreta a Karaí, un peón rural

El protagónico de Alan, el sueño, una oportunidad y el futuro que se abre paso desde el cine

El joven llegó al set de filmación de ‘La selva no existe’ al ganar un casting y contó que para hacer un curso de actuación trabajó como vendedor de pan

viernes 10 de junio de 2022 | 5:30hs.
El protagónico de Alan, el sueño, una oportunidad y el futuro que se abre paso desde el cine
Del barrio Aeroclub al cine argentino, Alan Galarza se probó el protagónico y sueña con una carrera de actor.
Del barrio Aeroclub al cine argentino, Alan Galarza se probó el protagónico y sueña con una carrera de actor.

El posadeño Alan Agustín Galarza (18) interpreta a Karaí, un joven peón rural en ‘La selva no existe’, la película dirigida por el realizador Fernando ‘Pacha’ Pacheco, que se terminó de rodar hace unos días en la zona Centro de Misiones.

El papel de Karaí marca el debut en cine de Alan y es además uno de los tres protagonistas del filme, junto al de su jefe, el ambicioso empresario maderero Román Krieger (Juan Ignacio Machado) y el personaje de Ana Hasse (Sabina Buss), una bióloga que trabaja en la conservación del yaguareté. 

Para llegar al set de filmación, el joven actor se presentó a un casting, quedó seleccionado y a partir de allí pasó a compartir las escenas con sus experimentados compañeros de elenco.

Acerca de esta primera incursión en la pantalla grande y con un papel principal, charló Alan con El Territorio: “Creo que fue un golpe de suerte que yo pueda estar en la película, una suma de muchas cosas y estoy muy agradecido; yo hice el año pasado un curso de actuación frente a cámara con Pacha y él me recomendó para el casting, me presenté y después me llaman para decirme que quedé. Es una alegría, un sueño cumplido, porque siempre soñé con ser actor. Uno podría decir ‘ya está, yo ya llegué’ pero a la vez es el principio, es el primer paso en el mundo de la actuación”.

Alan creció en el barrio Aeroclub, en el Sur posadeño, unos años se mudó a Buenos Aires con su madre y su hermana y luego regresó, actualmente vive en el Oeste, en San Gerardo, junto a su abuela Ilaine y un tío al que ambos cuidan ya que quedó con graves secuelas de un accidente de tránsito.

Durante el rodaje, Machado, Galarza y el director Pacheco.

“Cuando hice el primer año de secundaria en una escuela técnica de Buenos Aires tuvimos un taller de teatro y a mí que siempre me gustó actuar me encantó, fue la primera vez que me acerqué a la actuación de una manera más real, después volví a Posadas y también hice un año de teatro, pero por proyectos que no fueron como esperaba fui dejando de lado todo eso, me fui frustrando”, relató.

El año pasado su madre, que vive en Buenos Aires, le contó sobre el taller de actuación y lo alentó a anotarse.

“Ella me ayudó a pagar las primeras cuotas y después yo busqué un trabajo que sea compatible con mi estudio, porque estoy en el último año de la secundaria en la Comercio 6, así empecé a vender pan como vendedor ambulante y con eso pude terminar el curso, yo soy muy de planificar y tenía la determinación de hacer todo el curso”, explicó.

Karaí, entre dos caminos

Alan encuentra puntos en común y también divergentes con su personaje Karaí, “él vive con su abuela que le enseñó valores muy lindos de la vida, y su patrón Krieger (que es interpretado por Machado), a la vez le muestra otra perspectiva de la vida, el mundo del trabajo, de trabajar duro para ganarse la plata. A lo largo de la película, Karaí que es un adolescente está como perdido y todo el tiempo tironeado por estos dos polos, el de su abuela y el de su patrón, y va buscando su propio camino, a veces toma el camino fácil y al final todo se resuelve de una forma inesperada que es la mística de la película”, consideró.

Así planteó: “Lo que encuentro en común con mi personaje es que también yo soy muy de buscar, de proyectar, pero yo creo mucho en el esfuerzo, en ir dando paso por paso para crecer, ahora veo con más claridad que puedo tener un futuro en el cine que es lo que me apasiona, primero quiero terminar la escuela para seguir formándome en la profesión de actor”.

La selva omnipresente

‘La selva no existe’ se rodó durante tres semanas en locaciones de Leandro N. Alem, Arroyo del Medio y zonas aledañas, cuenta una historia triangular que tiene a la selva como omnipresente: Karaí (Galarza), Krieger (Machado) y Ana (Buss) ingresan al monte. Cada uno lleva  sus propias convicciones y motivaciones. La rudeza de la geografía abrirá batallas en todos los flancos, y los hará enfrentarse al paisaje, entre sí y con sus propias sombras. La cinta cuenta con la producción de Pepe Salvia y Esteban Lucangioli.


En cines el año que viene

‘La selva no existe’ es el tercer largometraje que lleva la firma del realizador misionero Fernando Pacheco, luego de ‘A la deriva’ (2012) y ‘Géminus’ (en etapa de posproducción).

La película completó el rodaje el pasado fin de semana y ahora comenzará la etapa de posproducción en Buenos Aires. “Fueron tres semanas de trabajo intenso y agotador como todo rodaje, nos tocó varios días de lluvia y de mucho frío, filmamos en el monte en jornadas nocturnas muy frías y al aire libre en la ruta, y aún así pudimos llevar adelante el plan de rodaje, con un equipo que se puso la historia al hombro, eso fue muy lindo”, relató Pacheco.

Una vez que el proyecto esté finalizado comenzará el circuito de recorrido en festivales y luego el estreno en salas. “Queremos estrenarla en cine el año que viene”, dijo.

Y consultado sobre la elección de Alan para la interpretación de Karaí, sostuvo: “Yo lo conocí a Alan cuando hizo el curso de actuación que di el año pasado en Posadas, y lo recomendé para el casting, y se presentó y lo ganó por mérito propio. Hay que llevar adelante un relato, una historia, y Alan lo hizo al igual que sus compañeros”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias