Marcelo Capello: “El único camino del éxito en la Argentina es la exportación”

Miércoles 26 de junio de 2019 | 04:00hs.
Nazarena Torres

Por Nazarena Torres politica@elterritorio.com.ar

La carrera hacia las elecciones nacionales ya está en marcha y las dudas se unifican en el comportamiento que tendrá la economía de aquí hasta octubre, pasando por un agosto también turbulento.

Ante un escenario de incertidumbre y variabilidad cambiaria, los mercados se encuentran a la expectativa, lo que pone presión a los políticos que intentan no dar pasos en falso hasta que el escrutinio haya terminado.

En ese marco, las ansias de una economía de repunte y desarrollo se vuelven desafíos de sobremanera importantes, donde cada carta que se juegue será clave y tendrá fuertes repercusiones en el corto y largo plazo.

“El único camino del éxito en Argentina, para bajar la pobreza y mejorar los salarios es exportar cada vez más, con más inversiones y crecimiento equilibrado entre mercado externo e interno”, sostuvo Marcelo Capello, presidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.

El economista cordobés llegó a Misiones para el encuentro del Ieral del NEA, invitado por Gerardo Alonso Schwarz, quien también se refirió a la realidad misionera ante el panorama nacional.

En una entrevista con El Territorio, Capello puso en evidencia el escenario económico, dónde está parado el mercado y qué necesita el país para encontrar finalmente el punto de despegue hacia un desarrollo sostenible en el tiempo.  

¿Cuál es el escenario económico actual en el país?

Venimos de una recesión que comenzó el año pasado, con una fuerte devaluación. Esa recesión todavía se hace sentir porque en marzo y abril volvió a subir el dólar y eso hizo que nuevamente suba la inflación y bajen los salarios reales, por eso el consumo todavía sigue flojo.

O si no este era un año donde lo más probable es que hubiese habido una recuperación después de la caída del año pasado. Eso se está demorando por la suba del dólar en marzo y abril, por eso el Gobierno tomó nota y desde hace un mes y medio tiene otro enfoque respecto al tipo de cambio para que haya más estabilidad. Sabe que la volatilidad lo perjudica, perjudica a la economía y a las chances del Gobierno en las próximas elecciones.

Hubo una muy buena cosecha del campo así que el agro está ya muy bien, lo que se demora es la recuperación del consumo por la inflación que estaba alta, pero ahora tiende a bajar y se están definiendo todavía paritarias con aumentos salariales, estimo que con eso y planes de fomento de consumo, va a empezar a haber una leve recuperación del consumo.

 Todo esto depende de que siga la estabilidad en el dólar. Si salta como en marzo o abril volvemos todo a foja cero, volvemos a subir la inflación, bajan los salarios reales y el consumo. 

¿Cómo va reaccionando la economía en el país a medida que se acerca octubre?

Es importante que se logre mantener el dólar calmo en estos meses previo a las elecciones, en un país como Argentina donde antes se suelen abrir ruidos políticos y reacción de los mercados.

A medida que nos acerquemos a la fecha de elecciones, va a haber menos dólares del campo, de la cosecha de la soja, y más incertidumbre política. En eso van a tener mucho que ver también las encuestas, lo que digan, lo que pase, los resultados de las Paso.

Eso va a incidir sobre cómo los mercados tomen la llegada de la fecha de elecciones, si va a tender a haber volatilidad o no. 
También esto va a depender de cuántas reservas podrá usar el Gobierno para controlar el tipo de cambio en caso de que vuelva la volatilidad.

Si con el Fondo había un arreglo por el cual puede usar reservas para mantener el dólar tranquilo de aquí a las elecciones, bueno, hay una cantidad de reservas importantes para lograrlo. Eso va a depender mucho de lo que se haya arreglado explícita o implícitamente con el FMI. 

¿Qué caminos podría tomar la economía después de octubre?

Son caminos desde el punto de vista del deber ser, o lo que puede pasar en al economía. En el deber ser, en mi opinión, la economía argentina debería tener después de las elecciones una senda de reformas estructurales, por ejemplo en lo laboral, y seguir bajando impuestos, a la vez que se sigue bajando el déficit fiscal.
 Seguir con el acuerdo con el Fondo, el cual va a exigir, para refinanciar la deuda, bajar el déficit a cero. Porque este año lo que va a estar cerca de cero va a ser el déficit primario pero todavía queda el financiero, los intereses de la deuda.

En ese sentido, creo que va a ser muy probable que se pueda también conseguir financiamiento para afrontar los vencimientos de la deuda privada, y todo ello se alejan las chances de default. Lo que manteniendo economías competitivas y con reformas estructurales, con un tipo de cambio competitivo, hay chances de generar un modelo exportador con valor agregado no solo de materia prima y quizás lleve a una recuperación lenta de la economía pero sostenida, que pueda durar mucho tiempo, que nos pueda llevar al crecimiento económico. 

¿El esperado repunte sería entonces con la exportación?

Pero un repunte que dure. O sea, sobre todo instalado sobre las exportaciones que tienen chances de que suban con un tipo de cambio más competitivo. Si intentamos crecer de nuevo sólo con el consumo suele durar poco.

Y si el camino de la economía es hacia el cepo cambiario o default de la deuda, si las reservas son además bajas, va a llevar a una crisis de la economía. Si las reservas son medianas o altas, podría haber una recuperación vía consumo, sin inversión y sin exportación, pero unos meses y de nuevo terminaría fracasando. Ese segundo camino, o tiene una crisis rápida o tiene una leve recuperación que también se va a acabar a corto plazo.

 El único camino del éxito en Argentina, para bajar a largo plazo la pobreza, y mejorar los salarios, es exportar cada vez más, con más inversiones y crecimiento equilibrado entre mercado externo e interno. 

¿Ese modelo económico virtuoso se derramaría también a las provincias?, pensando sobre todo en Misiones…

La provincia de Misiones mejoró sus niveles de transferencias, y evidentemente desde el punto de vista fiscal, las provincias están mejor. 
Después está la parte productiva, que Misiones es una que por su potencial agropecuario y de recursos naturales se puede encaramar en ese modelo exportador; además de que está en frontera con varios países, que acompaña a esa Argentina con mayor inserción externa que necesita, hay que darle las condiciones por supuesto, no hay que desproteger rápido a la economía local, sino que sea una apertura gradual  que apunte a mejorar los niveles de exportación e inversión. Seguramente Misiones va a ser una de las provincias que podría beneficiarse con ese esquema. 

Perfil

Marcelo Capello.
Magister en Economía (Georgetown University), con mención en Políticas Sociales (Ilades, Chile). Licenciado en Economía (Universidad Nacional de Córdoba). Presidente del Ieral de Fundación Mediterránea.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina