El 80% de la información la obtiene de fuentes primarias

“Con tanta biodiversidad vegetal estamos rodeados de medicina”

Rosaura Semczuk es farmacéutica y desde hace muchos años estudia e investiga las propiedades de distintas hierbas curativas que existen en la provincia. El mamón, la pitanga, la marcela y el aloe vera son algunas de las especies
sábado 01 de junio de 2024 | 6:08hs.

Las plantas medicinales forman parte de la vida de muchos misioneros desde hace años. Pueden variar desde una hierba para el dolor abdominal, un té para la relajación o como la popular infusión de la hoja de mamón, que fue muy utilizada para combatir los síntomas del dengue.

Cada planta tiene un sinfín de propiedades y merece ser estudiada  en profundidad. Con esta premisa, la farmacéutica Rosaura Semczuk se adentró en el estudio de estas especies desde muy joven, influenciada por su abuelo de colonia Azara que guardaba como un tesoro un robusto libro sobre hierbas medicinales.

Rosaura en el laboratorio donde investiga y da clases. Foto: Marcelo Rodríguez

El conocimiento se traslada de boca en boca, de generación en generación y en particular, las comunidades mbya guaraníes son pioneras en el uso de plantas curativas. Es así que casi el 80% de la información recolectada por la farmacéutica proviene de estas fuentes primarias.

En este contexto, en Charlas con El Territorio,  Semczuk contó sobre sus inicios en la investigación de las hierbas, las propiedades que poseen y la amplia gama de usos que se le pueden dar con plantas sumamente conocidas por toda la tierra colorada.  

¿Cómo y cuándo empezaste a estudiar las plantas medicinales?

Mi inclinación hacia las plantas medicinales considero que fue una cuestión del destino que marcó mi rumbo. Inicié mi carrera universitaria en la Bioquímica y ahí creo que la semilla de las plantas medicinales la sembró mi abuelo que en ese entonces me contaba que trabajó con  un farmacéutico cuando era joven y colaboraba con el profesional en la preparación de las medicinas, en Colonia Azara.

Hace unos cuantos años falleció mi abuelo con 93 años y ya hace más de 25 años el farmacéutico era quien elaboraba los medicamentos en base a libros oficiales que son nuestras Farmacopeas, mi abuelo guardaba como un tesoro un libro gordo de plantas medicinales que era su libro de recetas. Así que de repente me había cambiado a la carrera de Farmacia y ahí comenzó mi camino.

¿Cuando te recibiste ya iniciaste con la investigación?

Apenas antes de recibirme trabajé con una beca en la planta de elaboración de medicamentos de la provincia por algo así como cuatro años. Ya recibida continué ahí un tiempo más con todo un equipo de farmacéuticos con quienes aprendí muchísimo del arte de la elaboración de medicamentos en la industria farmacéutica. Si bien es una planta industrial de pequeña envergadura para la provincia, para nosotros como profesionales poder contar con ella y desarrollarnos como profesionales en ese ámbito es muy valioso.

Pasaron los años y ya en un cargo superior como directora de Farmacia de la Provincia pude trabajar con todo ese equipo de profesionales desde la Salud Pública en un proyecto maravilloso para la provincia como fue la elaboración de fitomedicamentos.

Estos son medicamentos hechos con especies misioneras desarrollados por profesionales misioneros para nuestra gente, como jarabe de ambay (Cecropia pachystachya), crema de caléndula (Calendula officinalis), gotas de carqueja (Baccharis trimera), comprimidos de cangorosa (Maytenus ilicifolia).

¿Esos medicamentos se distribuyen en Salud Pública?

Todos estos fitomedicamentos fueron introducidos a la Atención Primaria de la Salud (APS) con excelente aceptación por parte de la gente y los médicos. Pudieron ofrecer una terapéutica de calidad con excelentes resultados, incluso se realizaron trabajos científicos utilizando las propiedades de estos fitomedicamentos. Estos demostraron la eficacia y seguridad de la terapéutica.

Pasaron los años yo tuve que dejar mi cargo y continué mi actividad profesional en la Farmacia Hospitalaria, en la cual continúo y además en la docencia universitaria concursando un cargo como jefe de Trabajos Prácticos de la materia Farmacobotánica de la carrera de Farmacia, donde pude iniciar la actividad docente con quienes fueron mis profesoras de la carrera. Con ellas, continúo hasta el día de hoy estudiando e investigando las plantas de uso medicinal con un equipo de cátedra muy comprometido y muy dedicado a ello.

¿Qué es la farmacobotánica y cómo se desarrolla en Misiones?

Botánica proviene del griego y significa hierba, estudia las plantas o hierbas con propiedades medicinales o farmacéuticas. Esto es maravilloso considerando que estamos en una provincia muy rica en biodiversidad vegetal, lo que equivaldría a decir estamos rodeados de medicina.

Esto último no lo descubrimos nosotros los farmacéuticos. Esto lo sabe nuestra gente, crisol de razas que introdujo también muchas especies que aún hoy en su saber ancestral y cultural arraigado lo continúan usando. Lo saben también nuestros nativos mbya guaraní, que obtienen su medicina del monte, es decir, de la selva misionera.

Una de las plantas que investiga e incluso se especializó en el área es el cannabis.

Por todo esto es que el estudio de las plantas medicinales con los alumnos de la carrera -por ejemplo- es un intercambio continuo de conocimientos, el hablar con la gente te enseña cada día y esto es lo apasionante que tiene la carrera que al final abrazo y me apasiona.

Continué mi formación realizando un postgrado en Fitomedicina acá en la Universidad Nacional de Misiones con los referentes de la Asociación Argentina de Fitomedicina financiado por una ONG Italiana que apoyó el desarrollo y producción acá en Misiones. Además un curso de posgrado de especialización en Cannabis sativa, luego realicé varios cursos, participé de congresos y jornadas vinculadas a la actividad académica de Farmacobotánica.

¿Cómo investigás las especies medicinales?

Mi mayor información la obtengo de la gente, del uso popular de las plantas, donde a partir de ello siempre estoy buscando la evidencia científica que avale ese uso y trabajando desde mi rol farmacéutico en identificar la especie y estudiar las dosis, la toxicidad o efectos adversos  a los fines de una correcta recomendación.

¿Cuáles son las hierbas medicinales más conocidas en la provincia y para qué se usan?

Son muchas, existe un gran arraigo en el uso de las plantas como medicina, entiendo que ello es un desafío también para los médicos que no se formaron o no conocen este tipo de terapéuticas. Considero que los médicos de Misiones ya tienen incorporado su anámnesis la pregunta hacia el paciente si está tomando algún yuyo. De hecho que las especies de las cuales se elaboraron los fitomedicamentos en su momento son las más representativas.

Hay una larga lista, sin ir muy lejos, el uso de la hoja de mamón (Carica papaya) en preparados para tratar el dengue, la gente lo usó y los ayudó a sobrellevar su dolencia, el té o infusión de manzanilla (Matricaria recutita) que es utilizada como antiinflamatoria, antiespasmódica. En esta última recuerdo que la utilizamos en el hospital en compresas para aliviar la dermatitis del pañal de bebé cuando ya otra crema no ayudaba y nos daba buenos resultados, reducía la inflamación y el enrojecimiento de la piel.

Así como la manzanilla podemos nombrar a la marcela (Achyrocline saturoides) que tiene propiedades digestivas, antiespasmódica, carminativa, colagoga porque favorece la secreción de la bilis. También es eupéptica ya que estimula secreciones gástricas, es emenagoga porque provoca menstruación. Por otra parte, las bondades del aloe vera son infinitas, la pitanga (Eugenia uniflora) que se utilizan las hojas para regular la presión arterial por sus propiedades diuréticas y así tenemos un montón.

¿En Misiones hay alguna ley que regule o promueva el uso de estos medicamentos naturales?

El Estado provincial no es ajeno al potencial natural que posee, tampoco a las prácticas de usos y costumbres arraigadas. Es así que se cuenta con leyes y normas que regulan cuestiones como la conservación y el aprovechamiento sostenible de la diversidad biológica por el decreto 474/02 y Ley 3337, decretos 686/92 y 2914/92 y hace poco en el 2022 se sancionó la ley XVII-170, 18/8/2022. Está vigente, es de alcance general y tiene un marco regulatorio para la medicina tradicional y complementaria.

Esto significa una puerta abierta a estas prácticas que involucran a la fitomedicina entre otras que no estaban formalizadas, representando un avance cultural importante. Además, abre las puertas a que este tipo de terapias -antes consideradas informales o complementarias- puedan ser incluidas como terapéuticas formales; esto es, habilita a los médicos a que las incluyan como prácticas en hospitales y sanatorios.

¿Realizás alguna actividad paralela relacionada a la fitomedicina?

Como actividad paralela y que me conecta aún más con la naturaleza en forma real y efectiva es mi participación como miembro de una asociación civil, Acma, a través de la cual todo el equipo nos dedicamos al cultivo y rescate de especies nativas, protección del medio ambiente y conservación de la biodiversidad. Trabajamos directamente con las aldeas y otras organizaciones en forma colaborativa en llevar adelante esa iniciativa.

Desde esta asociación iniciamos además una fuerte apuesta a trabajar también con la planta de cannabis sativa como medicina, concretando una capacitación en dicha temática  en forma conjunta con la Facultad de Ciencias Exactas de la Unam que culmina en unos días y tiene como objeto capacitar a la comunidad tanto profesional como general en el estudio de dicha planta con fines medicinales.

Mi actividad con las plantas medicinales tiene más bien que ver con el estudio y la comunicación de las propiedades que se le atribuyen a las mismas basado en un 80% de información de fuentes primarias que son lo que te cuenta la gente. Recojo esa información y se estudia esa especie en clase con aportes de los alumnos y de esta manera como profesional podemos avalar o aconsejar sobre los cuidados a tener en su consumo.

Acompaño a los futuros profesionales desde mi área en los cuidados y recomendaciones que se debe tener a la hora de consumir las plantas como medicina, también se me cedió un espacio en los medios de comunicación donde este consejo y este conocimiento vuelve a la comunidad con una recomendación, con una dosificación, con una correcta identificación de lo que popularmente se usa .

¿Qué dicen los pacientes sobre estos medicamentos?

Si bien yo no hago el seguimiento de las personas que consumen las plantas medicinales, sí tengo la gran satisfacción de recibir por parte de quienes las usan de que el consejo dado o la recomendación brindada fue útil. El interés de la gente que escuchó algunos de los programas y se comprometió o utilizó la planta y le resultó.

Muchos colegas y compañeros de trabajo se acercan para interactuar respecto de las plantas y es maravilloso el clima que se genera porque las plantas son una energía poderosa e impacta en la gente increíblemente de manera diferente no sólo en lo medicinal como terapéutica sino al ser un ser vivo impacta con su energía en lo emocional y cotidiano.


Perfil

Rosaura  Semczuk
Farmacéutica
Farmacéutica, egresada y docente de la Universidad Nacional de Misiones . Realizó un posgrado en Fitomedicina y una especialización en Cannabis sativa. Se desempeña en la Farmacia Hospitalaria e investiga las propiedades de las distintas plantas medicinales misioneras.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?