viernes 18 de junio de 2021
Muy nuboso 8.7ºc | Posadas

Se aguarda la nueva imputación contra el acusado

“Fue a buscar a mi hijo para hacerle daño a su ex”

La mamá de Nicolás Burgos, asesinado por el ex de su pareja en Alem, contó cómo fue la agonía del joven en terapia intensiva y describió las graves lesiones que tenía

lunes 07 de junio de 2021 | 6:06hs.
“Fue a buscar a mi hijo para hacerle daño a su ex”
Nicolás Burgos murió el 1 de junio en el Hospital Madariaga de Posadas. Foto: Federico Gross
Nicolás Burgos murió el 1 de junio en el Hospital Madariaga de Posadas. Foto: Federico Gross

“No podía tocarle a mi hijo porque no tenía un espacio dónde acariciarlo. En cada brazo tenía dos cortes gigantescos y con el tubo de oxígeno apenas le podía tocar un lado de la mejilla”.

Así describe Lourdes (43) las graves lesiones que tenía Nicolás Burgos (23). El joven, que fue atacado por la ex pareja de su novia en Leandro N. Alem, murió el martes pasado luego de agonizar un mes en el sector de terapia intensiva del hospital Madariaga de Posadas. 

Fueron 30 días en los que vivió en una nebulosa de angustia, dolor, resignación y en los que, admite, se preparó para el desenlace, pese a que las esperanzas nunca se apagaron. Recuerda todo lo que vivió con detalles, mientras espera el avance de la Justicia.

La mujer decidió darle una entrevista a El Territorio en la que describió con crudeza las consecuencias del ataque que terminó con la vida del músico (“lo dejaron como un colador”). Sin embargo, quiere que lo recuerden por la persona que era, no por cómo le arrebataron la vida.

Por el hecho está detenido Fabricio S. (24), quien espera ser trasladado al Juzgado, donde será imputado por el homicidio y tendrá nuevamente la posibilidad de dar su versión de los hechos ante la jueza Raquel Zuetta. La audiencia estaba pactada para el viernes último, pero se postergó debido a que aún restan por incorporarse al expediente algunos elementos.

Lourdes expresó que se enteró de lo sucedido en la madrugada del sábado 1 de mayo, apenas horas después del ataque. Expresó que en primera instancia le dijeron que Nicolás había sufrido heridas con arma blanca y que lo habían trasladado a Posadas para la realización de estudios complementarios.

Por eso no salió de forma inmediata a la capital provincial, sino que primero le pidió a amigos cercanos que se trasladen al nosocomio y ver cómo se encontraba el joven. Fue ese allegado quien relevó que la víctima estaba en intensiva y reportó el estado de salud.

“Cuando llegué el panorama era de terror”, puntualizó.

A Nicolás, contó, tuvieron que revivirlo en la ambulancia que lo trasladó, le hicieron reanimaciones cuando salió del quirófano y también 24 horas después, por lo que estuvo cinco días con adrenalina para que su corazón no deje de latir. Todos los días el reporte de los médicos era muy doloroso, y más allá de que en alguna oportunidad le dijeron que había buenas noticias -aunque dice que sólo una vez-, el estado de salud solamente se deterioró. 

“No tenía tres puntadas como decían. No entiendo con la saña que lo atacaron y encima lo atacó de atrás, el médico me dijo que uno de los  primeros puntazos que recibió fue en la columna. Y a la altura de la cintura tiene cuatro puñaladas y todas muy profundas”, describió. También notó lesiones cerca del corazón, en el vientre, brazos y manos.

Al respecto, Lourdes adelantó que va a investigar cómo fue la atención a su hijo por parte de la Policía y personal médico, porque considera que demoraron mucho en trasladarlo a Posadas. Si bien sabe que las lesiones que sufrió eran muy graves, considera que con una atención más rápida la situación podría haber sido diferente.

En este punto, también criticó a la novia del joven, quien no le dio un reporte preciso.

 “Yo sabía de que si vivía iba a ser un milagro, por eso creo que tuve esos 30 días para resignarme, para prepararme. Me fui preparando, para mí se fue en el primer día, porque el rostro no era de él”, se lamentó. También dijo que, de sobrevivir, no iba a volver a ser el mismo.

Lourdes prefirió la cautela a la hora de desarrollar qué ocurrió, debido a que sólo sabe lo que le contaron y todo este tiempo estuvo concentrada en cuidar a Nicolás. No obstante, señaló que “no entiendo ese ensañamiento, entrar a la casa, esperar. Que no me venga a hacer un cuentito que tuvo un brote y lo hizo sin saber. No, esto fue premeditado. Muy consciente de lo que estaba haciendo. Fue premeditado y fue por la espalda”.

En este punto, avaló la teoría de que se trató de un femicidio vinculado, aunque considera que Brenda (27), la novia de Nicolás, no era la destinataria del ataque: “No fue a buscarle a ella, fue por mi hijo. Para hacerle daño psicológico a ella”.

En este punto mencionó al entorno familiar de Fabricio S. (24), enfatizando desde su lugar de madre que “nosotros criamos a los monstruos femicidas, porque cuando alguien te dice que no es no; y no insistas, porque no es de tu propiedad. Porque por más que le haya matado a mi hijo la chica no va a volver con él”.

Remarcó que nunca perdonará al presunto homicida lo que hizo, deseando que “él sufra, porque mi hijo lo padeció. No lo conozco, no sé su vida social ni cómo se relacionaba con la gente, si era un psicópata -porque los psicópatas se pintan una cosa y son otra -  o era violento todo el tiempo; realmente no sé”.

“Le preguntaría por qué lo hizo, qué fue lo que le motivó si mi hijo hace bastante tiempo estaba con esa chica. Le diría que hay formas y formas de enfrentar una situación”, respondió cuando fue consultada sobre qué le diría al asesino de Nicolás si tuviera la oportunidad de hablar con él.

Un joven vital

La entrevistada describió a su hijo como una persona vital, que salía a correr regularmente, comía sano y que se preocupaba por sus dos hermanos preadolescentes. Le apasionaba la cocina -es a lo que se dedicaba en la actualidad- y quería vivir de la música, por lo que le ilusionaba mucho ingresar a la banda del Ejército Argentino en San Javier.

En este sentido, agradeció la preocupación del Regimiento Monte 9, que estuvo pendientesde su estado de salud durante la internación.

La mujer espera el avance de la causa contra el homicida y al respecto ya se puso en contacto con la Secretaría General de Acceso a la Justicia, Derechos Humanos y Violencia Familiar del Superior Tribunal de Justicia. También la pareja de su hijo inició las gestiones para constituirse como querellante, por lo que buscará tener comunicación fluida con los representantes legales de ella.

“Lo que no quiero es llenarme de ira y de odio, porque eso es peor. Porque tengo a mis dos chiquitos y tengo que estar entera para ellos”, finalizó.

Con un cuchillo de caza en la madrugada
El ataque que terminó con la vida de Nicolás Burgos ocurrió el 1 de mayo en el barrio Humberto Pérez de Leandro N. Alem. Mediante una entrevista a El Territorio, Brenda (27), la novia de Nicolás, contó que con la víctima habían llegado a su casa poco después de la 1.

Entonces ambos fueron al segundo piso y se disponían a cambiarse para acostarse a dormir cuando escucharon el ladrido de los perros. Ella dijo que bajaría luego de salir del baño, pero Nico expresó que aprovecharía para tomar agua.

Fue entonces cuando escuchó ruidos y bajó corriendo. Así encontró a la víctima tirado en el piso y a su ex pareja, ahora detenido, apuñalándolo.

El acusado habría entrado por una ventana.

Intentó sacarlo, forcejeó con el agresor y también terminó lastimada en una de las manos.

Siempre según su relato, Burgos se levantó para ayudarla y en ese momento ambos pudieron retenerlo hasta la llegada de los vecinos, que los ayudaron. El agresor, señaló, usó un cuchillo para matar animales, que luego fue incautado.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias