La comunidad Itá Poty Mirí emocionó al país

Sábado 8 de diciembre de 2018
La edición del jueves del programa Showmatch estuvo recargada de emociones, ya que los participantes del certamen Bailando por un sueño tenían la consigna de hacer un homenaje en su presentación. Así, Soledad Fandiño y su bailarín Nicolás Villalba decidieron brindar respeto al pueblo originario que representan en el programa, la aldea mbya guaraní Itá Poty Mirí.
Es por ello que los integrantes de la comunidad guaraní asentada en la reserva Yryapú, de la Ciudad de las Cataratas, viajaron a Buenos Aires, estuvieron en el escenario, participaron en forma activa y emocionaron a los jueces, al público presente y movilizaron corazones.
Después del baile, Estanislao Acosta, cacique de la aldea, y su esposa Andressa hablaron con Marcelo Tinelli y contaron sus necesidades. Resaltaron la necesidad de la construcción del edificio para la escuela que el año que viene albergará a mas de 51 niños (sueño que representa Soledad Fandiño) y advirtieron la falta de agua potable, entre otras urgencias.
Pidieron además a todos que cuiden el medioambiente y destacaron la problemática con la que conviven desde sus raíces, que es la disputa por el territorio. También dijeron que quieren recuperar sus raíces, pero muchas veces les prohíben cazar o pescar. El público al escucharlos se emocionó y Tinelli prometió que inmediatamente se gestionará un pozo perforado y que independientemente de los logros de la pareja que los representa, se construirá la escuela.
Ya ayer por la mañana, personal del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento recorrió la zona donde está la aldea para evaluar el lugar más conveniente para la perforación que proveerá el agua potable.
La comunidad Itá Poty Mirí sobrevive y avanza gracias a las donaciones que recibe de escuelas que se acercan de otros puntos de la provincia y del país, que son gestionadas a través de la Asociación Civil Forjando Lazos, la que impulsó el sueño en el programa de televisión.
En noviembre recibieron las donaciones de los fans de René “Residente” Pérez, que con mucha alegría aportaron su granito de arena a pedido del cantante, ex pareja de Fandiño.
En esa oportunidad, la asociación civil fue la encargada junto a Fandiño y Villalba de recibir juguetes, libros, alimentos, ropa, mochilas, artículos escolares, entre otros artículos que fueron traslados a Posadas por la empresa Singer, que se ofreció a ayudar, y luego a Apóstoles, donde se realizó la selección y se organizaron cajas de alimentos para cada familia.
El 30 de noviembre también recibieron herramientas de parte de alumnos de la Facultad de Humanidades y de la Universidad de la Cuenca del Plata.
Las donaciones mencionadas no son las primeras ni las últimas colaboraciones que recibieron para complementar el trabajo de la tierra, la plantación comunitaria y el emprendimiento de turismo comunitario, un mirador para avistaje de aves que es muy solicitado por los visitantes y está dentro de los servicios que ofrece la empresa de Turismo Comunitario Yryapú.
“Buscamos en todo momento salir adelante, buscando nuestro sustento y que nuestro pueblo vuelva a sus raíces, a su cultura y por eso estamos trabajando para tener nuestra escuela. Ojalá el programa nos construya la escuela, pero si no lo logramos, seguro vamos a seguir trabajando con la ayuda de todos para lograr tener la escuela de nuestros hijos”, remató Estanislao Acosta.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina