martes 18 de mayo de 2021
Cielo claro 14ºc | Posadas

Candela Correa de Melo (15) fue vista por última vez el 3 de febrero de 2018

“Ya son tres años de no saber absolutamente nada de mi hija”

La familia de la joven marchó ayer hasta el Juzgado de Instrucción de San Vicente para volver a pedir celeridad y novedades en torno a la pesquisa por la desaparición

sábado 06 de marzo de 2021 | 6:03hs.
“Ya son tres años de no saber absolutamente nada de mi hija”
Los presentes se juntaron en el Centro Cultural local y caminaron hasta el Juzgado de Instrucción.
Los presentes se juntaron en el Centro Cultural local y caminaron hasta el Juzgado de Instrucción.

Rodeada de familiares, amigos y un puñado de vecinos de San Vicente, Nilda Galeano encabezó durante la mañana de ayer una nueva marcha -la quinta en tres años- por las calles de su ciudad para pedir celeridad y novedades en el expediente judicial que investiga la misteriosa desaparición de su hija Candela Agustina Correa de Melo.

La adolescente de 15 años fue vista por última vez el 3 de febrero de 2018 y, por ese entonces, cursaba un embarazo de tres meses.

Previa concentración en el Centro Cultural local y, tras ocho cuadras de caminata pacífica por las calles, los presentes llegaron hasta el edificio del Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, donde reclamaron con carteles y pancartas por respuestas de parte de la Justicia sobre lo sucedido con la adolescente al cumplirse hace pocos días otro aniversario de su desaparición. 

En diálogo con este matutino, la madre de Candela se mostró un poco dolida por la poca participación de la comuna en la convocatoria: “El acompañamiento en la marcha fue de mi círculo más cercano. El pueblo participó muy poco y eso me dolió en el alma, esperaba más acompañamiento en este momento de dolor. Ya son tres años que no tengo noticias de mi hija y hasta el día de hoy no se sabe qué pasó”. 

Sobre los avances en la pesquisa comentó que “como mamá, hasta el día de hoy, nadie me dice ‘vamos por esta línea investigativa’. Ya me estoy cansando de tener paciencia, ya son tres años de no saber absolutamente nada de mi hija”.

A su vez, la mujer remarcó el poco compromiso que recibió ayer por parte de las autoridades judiciales, ya que comentó que no pudo ser recibida por el juez Gerardo Casco, titular del Juzgado local. Sobre esto añadió: “Yo salí muy dolida, muy bajoneada y entristecida porque veo que la Justicia no me da respuestas. Tengo estrés y no sé qué más hacer”. 

Como querellante particular en la investigación, desde el entorno de Nilda presentaron varios aportes a la Justicia con la intención de analizar ciertas hipótesis.

Según la madre, en su momento se presentaron varias capturas de mensajes y hasta una supuesta ubicación de Whatsapp en donde se señalaba que la menor podría estar en Brasil. Sin embargo, fue la propia mujer quien reconoció que los investigadores al tiempo le manifestaron que esa información era falsa. 

También se hizo mención a las últimas comunicaciones que la menor mantuvo con su familia, días antes de su desaparición. Sobre este punto, cabe recordar que el juez Casco dispuso que una comisión de la Policía de Misiones viaje a las zonas de San Justo y Monte Grande, en Buenos Aires, lugares en donde Candela tiene familiares.

Aunque en ninguna de estas diligencias se pudo avanzar en mucho sobre el paradero de la muchacha. Al ser consultada sobre qué pudo haber pasado con su hija, Nilda respondió que “en base al mensaje que mandó el domingo 4 de febrero no sé qué conflicto pudo haber tenido con el novio, o con alguna otra persona. El chico (por el novio de Candela) me dijo que sabía que ella tuvo un abuso en Buenos Aires y yo de eso no sabía nada. Por qué el muchacho se guardó eso, no sé si alguien se la llevó o ella se fue por miedo a algo”.  

Por último, comentó que tras la visita de ayer al juzgado, tiene previsto regresar el próximo martes, día en donde será recibida por autoridades judiciales. Aunque reconoció que más allá de esta posibilidad de obtener alguna novedad en la pesquisa, indicó que tiene “una sensación de total de abandono, tres años es un tiempo demasiado tolerante. Yo no me voy a guardar nada, no voy a dejar de llorar y patalear en busca de saber qué pasó con mi hija”.

De la marcha también participaron familiares de Fiorella Aghem (20), víctima de femicidio en 2019 y de Mario Golemba (27) quien desapareció en marzo de 2008 en Picada Indumar, localidad de Dos de Mayo. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias