El consumo de naftas sigue en caída y complica a estaciones

Domingo 12 de agosto de 2018
“Las ventas siguen cayendo y seguramente van a seguir así porque la gente privilegia ahora la compra de comestibles o el pago de un servicio. Cargar nafta se volvió un lujo”, comentó ayer Faruk Jalaf, presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (Cesane). Y estimó: “No tenemos números o porcentajes más o menos precisos porque recién comienza el mes, pero en las estaciones se ve menos gente. Es notorio que se está reduciendo el consumo”.
El empresario explicó que entre los consumidores se está volviendo más frecuente cargar menos litros. “La gente carga lo justo que necesita, de esa forma se autolimita a usar su vehículo lo menos posible. O si se lo tiene que prestar a otro integrante de la familia, que esa otra persona se haga cargo de realizar otra carga”.
En el consumo a nivel nacional se advirtió que el producto que más redujo sus ventas es el combustible premium. Le siguieron en importancia la nafta súper y el gasoil.

Peligro de cierres
Ante el escenario de menor actividad, Jalaf recordó que, para mantenerse, las estaciones de servicios deben vender una cierta cantidad de litros: “Hay cantidades mínimas que se deben vender sólo para mantener las estructuras de las estaciones y a su personal. Si el consumo sigue en baja, va a ser muy complicado que las estaciones puedan seguir funcionando”, alertó.
Y recordó que sigue el conflicto con las tarjetas de crédito por la demora en remitir pagos: “En julio los combustibles aumentaron tres veces durante el mes, pero las tarjetas de crédito nos siguen pagando a 28 días. Cuando nos llega el dinero ya no podemos reponer la cantidad de litros que vendimos. Y en general la mayor parte del público paga con tarjeta porque también se observa que hay poco efectivo”.


Malestar con las diferencias de precios

El senador nacional Carlos ‘Camau’ Espínola solicitó el viernes al gobierno nacional que brinde información acerca de por qué los precios de los combustibles suben en el interior mucho más que en la Capital Federal.
El legislador apuntó que, en el caso de YPF, las naftas y el gasoil subieron entre junio y el 5 de agosto un 21 por ciento en la Ciudad de Corrientes mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ascendieron sólo un 14,7, según información oficial del Ministerio de Energía.
“Esa situación provocó un incremento en la brecha de precios entre las dos ciudades, pasando del 8,9 al 14,9 por ciento”, se quejó el parlamentario al realizar el pedido de informes al Gobierno.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina