miércoles 04 de agosto de 2021
Cielo claro 10.7ºc | Posadas

Lo hicieron los alumnos de cuarto y quinto grado de primaria

Mediados por protocolos, estudiantes prometieron lealtad a la bandera

Tras un 2020 de virtualidad, este año se dividieron por grados y turnos. En la escuela Fraternidad, por ejemplo, no hubo presencia de familiares, para evitar aglomeraciones

miércoles 23 de junio de 2021 | 6:04hs.
Mediados por protocolos, estudiantes prometieron lealtad a la bandera
En la Escuela 205, el distanciamiento y el barbijo fueron los ejes fundamentales de las ceremonia patria. Foto: Sixto Fariña
En la Escuela 205, el distanciamiento y el barbijo fueron los ejes fundamentales de las ceremonia patria. Foto: Sixto Fariña

La promesa de lealtad a la bandera argentina es una fecha importante para las escuelas,  las familias y sobre todo para los estudiantes de cuarto grado de primaria, que cada año realizan este acto de compromiso con la enseña patria.

En este 2021 se sumaron a la promesa los alumnos y alumnas de quinto grado que el año pasado, dada la situación epidemiológica y la no presencialidad en las aulas, no pudieron hacerlo. Además, los actos no se hicieron el 20 de junio (Día de la Bandera), como era habitual, sino que el Consejo General de Educación declaró mediante una resolución la Semana de la Bandera, es decir, que desde ayer y hasta el viernes cada escuela de la provincia debía organizar las ceremonias respetando los protocolos vigentes y las burbujas para evitar que se den contagios dentro de las instituciones. No obstante, algunas escuelas privadas se adelantaron e hicieron sus actos el viernes.

Una de las escuelas que tuvo su solemne celebración ayer fue la Fraternidad, de Posadas, donde el 4° B y el 5° B se calzaron de punta en blanco sus uniformes y con guantes blancos en las manos se prepararon para vivir el gran día.

“Todos mis hermanos lo hicieron y por fin me tocó a mí, esta es la herencia de los Welschen”, dijo Emiliano, de quinto grado, luego de finalizado el acto y junto a sus compañeros de curso que tuvieron que esperar un año más para el ansiado momento.

A su lado, Franco -también de quinto-, aseguró: “Se siente como si fuera un sueño cumplido”. Y ante la risita avergonzada de sus compañeros, volvió a afirmar su sentimiento con firmeza.

Es que durante la semana anterior los estudiantes trabajaron con actividades alusivas a la bandera, aprendieron más sobre la vida de su creador, Manuel Belgrano, y sobre el significado real de lo que el símbolo patrio representa.

Sin familiares

Años anteriores este tipo de actos congregaba a la familia: padres, hermanos, tíos y abuelos lo vivían como un momento único e importante del paso por la escuela primaria. En tanto, al finalizar la proeza, se compartía una chocolatada caliente entre todos.

Sin embargo, la pandemia obligó a repensar las prácticas ya resignificarlas, por eso en esta oportunidad -por lo menos en la Fraternidad-, los chicos no tuvieron el acompañamiento de ningún familiar para evitar aglomeraciones y cuidar de la salud de toda la comunidad educativa. Mientras, que en otras, el número de familiares se limitó a los padres.

La ceremonia se hizo en uno de los salones de la escuela con grandes ventanales que permanecieron en todo momento abiertos y con algunas maestras que fueron las que organizaron el distanciamiento de los 31 alumnos y alumnas y presidieron el acto. Los demás alumnos de los otros grados siguieron en sus salones recibiendo sus clases como si fuera un día normal.

Además de entregar los certificados, las maestras se esforzaron por hacer souvenirs con la foto de cada niño y niña y de hacer fotografías con los celulares a cada uno para que todos puedan llevar ese recuerdo a su hogar.

“Tuvimos una pequeña práctica antes de este día y les explicamos que este es un día muy especial en el que los chicos prometen lealtad a la patria. Les contamos que la patria representa a la escuela, a la familia, la patria es el lugar en el que ellos están, es el trayecto de la casa a la escuela. Por lo tanto, lo que van a hacer es un compromiso muy grande y deben tratar de cumplir para todos los días ser mejores personas”, sostuvo en diálogo con este medio, Carmen Alfaro, directora de la escuela quien fue la que tomó la promesa a los estudiantes.

La docente aseguró que el estudiantado estaba muy entusiasmado y “anhelaba que llegara el momento de hacer la promesa de lealtad a la bandera”.

Juliana y Marisol (9) son amigas y compartieron otro momento de su paso por la escuela juntas. Dijeron que estaban nerviosas antes de que se inicie el acto, pero reconocieron que eran muy conscientes del significado de lo que iban a hacer gracias a la guía de su maestras.

Es así que siguiendo con las burbujas y los protocolos, este viernes en la Escuela Fraternidad habrá otras ceremonias de promesa de lealtad a la bandera con los cuartos y quintos que restan en los turnos de mañana y tarde, cada uno en su respectivo horario, precisó la directora.

La posibilidad de realizar la tradicional promesa a la bandera es una victoria más frente a la pandemia del coronavirus y otra esperanza de volver a percibir la vida y la cotidianeidad lo más parecido posible a como era antes.

De esa manera, en aquel salón grande de la antigua escuela de Salta casi General Paz, resonó con fuerza el “Sí, prometo” ante el clásico interrogante de valor: ¿Prometéis lo que esté en las medidas de vuestras fuerzas que la Bandera Argentina flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, en lo alto de los mástiles de nuestras naves y a la cabeza de nuestras legiones y para que el honor sea su aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa? 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias