“Que las redes sirvan para unirnos, no distanciarnos”

Domingo 13 de enero de 2019
Algunos integrantes de la familia, luego de reencontrarse. | Foto: Carina Martínez
A medida que los siglos avanzan y las tecnologías relacionadas a la comunicación se expanden, éstas se transforman en el foco de atención y comienzan a perderse muchas buenas costumbres y valores, tales como los encuentros familiares.
En el intento de revertir el avasallamiento de las redes y buscando sacar un buen rédito de ellas, la familia Herrera -de San Pedro- las utilizó para encontrar y reunir a la familia que hace 20 años comenzó a dispersarse. El primer encuentro se concretó ayer en un almuerzo colmado de felicidad, alegría y emoción.
La idea surgió por parte de José Herrera a través del vivo recuerdo que mantiene de su ya fallecido padre, Silvestre Herrera, quien dejó de existir hace 20 años. Por eso decidió ponerle valor al concepto de familia a través de la unión y organizó un encuentro que superó todos los límites de un chat.
En diálogo con El Territorio, José contó: “Mi padre cumplía años el 31 de diciembre, me acuerdo que para esa fecha no faltaba nadie. Después que él falleció, cada vez fue más difícil reunir a la familia. Entonces decidí organizar este primer reencuentro y utilicé lo que creo nos separa un poco -que son las redes- para juntarnos y así encontré a muchos parientes con los cuales compartimos por primera vez”.
La búsqueda de los Herrera comenzó por medio de la red social Facebook. Ante cualquier coincidencia de apellido, enviaban una solicitud de amistad con la invitación a la iniciativa. Algunos resultaban no ser familiares, pero alentaban la propuesta.
Finalmente, lograron reunir a más de 100 personas con la misma sangre y luego un grupo de WhatsApp facilitó la organización. Para esta primera oportunidad, concurrieron más de 60 familiares al camping municipal para vivir el emocionante encuentro, provenientes de toda Misiones, otras provincias como Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes y hasta de Paraguay.
Ramón Herrera (74), uno de los integrantes que llegó desde Buenos Aires exclusivamente para asistir a la reunión, también sin lograr contener la emoción charló con este matutino: “Es una alegría inmensa, vine con mi hija, nieto y estoy muy, muy contento y emocionado. Es indescriptible lo que sentí el momento en que llegué, porque además a muchos no los conocía, esto es maravilloso y espero año tras año sea un reencuentro más grande”.
No faltaron los recuerdos, las risas y algún lagrimón. Para la hora del almuerzo y reunidos alrededor de la mesa, el valor de la familia se hizo notar e incluso parecía que no existiesen las distancias ni nada que impida la unión.
“Es algo maravilloso… primos que nunca los había visto, la verdad cuesta expresar lo que se siente, porque no puede ser que algo tan importante en nuestras vidas se torne frío y lejano por conformarnos con enviar un mensaje por WhatsApp. Que las tecnologías y las redes sirvan para esto, para unirnos, como dice la ley primera, y no para distanciarnos”, reflexionó José.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina