domingo 24 de octubre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

Consideró que la falta de pedidos golpea más a fabricantes de Misiones

Venta de casas de madera en el país se está planchando, alertan

Lo señaló el presidente de la Cámara de la Madera (Cadamda), Daniel Lasalle. Explicó que varios factores están afectando a todo el sector de la construcción

lunes 27 de septiembre de 2021 | 6:04hs.
Venta de casas de madera en el país se está planchando, alertan
Daniel Lasalle. Presidente de Cadamda
Daniel Lasalle. Presidente de Cadamda

La construcción de casas de madera vive un momento de incertidumbre porque se debate entre dos realidades: por un lado sigue creciendo la tendencia al mayor uso de la madera en construcción de viviendas pero al mismo tiempo hay varias cuestiones económicas que promovieron preocupaciones para proyectar la adquisición o construcción de un inmueble.

Esta situación que preocupa al sector maderero de la tierra colorada mantiene en una especie de tensa pausa a sus actores que saben de las fortalezas de esta actividad productiva que tiene un pronóstico de crecimiento seguro para el mediano y largo plazo, pero la incógnita está en cómo sobrevivir en el corto plazo.

Para analizar este escenario, El Territorio dialogó con Daniel Lasalle, quien es el gerente de la Cámara de la Madera (Cadamda), que agrupa a productores forestales, aserraderos, industrias, importadores, exportadores y comercializadores de maderas y sus derivados.

“La construcción de casas de madera no escapa al momento de crisis que vive la economía argentina. En este momento no sólo está parada la construcción y ventas de casas de madera sino también la de todas las propiedades en general. Todo lo que sea construcción de unidades de vivienda, más allá del material que se utilice está hoy muy planchado”, explicó Lasalle al iniciar la entrevista.

Seguidamente el titular de la Cámara de la Madera explicó que el sector de construcción y ventas de casa de madera, como todos los sectores productivos del país, hoy está “golpeado por el aumento de costos, la inflación, la falta de créditos, la falta de dinero en el bolsillo de la gente, el cepo al dólar y todos los vaivenes de la economía local”.

Lasalle explicó que “una cuestión fundamental en la industria de las casas de madera es el costo del flete, que se encareció mucho y eso tiene una influencia muy fuerte en el precio final del producto”.

También destacó que “entendemos la preocupación de los productores e industriales de Misiones y de todo el país que mientras tanto deben seguir sosteniendo esos emprendimientos, pagando a los trabajadores y haciendo frente a todas las obligaciones impositivas en con la producción a muy baja escala”.

Semanas atrás, desde la Asociación de Productores Forestales e Industriales de Misiones (Apicofom) recordaron también la falta de cumplimiento en la asignación de más casas de madera en planes habitacionales financiados por Nación. Se diferenció, en tanto, que desde el gobierno provincial sí se aseguraba la construcción de un porcentaje fijo de viviendas familiares con madera local.

El gerente de la Cámara de la Madera agregó que “más allá de lo que significa la idea de construir viviendas para que las familias accedan a ese derecho básico, también es necesario destacar que la construcción en general es un motor que mueve la economía de los pueblos y de las ciudades. Las obras dinamizan la economía local y ocupan mano de obra, es decir generan trabajo. Y eso es lo que más necesita actualmente el país”.

Esperanza a largo plazo
No obstante, según el gerente de la Cámara de la Madera, la mirada a largo plazo del sector es más que alentadora. “Notamos que creció el interés en el uso de la madera. Lo vemos en los profesionales que realizan los cursos de capacitación de nuestra institución. Cada vez más desarrolladores inmobiliarios están interesados en el uso de la madera para la construcción de viviendas. Y Misiones es parte de las provincias más ricas en la generación con sus bosques cultivados como también en la industrialización de este recurso”.

Luego destacó que “las proyecciones de bosques cultivados en el plan 2030 son esperanzadoras porque se estima llegar a esa fecha con 2 millones de hectáreas cultivadas. En la actualidad tenemos un poco más de la mitad de esa cifra, 1,2 millones de hectáreas de bosques implantados”.

En ese sentido, Lasalle destacó que “esa proyección habla del crecimiento que se espera de este sector que tiene un potencial muy grande en nuestro país, ayudado por un clima muy propicio para esta actividad. Acá un pino tarda en crecer unos 15 años mientras que en Canadá tarda 70 años”.

Cambio cultural

Lasalle destacó que el objetivo de la Cámara de la Madera es “difundir el uso de la madera y sus derivados y reposicionar a la misma como un material noble, rentable y confiable”. Por eso Lasalle explicó que “trabajamos para generar un cambio de cultura en la construcción y posicionar la utilización de madera como una opción confiable y perdurable, derribando mitos existentes en el imaginario del consumidor como los que sostienen que son viviendas de baja calidad, que requieren mucho mantenimiento y que son de escasa durabilidad”.

Seguidamente el gerente de Cadamda dijo que además la madera tiene muchas ventajas y en ese sentido enumeró: “Menor tiempo de obra, sostenibilidad ambiental, ventajas térmicas, menor uso de energía”.

También destacó que más allá de la estructura general de la casa, “también la madera se usa en pisos, revestimientos, decoración, aberturas, mobiliario, escaleras y todo tipo de accesorios del hogar”.

 

Ventajas del material renovable

“Históricamente nuestro país por la influencia de la inmigracion italiana y española tiene tradición en construcción húmeda, basada en hormigones y cemento. Sin dudas fue, es y será lo que más se aplique en construcción de viviendas en Argentina. La construcción de casas con madera es siempre una alternativa que puede crecer mucho en la medida en que logremos hacer un cambio cultural” explicó Lasalle.

En ese sentido, los especialistas en trabajo con madera siempre explican que este material tiene sobradas virtudes al momento de diseñar y construir una vivienda. “En el mundo está demostrado que las casas de madera son eficientes, ecológicas, saludables, de rápida ejecución, duraderas y económicas”.

Desde Cadamda señalan que “la madera es un elemento natural que transmite sensación de tranquilidad y bienestar. Además tiene la capacidad para aislarse acústicamente, por lo que favorece un mejor descanso. No se escuchan tanto los ruidos del exterior como en las viviendas construidas con ladrillos”.

Según explicó el entrevistado, “aunque se trata de un material que ofrece un aspecto cálido a la vista, la madera es mala conductora del calor, por lo que mantiene mucho mejor la temperatura interior que otro tipo de viviendas. Si hay calor afuera, la madera evitará que entre. Si hay calor en el interior, ayudará a que no se pierda esa temperatura tan rápido”.

Por ese motivo las casas de madera “implican menos gasto de calefacción y aire acondicionado, debido a la capacidad aislante de la madera. Obviamente, cuanto más aislante y más grosor tenga la casa, mayores será estos beneficios. Ese mayor aislamiento significa ahorro de energía a la hora de mantener una temperatura estable en el interior de la vivienda”, explicó Lasalle.

En cuanto al costo final de la vivienda dijo que “si bien la madera es más cara que el ladrillo, las casas de madera, al final del proceso, terminan siendo más baratas que las construcciones tradicionales porque la construcción se hace en menos tiempo”.

Desde Cadamda afirman que una vivienda de madera se puede construir en un mes, mientras que esa misma unidad en ladrillo tarda seis meses como mínimo.

 

Materiales en suba y pedidos más espaciados

Hugo Slumann es propietario de la empresa Construcción de Viviendas Familiares, en Jardín América. Desde la firma, especializada en la edificación de cabañas de madera de eucalipto, también se analizó una merma de pedidos, aunque se aclaró que la reducción de ventas es mínima. “No es que haya descendido mucho la venta, vemos que sí es un poco más espaciada. Tal vez la gente está pensando más qué hacer con sus ahorros, si los usa ahora o los destina a otra cosa. Creo que esta incertidumbre creció un poco más tras las elecciones”, comentó en diálogo con El Territorio. Por otro lado destacó que en lo que va del año atendieron diversos pedidos de personas que buscaron invertir en su casa propia o para pasar vacaciones. “Hemos tenido pedidos en varias localidades, construimos en Ituzaingó, en San Javier, en Cerro Corá. Por suerte estamos trabajando bien y manteniendo personal. También está la inversión de gente que quiere tener un lugar para pasar un fin de semana o vacaciones, hay varios complejos que se abrieron en todo el NEA”.

Observó por otra parte que entre las complicaciones para construir, hubo algunos materiales que mostraron subas notorias. “Lo que más subió fueron la chapa, las cerámicas y el cemento”, detalló.

 

Industriales y constructores locales también señalan baja en los pedidos

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias