domingo 14 de abril de 2024
Muy nuboso 24.7ºc | Posadas

Marcha de los días: Tala rasa en cien días de gobierno

Dentro de un plazo clave para cualquier administración, Milei poco tiene para mostrar como logro. La motosierra fue contra la clase trabajadora y de menores recursos. El DNU vigente provoca industricidio y frena definición de precios de la yerba. Misiones creó fondo para asistir a docentes y apuesta a la innovación educativa.

domingo 17 de marzo de 2024 | 3:30hs.
Marcha de los días: Tala rasa en cien días de gobierno
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

Siendo presidente de Estados Unidos, Frankin Delano Roosevelt introdujo el concepto de un período de gracia durante los primeros cien días para un nuevo gobierno. Apenas asumió en 1933 y durante el citado período, logró que se aprobara la mayoría de leyes intervencionistas que pondría en marcha en el marco del plan de lucha contra la Gran Depresión, como se denominó a una de las mayores crisis económicas que afectó a las economías de los países industrializados. Le bastaron cien días para lograr que el Congreso aprobara 15 leyes que reconstruiría la economía del país y que luego se conocería como el New Deal o literalmente, el nuevo trato. Le bastaron 100 días para levantar la moral de los ciudadanos y confiar en el plan trazado. Por tal razón desde entonces, en el mundo los 100 días de gobierno son considerados fundamentales, la famosa luna de miel.

El martes se cumplen los primeros 100 días de Javier Milei en el gobierno. Llegó con la promesa de tumbar todos los males y hacer renacer una nueva Nación, pero, en vísperas de los primeros cien días de gestión, Milei no puede ostentar muchos logros. En función de sus propio términos, prometía tabula rasa y sólo exhibe un pizarrón limpio, pero sin resultados positivos para los argentinos. Su tabula rasa se convirtió más bien en tala rasa, como se conoce en regiones forestales, como en Misiones, a la eliminación de todos o casi todos los árboles de la masa forestal.

En estos cien días, Milei estuvo más enfocado en meter motosierra en el bolsillo de los argentinos cortándoles los ingresos, haciendo tala rasa en la clase media y convirtiéndolos en los nuevos pobres, producto de una megadevaluación, ajuste fiscal y monetario cuyas magnitudes, de una sola vez, no se había visto en la Argentina. En nombre del déficit cero, tal situación hizo perder el valor de la moneda nacional, deprimir el salario de los trabajadores y las jubilaciones.

Con el concepto de que el mercado es capaz de regular los precios en base a la demanda, dejó en manos del mercado. La liberación de precios terminó trasformando a la Argentina en uno de los países más caros y con la inflación más alta del mundo, superando con creces a la tan denotada Venezuela. Argentina está cara en dólares, por consiguiente, tiene inflación en dicha moneda. Hasta acá, nada para festejar, al menos para la mayoría de la población porque una minoría muy privilegiada encargada de comercializar desde productos primarios, hasta bienes y servicios, sobre todo bancos y financieros, son los más beneficiados y tienen mucho para festejar.

Así, desde que asumió Milei empeoró la situación económica de la mayoría de los argentinos. Como se indicó, comenzó con la brutal devaluación que se trasladó a precios y la vigencia del mega DNU que no para de tener consecuencias negativas, como la licuación de salarios y jubilaciones, ventas de dólares ahorrados de la clase media para llegar a fin de mes, cambio de escuelas privadas a las públicas, renuncia a prepagas, eliminación de subsidios, eliminación de los fondos para los docentes, menos recursos para las provincias, entre otros efectos negativos de la administración nacional.

Una pregunta simple realizada en la última medición de la consultora de opinión Zuban Córdoba y Asociados le dice al consultado si está mejor o peor desde que asumió Milei. Una abrumadora mayoría, un 71,6%, afirma que está peor. Claramente el bolsillo personal y familiar disminuido basta como prueba contundente. El mismo presidente reconoció el viernes en una entrevista radial que la gente está peor, pero mantiene la esperanza que van a estar mejor con la analogía del final del túnel. Sorprende la simpleza de la pregunta y la contundente repuesta negativa de las personas. No se indaga sobre ideologías o sobre quién tiene la culpa del decaimiento argentino, ni de Cristina, Macri, Alberto, etcétera, solamente se pregunta qué tan de acuerdo está con la siguiente frase: "Mi situación económica empeoró desde que Milei es presidente" y se complementa con el contraste: "Mi situación económica mejoró desde que Milei es presidente". Acá el 82,4% considera que no mejoró.

Inflación, el precio de los alimentos y otros gastos básicos del hogar, está a su vez en el tope de la preocupación de los argentinos, según un relevamiento realizado por Proyección Consultores y dado a conocer esta semana. El 43,8% de los argentinos dieron cuenta que debieron achicar gastos para llegar a fin de mes y otro, 28,6% afirmaron que no pueden llegar a fin de mes. Es decir, más del 72% de los argentinos la están pasando muy mal, ya que solo el 23,1% asegura que les alcanzan los ingresos para lo que necesitan y sólo 4,5% logra ahorrar algo.

Lo que viene

Como se dijo, en los primeros cien días no tiene mucho para mostrar sólo los dos meses de déficit cero, que no es sincero por la cantidad de deuda acumulada y un proyecto económico trazado a través del megadecreto 70/2023, que ya tuvo su traspié en el Senado de la Nación, como también ocurrió con la ley ómnibus, que no prosperó por impericia política, según muchos observadores. En ambos casos, el presidente tuvo más reacción en las redes sociales, que demostrar gestión. Impericia en el gobierno que también lo llevó a quedar desnudo, con el aumento de sueldo que había dicho desconocer y lo había firmado de puño y letra. Ahora quiere ganar tiempo con el llamado Pacto de Mayo, pero no muestra capacidad de avanzar en consensos. Al contrario, se observan fisuras, hasta con la vicepresidenta Victoria Villarruel que intentó sin éxito postergar por 15 días el tratamiento del decreto que fue rechazado y desató el malestar de Milei.

El rechazo en el Senado fue contundente, con 42 votos negativos, 25 afirmativos y 4 abstenciones, postura asumida por los misioneros Carlos Arce y Sonia Rojas Decut, junto a sus pares, Maximiliano Abad y la cordobesa Alejandra Vigo. El argumento político de los senadores renovadores de Misiones se explica en que no se dejaron absorber por ninguna de las dos corrientes fanatizadas en pugna. El mensaje que dejó el espacio que conduce la provincia es claro en mantener la independencia de criterio y abierto a establecer diálogo que beneficien a los misioneros.

El otro senador por Misiones, representante del PRO, Martín Goerling, votó a favor del DNU de Milei. Como resultado de la votación, por primera vez en la historia, se rechazó un DNU en el Senado. Al conocerse el resultado, el ejército de trolls libertarios estalló contra la vicepresidenta y contra algunos senadores de la oposición, sobre todo Martín Lousteau que fue durísimo contra Milei.  El presidente del partido centenario pugna para que el radicalismo ejerza el rol de oposición y construir una alternativa de gobierno con valores e ideales distintos a varios gobernadores y dirigentes del espacio que, al igual que con el gobierno de Macri, prefieren ser furgón de cola.

Después del rechazo en el Senado, la palabra final la tendrán los diputados, donde tienen roles protagónicos los gobernadores de algunas provincias como Misiones, Córdoba, Río Negro, Neuquén, Chubut y Salta. En el poroteo nadie puede garantizar el triunfo de una u otra posición. Lo que está claro es que Milei quiere ganar tiempo para que la economía doméstica empiece a despegar, mientras los analistas económicos serios no creen que ello suceda por la recesión buscada por el gobierno.

En el día del militante radical

En el día del militante radical, el diputado nacional Martín Arjol estuvo militando para el DNU de Milei. Salió a promover con bombos y platillos vía red social la aprobación del cuestionado DNU 70/23 del gobierno nacional. Es un decreto con seria incidencia en Misiones, como la degradación del rol del Inym, las quitas de los subsidios o la desregulación de la economía con las consecuencias negativas que se sienten día a día. Del mismo modo, el aumento desmedido de precios en las prepagas, los planes de ahorro, tarifas eléctricas, combustible y así, en todos los rubros, donde ahora no hay regulación estatal para controlar los abusos de la parte dominante. El diputado viene jugando para Milei desde el cambio de gobierno, algunos interpretan que está trabajando para ser oficializado como el primer radical libertario de la provincia. Otros dicen que fue usado por su jefe político, Gustavo Valdés, para cuestionar el documento del comité nacional de la UCR que le pegaba fuerte al DNU del presidente y llamaba a los correligionarios a respetar la constitución.

Se equivoca el legislador en no darle importancia a la "forma", porque en este caso, la “forma” es todo y la Constitución Nacional es clara y le pone límites a que el Poder Ejecutivo ejerza funciones legislativas prohibidas. En el caso en cuestión, claramente no existía la necesidad ni la urgencia, para omitir al congreso. Pero más allá de las formas, sobre el fondo, se observa la gravedad del contenido del decreto que defiende parte del radicalismo. Se está viendo en estos días lo malo que resulta para la sociedad. Los correligionarios están con un problema de identidad muy grande, quieren ser parte del cambio, y es cierto que la gente votó un cambio a nivel nacional, pero no el deterioro económico que está sufriendo la población y que se agudizará en los próximos meses cuando impacten de lleno los nuevos aumentos.

No se entiende la pereza legislativa de los diputados radicales, si quieren hacer mejoras para la sociedad y congraciarse con el presidente, deberían ponerse a generar proyectos de ley y no defender un DNU que tanto daño esta ocasionado en la población. Hay consenso mayoritario para avanzar en una modernización laboral, no debería ser muy complicado presentar un proyecto de esa temática.

Industricidio

Como una muestra más de lo previo y de lo que está sucediendo en el gobierno de Milei, esta semana se conoció una drástica caída en la producción en la forestoindustria. Desde la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) se habla de un industricidio, ante una caída global en toda la cadena del sector de alrededor de 60% por ciento en los dos últimos meses. Muchos industriales, varios de ellos votantes o simpatizantes de Milei, admiten que esperaban un cambio para el país, aunque no el destrozo de la industria. Lo que sucede es un golpe muy duro para uno de los pilares de la economía de Misiones. El sector venía sorprendiendo por su crecimiento y en 60 días se quedaron sin demanda interna, al frenarse la obra pública y ante la caída del poder adquisitivo de los argentinos.

El gobierno no muestra ninguna empatía, tal como dijo el presidente de Faima, Román Queiroz al recordar a su vez la insólita respuesta de la canciller Diana Mondino, mencionando que algunos quedarán vivos y otros morirán y si cierra una empresa, vendrá otra. Tan despiadada expresión no contempla a los miles de trabajadores que pueden quedar en la calle.

La yerba sin precio

En similar esquema de desprotección quedaron los pequeños productores de yerba mate. Hasta el momento existía todo un esquema de protección y ahora quedaron desamparados al quedar en evidencia la degradación del rol del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym). Por vigencia del DNU no pudieron organizar una sesión de precios y en consecuencia tampoco elevar un estudio de costos como históricamente se hacía para que la Nación laude un precio a favor de todos los sectores. Cuando se advirtió a muchos sectores que las campanas estaban sonando en su contra, no escucharon y ahora están sufriendo las consecuencias.

Misiones creó el Fopid

Del mismo modo, los docentes padecen el feroz ajuste. Los representantes nacionales no son escuchados en su intento de un reconocimiento salarial, como tampoco recuperar lo establecido por ley como el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid). La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) también reclamó en forma judicial al gobierno de Milei que garantice y abone el pago del Fonid de 2023 y 2024, a la fecha adeudados. Las deudas acumuladas por igual concepto durante el 2023, también es reclamado a la Nación por el gobierno de Misiones.

Consciente que el gobierno de Milei no está dispuesto a sostener esta asistencia a favor de los docentes, la Provincia decidió poner fin a la angustia de los educadores y crear el Fondo Provincial de Incentivo Docente (Fopid) que se aplicará en base al sueldo de febrero. Reemplazará al Fonid que hizo desaparecer el gobierno de Milei. El Fopid se costeará con fondos provinciales y cubrirá los recursos que Nación dejó de enviar a los docentes.

Profesionales para el futuro

De esta manera, la Provincia brinda protección al modelo educativo implementado, garantizando los 190 días de clases. Desde la administración provincial destacan la integración de la inteligencia artificial en ámbito educativo, con pedagogías innovadoras.

Esta semana se destacaron dos hechos ligados a la educación, el primer año de funcionamiento del Silicon Misiones que lleva a cabo el proyecto de integración del sector público y privado y los cinco años de la Escuela Secundaria de Innovación. En números, se resaltaron los 40 mil inscriptos e interesados en la educación disruptiva.

Por eso, desde la Provincia se muestran optimistas en la formación y capacitación de los jóvenes misioneros de cara al futuro en materia de demanda laboral.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias