Posadas y Puerto Iguazú ofrecen terapias de bienestar

Domingo 19 de mayo de 2019
 Posadas y Puerto Iguazú tienen ese potencial que tanto funcionarios como especialistas en Medicina reconocen. Poco a poco se van aggiornando al requerimiento de los visitantes, en este caso, del turista paciente.
Posadas ofrece alternativas turísticas relacionadas al bienestar. Se trata de una línea en auge que crece constantemente, pero todavía no está muy explotada comercialmente, según consignó a El Territorio Gustavo Alvarenga, presidente de la Asociación Misionera de Hoteles, Bares, Restaurantes y Afines (Amhbra).
El turista “ve en estas opciones de relax la posibilidad de desestresarse, relajarse y encontrar bienestar”, explicó Alvarenga, al tiempo que agregó que “obviamente, si un tratamiento dura más de un día, la gente se aloja en el hotel o centro y pasa más tiempo en tratamiento”.
Esto contribuye de manera positiva en la incentivación del turismo local y la propia economía misionera, porque además de generar un beneficio para las personas que se someten a distintos tipos de tratamientos estéticos y de relajación, también potencia un movimiento de la economía local.
Misiones, de por sí, al ser cuna de la naturaleza, “es una provincia que te empuja al relax y el descanso. Entonces ofrece una buena alternativa para implementar paquetes de bienestar con relajación, caminatas, dieta saludable, masajes, aroma y fangoterapia, entre tantas otras opciones que ofrece el turismo de bienestar”, señaló Alvarenga.
“Paquetes estéticos, o paquetes de belleza, así como tratamientos de relajación, sesiones de masajes entre otras promociones”, se encuentra en los servicios que  ofrece el sector privado.
En consonancia, Ariel Kremar, presidente de la Agencia de Posadas Turismo, destacó que el turismo médico o de bienestar se presenta como una opción en crecimiento constante. “Está últimamente en auge, y la ciudad ofrece numerosas ofertas en relación a la temática”, destacó Kremar, al tiempo que añadió que “el turismo de bienestar está ligado no solamente a la salud, sino también a lo lúdico”.
Y ese tipo de turismo particular incentiva no solamente una atracción turística para los visitantes del exterior, sino que también genera que el propio posadeño se convierta en público turista”, añadió.
Pero además de lo relacionado al bienestar y la estética, otro aspecto que se mantiene en constante desarrollo en la ciudad es el incremento de los eventos que respectan al sector médico profesional. Al respecto, “notamos un incremento en los eventos médicos de pequeño porte en la ciudad. Se hacen seminarios, conferencias, charlas y encuentros de esa índole que han tenido un notable crecimiento en los últimos años”, resaltó Kremar. 

Cataratas es sanación
Puerto Iguazú se encuentra a la vanguardia del turismo de salud, ya que actualmente el estrés, una de las enfermedades más frecuentes obliga a las personas a desconectarse y viajar. La mayoría de los hoteles 4 y 5 estrellas ofrecen a los turistas la combinación de spa y selva, reforzando con terapias alternativas a base de yerba mate, barro ñau y miel. Sauna, hidromasajes, tratamientos y masajes son las terapias más comunes, aunque algunos guías de turismo destacan la selva y las aguas grandes.
Leopoldo Lucas, presidente del Iguazú Turismo Ente Municipal (Iturem), indicó que se encuentran trabajando en la promoción del destino como un destino de salud, no solo por lo que ofrece el destino a nivel servicios sino porque las Cataratas emanan energía sanadora. Los costos de los tratamientos en los hoteles varían según el servicio, una sesión de masajes cuesta alrededor de 500 pesos, y el costo se eleva dependiendo de tratamiento elegido por el turista. 

En cifras

300

Los millones de dólares anuales que ingresan al país en turismo médico. Incluye los sectores de agencias de turismo, facilitadores médicos, hotelería y aseguradoras.

1.000

Unos 1000 turistas médicos por mes visitan la Argentina, con estadías promedio cuatro o cinco veces mayores a un turista convencional.


La chacra que convoca por el efecto de las abejas

El matrimonio Blanco Acosta trabaja hace 9 años con apiterapia.
Cientos de turistas llegan a Puerto Iguazú, puntualmente a una chacra muy alejada en la zona rural de las 2000 hectáreas, en búsqueda del tratamiento para sus males, con el poder curativo de abejas africanizadas. El emprendimiento de la familia Blanco ganó popularidad con los años y en la actualidad recibe un sinnúmero de extranjeros.
Antes de ofrecer la terapia, fueron ellos mismos sus conejillos de laboratorio. El matrimonio de Antonio Blanco y Mirta Acosta es apicultor y encontró la respuesta a sus problemas de salud por recomendación de una médica naturalista.
Antonio se recuperó de un Accidente Cerebro Vascular (ACV) gracias a la apiterapia, y su esposa cambió la morfina por las picaduras de abejas y recuperó su calidad de vida tras el cáncer que le fuera diagnosticado.
“Mi esposa Mirta es alérgica a las abejas, hizo el curso de apicultura para poder acceder a una obra social; cuando supimos de la enfermedad de ella, ya era tarde, comenzamos el tratamiento, pero era muy caro y como a ella le dieron solo dos meses de vida el sistema de salud no nos quería dar los medicamentos porque era inútil según los médicos y la mandaron a morir a casa, por suerte la oncóloga que la atendía es medica naturalista y al enterarse que éramos apicultores, nos dijo ustedes tienen la cura en casa, y fue ahí cuando Mirta cambió la morfina por las picaduras de abejas”, contó el hombre
La apiterapia nació en Iguazú en el año 2011 cuando la oncóloga naturalista Claudia Pirisi, quien trabajaba en la provincia de Chaco, le recomendó a Mirta Acosta esta terapia alternativa que ya logró extenderle su vida por nueve años más.
La familia se capacitó en apiterapia y con la ayuda de monjes franciscanos aprendieron a fabricar remedios naturales que utilizan en las sesiones, como ser decadron y protectores hepáticos.
“Nos visitan personas de Iguazú, de Paraguay, de Perú y de toda la provincia, somos los únicos que ofrecemos apiterapia porque de los apicultores de toda la provincia somos que trabajamos con abejas africanizadas, los demás trabajan con abejas meleras europeas esas no tienen aguijón” explicó Antonio.
La terapia consiste en sesiones en las que se aplican cerca de 50 picaduras de abejas (cada una puede picar hasta cinco veces). Las picaduras leves se aplican en cualquier parte del cuerpo sin tocar tendones.
Luego de que Mirta tratara su tumor, la familia trabajó durante dos años atendiendo a personas enfermas en forma gratuita. “Fue mi manera de agradecer a Dios la salud de mi mujer que pudo ver crecer a nuestro hijo menor, prometí atender a la gente durante dos años sin cobrar a nadie, fueron larguísimos porque empezábamos temprano a atender y terminábamos a las 10 de la noche, cansados”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina