Encontraron tres nuevas especies de peces babosos en el fondo del mar

Miércoles 12 de septiembre de 2018 | 04:00hs.
Un equipo de 40 científicos procedente de 17 naciones distintas colaboró en la última expedición alrededor de la fosa de Atacama (8000 metros de profundidad) donde encontraron tres especies nuevas bautizadas como pez baboso rosa, azul y púrpura.

 

Cabe mencionar que solamente está explorado el 5 por ciento de los océanos del planeta. Todavía no sabemos casi nada de lo que se esconde en la zona hadal, por debajo de la zona abisal del mar, a miles de metros bajo el agua.

Una reciente batida por las fosas marinas de Perú nos ha devuelto la imagen de tres posibles nuevas especies que demuestran que estábamos muy equivocados: en las fosas abisales se esconde un ecosistema extraño y rico, a su manera. Estos son los peces babosos que han encontrado a más de 7.000 metros bajo la superficie.

Los investigadores solo han conseguido capturar a uno de estos peces, por lo que no pueden confirmar con total seguridad que el resto de individuos pertenezcan a especies nuevas. Mientras estudian el pez capturado, los videos obtenidos muestran detalles morfológicos que hacen sospechar a los científicos que jamás se había visto antes a estos peces.

Para hacer su estudio, el equipo lanzó una cámara sonda con cebo al fondo del mar. En seguida, los habitantes del páramo, que es primordialmente un desierto sin nada, comenzaron a aparecer. "Como muestra claramente el video, hay muchos invertebrados allá abajo", explicaba en la nota de prensa el Doctor Thomas Linley, de la Universidad de Newcastle. "Los peces babosos son los principales depredadores en el entorno, y parecen bastante activos, muy bien alimentados".

Los peces babosos parecen estar especialmente preparados para vivir en un lugar donde no llega la luz y apenas hay alimento. "Hay algo sobre los lipáridos que les permite adaptarse a la vida en aguas muy profundas, más allá del alcance de otros peces, por lo que viven libres de competidores y depredadores", explica Linley.

"Su cuerpo gelatinoso corporal implica que están perfectamente adaptados para vivir a una presión extrema y, de hecho, las estructuras más duras en sus cuerpos son los huesos en su oído interno que les ayudan en el equilibrio, aparte de sus dientes", continúa el zoológo. "Sin la presión y el frío extremos, sus cuerpos se vuelven extremadamente frágiles y se derriten rápidamente cuando llegan a la superficie".

La última frontera no está ahí fuera, sino debajo del mar

Volamos; hemos hollado lo más denso de las selvas y alcanzado la más alta de las montañas en la Tierra; hemos tocado el espacio exterior y hasta hemos pisado la Luna. Sin embargo, el mar supone una frontera mucho más inexpugnable que el cosmos, por ejemplo.

Por debajo del fondo abisal, a 6.000 metros de profundidad, se encuentran las fosas, también conocidas como zonas hadales, de Hades: el infierno. Es una manera muy poética de describir un ambiente terriblemente frío, con una presión extremadamente elevada, con escasez de nutrientes y una ausencia total de luz.

Probablemente, las zonas hadales sean realmente lo más parecido al infierno clásico que podamos imaginar. Pero volviendo a la exploración, también son la última frontera a atravesar. Por el momento, nuestros artilugios lo llevan bastante mal. Sí, podemos alcanzar los fondos hadales y abisales con cámaras y sondas especiales. Pero esto no es fácil, especialmente por la presión y el frío, que obligan a preparar a los robots submarinos para resistir más de 1.000 atmósferas de presión a temperaturas bajísimas. Aunque parezca mucho más sencillo, construir un ingenio que aguante tanta fuerza sobre su estructura es más complicado, por ejemplo, que hacerlo para que resista las extremas condiciones del espacio exterior.

Sin embargo, escriben en Xataka, como vemos en los videos e imágenes y contra todo pronóstico, hay animales habitando estos "infiernos". Aunque sabemos muy poco sobre ellos, los científicos creen que se alimentan principalmente de la "nieve marina", restos orgánicos en suspensión que caen hasta los fondos. Pero, ¿cómo son las relaciones ecológicas aquí? ¿Qué clase de seres vivos habitan estos lugares? Todavía no sabemos casi nada de lo que se esconde en esta oscuridad eterna.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina