El DNU entró en vigencia esta semana

Yerbateros en desacuerdo con desregulación del sector

El Inym pierde potestad de fijar precios. Los valores “se regularían con oferta y demanda”. Temen por competencia de otros países
miércoles 03 de abril de 2024 | 6:04hs.
Yerbateros en desacuerdo con desregulación del sector
Yerbateros en desacuerdo con desregulación del sector

La desregulación del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) comenzó esta semana y desde el sector se espera la evolución de los precios como respuesta del libre mercado. “El mercado yerbatero necesita regulación porque es clave. No hay 300 molinos del mismo tamaño, hay un sector dominante”, explicó Sergio Delapierre, productor yerbatero. Por su parte, Jonas Peterson, director interino del organismo, manifestó que “es una situación complicada porque el productor no llega a cubrir gastos y necesidades. Lamentablemente no se pudo fijar el precio que se pedía de $505”.

De este modo, luego de 22 años el Inym dejó de fijar los valores de la materia prima, que regulaba desde 2002. Si bien la entidad seguirá “sugiriendo” valores mensuales tanto de hoja verde como de canchada, los productores no estarán obligados a cumplirlos. Actualmente el sector industrial está pagando $370 por el kilo de la hoja verde, mientras que los productores esperan que en lo que queda del mes la oferta aumente a $420.

Comenzó la cosecha

Además, este lunes se inició la cosecha de la materia prima. Sobre este nuevo escenario, Marcelo Hacklander, director por el sector productivo en el Inym, en diálogo con Acá te Contamos por Radioactiva 100.7, indicó que “esto nos pone en una situación bastante compleja porque hace 22 años para ser exactos, veníamos teniendo un valor referencial. Debido en parte al DNU y otro poco también por la mala predisposición de los sectores a sentarse a dialogar para fijar precios, hizo que no podamos siquiera abrir la sesión de valores. Lo que apunta directamente contra el sector productivo”.

En la misma línea, Peterson, expresó que “con la desregulación se está volviendo a vivir lo que sucedió en los 90, donde el sector industrial se aprovechó de la oportunidad de pagar a cualquier precio y en los plazos que los beneficiaba”. Añadió: “Como productores no tenemos cómo enfrentar esta situación porque el productor ya inició su cosecha y debe pagar sus deudas generadas para mantener el yerbal, y si no generó deudas debe cubrir sus necesidades. El sector industrial no se sentó a negociar precios y está pagando por debajo de lo que pide el productor”. 

Luego, lamentó que “si el sector industrial tiene suficiente stock y ante alguna medida del sector productivo, se vería perjudicado quienes reclaman y la situación se torna cada vez más complicada”.

Por su parte, Ángel Ozeñuk, productor y dirigente en San Vicente, sostuvo que “se espera que la industria pague $420 la hoja verde puesta en secadero y el sector aguarda cómo evolucionará el mercado desregulado basado en la oferta y la demanda”.

Seguidamente, hizo hincapié que existe un mercado interno donde “Misiones y el norte de Corrientes somos los mayores productores de yerba, pero al mismo tiempo la región es la mayor consumidora del producto”.

 “Lo que producimos es lo que consumimos. Si hubo una caída en las ventas fue por los precios exorbitantes planteados por los molinos en las góndolas. Pero el mate es una necesidad actualmente, no es un lujo. En este presente, los precios de los supermercados se acomodaron. Se encuentra desde $1.900 el kilo, lo que hace que el consumidor pueda tener el producto, y nosotros manteniendo a su vez nuestro mercado”. Apuntó que “el problema más grande que traerá la desregulación es que se deberá concientizar a los industriales que no traigan yerba de otros países, porque habrá competencia y atentarán contra el sector productivo misionero, siendo los mayores productores de yerba mete del mundo”.

Por último, Delapierre lamentó que “cuando tenés más del 50% del mercado que llevan tres grandes molinos es un mercado imperfecto. Por lo tanto, el mercado yerbatero es imperfecto porque estamos frente a un sistema oligopsonio. La oferta y la demanda en este caso no acomodan los precios, y la competencia no fluye como se la espera”.

Precios e intervención del DNU

A pesar de que el DNU se publicó en diciembre pasado, el Inym ya había fijado aumentos escalonados hasta marzo. En este sentido, en octubre de 2023 se estableció que hasta el 30 de noviembre el precio por kilo de la hoja verde sería de $169,36 y $643,57 para el kilo de yerba canchada. Luego, desde diciembre hasta el 31 de enero de 2024 aumentaría a $210 y $798. En febrero, se incrementaría a $240 y $912, y desde el 1 y hasta el 31 de marzo a $250 y $950. Valores que fueron ampliamente superados por la inflación y los costos de seguir manteniendo los yerbales.

Según la información del Indec, en diciembre de 2019, al asumir el gobierno de Alberto Fernández, el paquete de medio kilo de yerba costaba en promedio $97,47, mientras que para diciembre de 2023 había aumentado a $1.397,19. Esto es 1.333,45% en cuatro años.

En febrero pasado, de acuerdo al último valor promedio del paquete de medio kilo reportado por el Indec, el precio de la yerba alcanzó los $1.833,75. En comparación, en febrero de 2023 estaba en $413,83, lo que significa una suba del 343% en los últimos 12 meses, A pesar de los fuertes aumentos, las ventas de yerba mate superaron los 325 millones de kilos en 2023 y lograron así un nuevo récord histórico.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?