viernes 20 de mayo de 2022
Cielo claro 11.7ºc | Posadas

La capilla Virgen de los Dolores tiene 80 años

Buscan poner en valor la antigua capilla del Baliña, que fue parte del sanatorio colonia

jueves 28 de abril de 2022 | 1:00hs.
Buscan poner en valor la antigua capilla del Baliña, que fue parte del sanatorio colonia
El sacerdote Daniel Pesce busca que se repare el templo y ampliar la tarea social. Fotos: Natalia Guerrero
El sacerdote Daniel Pesce busca que se repare el templo y ampliar la tarea social. Fotos: Natalia Guerrero

La Capilla Virgen de los Dolores emplazada dentro del predio del Hospital Baliña -por la ruta 12 frente a Itaembé Miní- realiza una tarea fundamental en la contención social y espiritual de los pacientes albergados en el lindero Hospital de Rehabilitación en Salud Mental Dr Ramón Carrillo.

Cada miércoles a las 17, religiosos y voluntarios sirven la merienda, acercan mercadería y ropa, también hay tres misas al mes.            

El templo está en pie hace décadas, abrió sus puertas como parte del sanatorio colonia, centro fundado en 1938 para alojar y atender a personas con lepra y, que luego con la aparición de tratamiento devino en el actual Hospital Baliña.

En todos estos años el edificio de la iglesia no tuvo mayor mantenimiento y el techo de fibrocemento se está viniendo abajo. Con cada lluvia ingresa el agua, se llena de humedad el maderamen y ya está cediendo el cielorraso. Sin esta cubierta, las palomas anidan y se sumaron las abejas.  

El sacerdote Daniel Pesce, párroco de San Benito que tiene a su cargo la capilla, y el grupo de voluntarios, buscan dar a conocer esta situación para hallar una solución y poner en valor el templo “que es parte de la historia de Posadas”, resaltaron.     

“Es la primera iglesia del Oeste de la ciudad, por eso la gente de la zona, que en ese tiempo era mayormente rural, se casaba acá y sus hijos hacían la catequesis y, la iglesia también atendía a las personas con lepra y sus familias”, recordó Cristina González, del grupo pastoral y que es parte de la comunidad desde su infancia, allí tomó la primera comunión y en el 2000 se casó.    

Cuando la colonia comenzaba paulatinamente a abrirse, con el advenimiento de las sulfas y el cambio de paradigma a una atención ambulatoria, a la iglesia acudían los lugareños y en otro sector estaban las personas con lepra.

“Los lugares estaban delimitados, había un ala para las familias de la zona y otro sector de bancos para los enfermos de lepra, también había un parlante para que escuchen de afuera, y cuando terminaba la misa le acompañábamos al sacerdote a dar la comunión a los enfermos”, expresó Cristina y mostró las imágenes de los santos, el cáliz y otros elementos de consagración que también son muy antiguos.

“Hace un tiempo con una hermana (religiosa) quisimos impulsar que se declare patrimonio histórico cultural el edificio como una manera de resguardarlo y que se lo ponga en valor, pero después el proyecto quedó en suspenso. Ahora que está el padre Pesce, que asumió desde diciembre pasado, queremos retomar esta iniciativa y que nos puedan escuchar las autoridades”.

En tanto, el sacerdote describió que la estructura “en tantos años aparentemente nunca tuvo una refacción” y que lo más urgente es el reemplazo total del techo. “El techo es de fibrocemento, un material que se utilizaba antes y que todavía se puede ver en algunos pabellones del hospital sin remodelar. El techo de tan deteriorado que está, deja pasar el agua, se inunda el interior del templo, se caen pedazos de la madera y del cielorraso, se necesita un cambio total del techo”.

A su vez, se quiere recuperar un salón contiguo a la iglesia que estaba destinado originalmente como casa del sacerdote pero que en la actualidad es utilizado por el hospital, para poder desarrollar talleres.     

Pesce expuso que el templo no es propiedad del Obispado de Posadas, que sí presta servicio espiritual para los internos del Carrillo. “El templo es parte del hospital y corresponde a la gobernación, nuestra idea es poder ponerlo en valor y fortalecer el trabajo social, recuperar un salón que está pegado a la iglesia para dar talleres de arte, oficio, recreativos”.            

El sanatorio colonia         

El sanatorio colonia constituía en su primera etapa una administración autosustentable y de régimen cerrado para aislar y tratar a los enfermos de lepra, en cumplimiento de la legislación de entonces.

El predio original del lazareto se extendía por diez hectáreas y funcionaba realmente como una ciudad aparte y no se podía salir; era una unidad sanitaria, administrativa y económica, tenía el albergue de mujeres y de varones, la iglesia, escuela, teatro, huerta, cocina, almacén, lavadero, aserradero, entre otras dependencias.

Si bien no hay mucho registro de la época de la inauguración de la colonia, la construcción de la capilla data del mismo período y presenta los mismos materiales que el resto del conjunto edilicio.

En la dirección del Hospital Baliña funciona un pequeño museo con objetos que pertenecieron a la etapa del sanatorio colonia.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias