Se agravan protestas en Hong Kong y China envía tropas

Jueves 15 de agosto de 2019
Grupos de manifestantes se muestran más decididos
Hong Kong enfrenta una gran crisis política mientras se dirige a la undécima semana de manifestaciones multitudinarias. Lo que comenzó como un movimiento contra una controvertida ley se ha expandido a algo mucho más grande.
En los últimos meses, la protesta ha evolucionado desde los millones de manifestantes que marcharon por las calles hasta grupos de manifestantes con sombrero amarillo que irrumpieron en la sede del gobierno y ahora cerraron el aeropuerto internacional de la ciudad. Si bien la mayoría de las manifestaciones han sido pacíficas, la frustración se está acumulando en todos los bandos.
Los manifestantes exigen ahora más democracia y una investigación sobre la presunta brutalidad policial durante las manifestaciones pasadas. Los multimillonarios de Hong Kong han pedido orden. Y a medida que se intensifica el desorden, el tono de Pekín se eleva cada vez más.
Varias imágenes por satélite difundidas ayer mostraban lo que parecían ser blindados de transporte de tropas y otros vehículos pertenecientes al cuerpo paramilitar chino Policía Popular Armada estacionados en un complejo deportivo en la ciudad de Shenzhen, en lo que algunos interpretaron como una amenaza de Pekín sobre que podría hacer un uso mayor de la fuerza contra los manifestantes prodemocracia que protestan al otro lado de la frontera, en Hong Kong.
Las imágenes reunidas el lunes mostraron 500 vehículos o más dentro y en torno al estadio de fútbol Shenzhen Bay, al otro lado del puerto del núcleo financiero asiático, que lleva más de dos meses sumido en protestas callejeras casi diarias. Medios estatales chinos dijeron que había maniobras previstas de antemano y no relacionadas con los disturbios en Hong Kong, aunque llegaron poco después de que el gobierno central en Pekín dijera que las protestas empezaban a mostrar “atisbos de terrorismo”.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó que las agencias estadounidenses de inteligencia creían que el gobierno chino estaba moviendo tropas a su frontera con Hong Kong y que “¡todo el mundo debe mantenerse tranquilo y a salvo!” . Al parecer, Pekín ha sido reacia a enviar policía o unidades militares del territorio continental o a movilizar la guarnición del Ejército de Liberación Popular en Hong Kong para sofocar las protestas. Se cree que quiere evitar el devastador efecto que podría tener una acción de esa clase sobre la reputación del territorio como un lugar seguro y estable para invertir. 

Las libertades por las que hay conflicto

Hong Kong pertenece a China, pero tiene su propia moneda, sistema político e identidad cultural. Muchos residentes de Hong Kong no se ven a sí mismos como chinos, sino más bien como hongkoneses. Esa diferencia se remonta a generaciones: la ciudad fue una colonia y territorio británico durante más de 150 años, hasta que fue devuelta a China en 1997. Hoy, el sistema legal de Hong Kong todavía refleja el modelo británico, valorando la transparencia y el debido proceso. La constitución de facto de Hong Kong, la Ley Básica de Hong Kong, consagra esta singularidad. Garantiza libertades que no están disponibles en el territorio continental chino, como el derecho a protestar, el derecho a una prensa libre y la libertad de expresión.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina