Según un informe de la UCA, un 13% de los niños pasó hambre

Viernes 7 de junio de 2019 | 06:00hs.
El riesgo alimentario de la infancia se incrementó en el último período interanual, 2017-2018, en un 35%, detalla el informe. | Foto: Facundo Correa
El trabajo infantil y la desnutrición son dos de los ejes del nuevo informe del equipo del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en base a la encuesta que realizan cada año y cuyas conclusiones fueron presentadas ayer.
El relevamiento de cómo los niños atravesaron el 2018 muestra que el déficit general que genera la crisis económica a ellos les pega -literalmente- en el cuerpo. 
Por un lado, la cifra de inseguridad alimentaria pasó, en un año, de 21,7% a 29,3%. Es decir que hay más hogares en los que, por falta de dinero, se redujo la dieta alimentaria de los últimos doce meses. 
En el 13% de los casos (contra el 9,6% de 2017), los consultados expresaron que en su hogar los chicos habían sufrido “inseguridad alimentaria severa”. 
Con un contexto inflacionario y recesivo, 2018 mostró un crecimiento alarmante en indicadores que tienen tendencia a la alza también este año, ante el aumento de precios y de la desocupación.
En los primeros datos que se publicaron en abril último ya se alertaba que el aumento de la pobreza en el país “afecta de modo particular a las infancias” y se plasma “con crudeza” en el incremento de las privaciones alimenticias. El informe del Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la UCA expone además que más de la mitad de los adolescentes y niños que viven en la pobreza: el 51,7%, que incluye el 10,2% de indigentes. 
El otro dato preocupante en la radiografía es el trabajo infantil. Tras una tendencia a la baja en el período 2010-2017, las cifras mostraron, el año pasado, un comportamiento nuevo: el trabajo infantil bajó en el sector “bajo” y creció en el “medio” y “medio-alto”. El promedio resulta en un aumento, con lo que el 12% de los chicos de 5 a 17 años que trabajaba en 2017 se convirtió en 15,5% en 2018.

A destiempo
En un encuentro para periodistas, Ianina Tuñón, Investigadora Responsable del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, adelantó la investigación del Observatorio de la UCA. “Cuando los adultos no tienen trabajo, los chicos tampoco. Ante la falta de trabajo informal y changas, en los sectores más pobres el trabajo infantil bajó. La clase media, en cambio, sale a defender sus recursos con su propia fuente, o sea, su familia, en lugar de tomar empleados”, dijo Tuñón.
Suele haber consenso en repudiar el trabajo infantil dentro del mercado, pero frente al trabajo infantil doméstico, la opinión se pone más laxa. ¿Cómo se evalúa que los chicos realicen tareas del hogar?
Según Gustavo Ponce, experto en prevención y erradicación del trabajo infantil para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de Argentina, “una cosa es que un varón o una niña de 10 u 11 años tienda su cama o ayude a poner la mesa. Otra cosa es un niño que vaya a la casa de un tercero a realizar esas tareas o que termine haciéndose cargo de sus hermanos menores por falta de oferta de centros de cuidado. Es decir, que les haga la comida, limpie, los lleve a un centro de salud… esto sin contar el problema de los accidentes domésticos, que terminan afectándolos a ellos”.
“Las cifras oficiales indican que el 10% de los chicos de 5 a 15 años realizan estas tareas. Es una cifra alta... el trabajo infantil no incorpora la cultura del trabajo sino que desplaza a la niñez”, evaluó Ponce.
En diez años creció 28% la oferta de jardines de infantes, pero aún hay muchas desigualdades.
El desglose del informe por estrato socioeconómico muestra que mientras en el sector “muy bajo” hubo una suba del trabajo infantil (de 17,4% en 2017 a 19,5% en 2018), en el sector “bajo” se sostuvo un descenso desde 2011, cuando la cifra que ahora está en 13,8% superaba el 25%. A la vez, en la clase media la suba fue notable: en el sector “medio”, el salto interanual 2017-2018 fue de 10,4% a 18,5%. En el “medio-alto”, de 6,3% a 11,1%.
Si bien a los 16 arranca la edad “legal” para empezar a trabajar, los expertos del Observatorio de la UCA evalúan el fenómeno del trabajo infantil incluyendo a los adolescentes de 17 años, porque contemplan “la tensión que el trabajo supone con la terminación de la educación secundaria obligatoria en el país”. Es lógico: al menos un cuarto de los jóvenes argentinos no termina la escuela secundaria.
De la desnutrición al sobrepeso y la obesidad, el problema de la mala alimentación infantil parece haberse vuelto ingobernable. “El riesgo alimentario de la infancia se incrementó en el último período interanual, 2017-2018, en un 35%”.

Cada mes asisten a 50 niños por problemas alimentarios

Victoria Bergunker

Por Victoria Bergunker interior@elterritorio.com.ar

El programa de contención y recuperación nutricional Hambre Cero, cuyo objetivo es detectar y tratar casos de desnutrición y bajo peso, contiene actualmente a 9.700 personas.
Según los registros, ingresan entre 40 y 50 nuevos beneficiarios cada mes, cifra que se mantiene a lo largo de los años desde 2010, cuando se inició. 
El programa -que incluye leche fortificada, una bolsa verde, tarjeta social y seguro médico- está orientado a personas de 0 a 18 años, adultos mayores de 60 y personas con discapacidad. 
Sin embargo, la mayoría de los nuevos ingresos son niños y prematuros. Cleto Blohsel, coordinador del programa, dialogó al respecto con El Territorio: “El número de beneficiarios se mantiene constante. El año pasado teníamos a alrededor de 10.300 y ahora son menos porque los que cumplen 18 salen del padrón”.
Además añadió que “en épocas invernales suele haber un pequeño incremento por el tema de las enfermedades respiratorias y la gripe, que es cuando van perdiendo un poco más de peso”.

Casos 
El funcionario recalcó además que los casos de desnutrición aguda se recuperan en el 100% de las veces. “Son los que por algún motivo cayeron en ese estado por mala alimentación, gripe o cólicos y se curan". 
Sin embargo, detalló que “en los casos de desnutrición crónica que ya vienen con algún tipo de enfermedad prevalente como discapacidad o mala absorción intestinal, esas lamentablemente persisten, lo único que podemos hacer es mitigarlas”, añadió. 
Respecto a los adultos mayores de 60 años, Blohsel explicó que son los casos más difíciles porque son ellos quienes tienen que acercarse a los centros de salud para realizarse los controles necesarios. 
En este sentido, sostuvo: “Desarrollo Social trabaja mucho con los municipios y van hasta los domicilios para ver si hay algún abuelito con inconvenientes”.

Fondos y funcionamiento
Por otra parte, destacó que “pese a la crisis económica que atraviesa el país, podemos cumplir las entregas normales, incluso incorporamos aceite y azúcar para paliar un poco más la situación". Los fondos para llevar adelante el programa son provinciales.
La ayuda del programa Hambre Cero incluye además de la atención de los médicos para verificar talla y peso, capacitaciones a los agentes de salud que son los que controlan su cumplimiento y otorgan las bolsas. 
“Cada municipio tiene un equipo encargado, nos vemos una vez al mes rigurosamente para retirar los beneficios y otra vez para rendir lo que retiraron, es un control estricto en todos los casos”.
En este marco, hizo hincapié en que el requisito para ser parte es, además de estar dentro del rango etario que abarca, padecer problemas de desnutrición. “Muchas veces se acercan madres y te dicen ‘mi hijo está flaquito’, y efectivamente sí, pero eso no quiere decir que esté desnutrido, que es el protocolo para ingresar al programa”. 
En cuanto al funcionamiento, explicó que luego del control médico, los pedidos se remiten a Salud Pública, quienes son los encargados de verificar quiénes están aptos para formar parte de la red y quiénes no. 
“Por eso en algunos casos que quedan afuera insistimos en que busquen algún otro tipo de alternativa porque este programa fue creado para personas con problema de desnutrición”, concluyó Blohsel.

En cifras

9.700

Total de beneficiarios actualmente en la provincia. Hambre Cero fue creado en 2010 con el objetivo de combatir la desnutrición.

 

100%

Los casos de desnutrición aguda se recuperan en el 100% de las veces. En cambio los crónicos sólo se mitigan.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina