El Mercado en refacción: La más antigua de La Placita la luchará hasta su final

Miércoles 17 de julio de 2019 | 12:18hs.
Secundina Acosta, de 82 años, es la más antigua del Mercado Modelo La Placita en la actualidad. "Nos metimos en el lugar porque queríamos trabajar", recordó, en referencia de los primeros años de 1960 cuando La Placita se habilitaba formalmente en la capital provincial, lejos de suponer que casi 60 años después sería parte de la historia y de debates.

Toda una vida después, de soportar el incendio que los dejó casi en la calle, de escenarios de desalojo y proyectos de nuevos lugares, Secundina ahora espera por volver a su lugar de siempre, cuando las obras de refacción estén terminadas.
En la rampa que lleva al primer piso, Secundina tiene por ahora sus mercaderías pero sobre todo tiene sus yuyos, con los que se hizo conocida y respetada: "Es probable que a fin de semana podamos volver, pero no todos, yo prefiero volver cuando lo puedan hacer todos", dijo a El Territorio Secundina, que aseguró que saber de los yuyos la colocó como una referente y que en la actualidad se vende más los yuyos "contra la gripe como el eucaliptus mentolado y la yerba para mate dulce".

Secundina, de salud y memoria intactas, recordó que por las obras que se están concretando ahora "la veníamos peleando desde el 91, quedaron lindos los locales, ya no nos inundaremos más", dijo sobre el sector de planta baja, el conocido como el de verdulería.
Secundina es viuda, tiene dos hijos y no duda en puntualizar que ella "seguirá con su puesto hasta el final, quizás mis hijos sigan con esto".

Escalera ensamblada
Respecto al principio de polémica por la construcción de la escalera de incendio y que demandaría una alteración en el edificio de Sáenz Peña entre San Martín y Sarmiento, el delegado Gustavo Ruiz, indicó que "todos estamos a favor de la escalera, porque primero que será independiente de la estructura del edificio, también además de ser una necesidad, será un acceso más directo al primer piso".

Ruiz se esperanzó que esta semana nueve de los casi 30 locales que debieron salir por las obras puedan volver. "Se hizo el techo nuevo, el piso y ahora están con las instalaciones eléctricas. Esta intervención costó en el proyecto participativo 2 millones y medio y ahora vamos por las refacciones en todo el edificio" explicó.
De la misma forma se explayó la locataria Mabel Benítez, que dijo "tras 20 años vamos a tener acceso propio y vamos a dejar de estar arrinconadas".

Nota relacionada:

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina