La concentración fue ayer a la mañana en el mástil de las avenidas Mitre y Uruguay

Con foco en la crisis económica, se realizó la marcha del 8M en Posadas

Mujeres y varones de distintas organizaciones sociales se manifestaron en contra del hambre y el ajuste. Denuncian recortes de programas y despidos
miércoles 13 de marzo de 2024 | 6:04hs.
Con foco en la crisis económica, se realizó la marcha del 8M en Posadas
Con foco en la crisis económica, se realizó la marcha del 8M en Posadas

Con foco en la crisis económica, exigiendo condiciones dignas de trabajo y una política seria contra las violencias de género, decenas de mujeres y varones marcharon ayer por la mañana desde el mástil ubicado en la avenida Mitre y Uruguay hasta la plaza 9 de Julio de Posadas. Con carteles, pancartas y gritos para exigir derechos, el 8M se sintió en la capital provincial pese a que la ola de calor se intensificó con el correr de las horas.

En principio la manifestación estaba prevista para el viernes pasado en el marco del Día Internacional de la Mujer, pero fue postergada debido al paro de colectivos. Si bien la marcha del 8M comenzó a las 10.30, desde las primeras horas de la mañana agrupaciones sociales se concentraron en el mástil de la avenida Mitre y Uruguay para exigir un cese al hambre y la inflación.

En diálogo con El Territorio, la docente de la Universidad Nacional de Misiones (Unam) Tania Piris Da Motta hizo referencia a que la crisis económica afecta sobre todo a mujeres y niños.

“Estamos en inferioridad de condiciones, incluso en lo que refiere a la producción porque nos tocan los peores trabajos y los peores sueldos. La brecha salarial es bastante amplia, creo que incluso llega al 27%, lo que significa que en general los hombres cobran 27% más que las mujeres y nosotras hacemos los trabajos que están más pauperizados, por eso se dice también que la pobreza está feminizada”, comentó la docente.

Asimismo, sostuvo que hay más mujeres pobres que hombres pobres. “Cuando llegan las épocas de crisis a las mujeres nos toca lo peor del caso. Siempre somos las que somos despedidas, como por ejemplo las empleadas de limpieza de la universidad que no se les renovaron sus contratos y algunas trabajadora del comedor”, indicó en cuanto a los despidos de mujeres ocasionados por falta de presupuesto.

En esta línea, reflexionó que más allá del Ministerio de la Mujer que fue muy criticado, existían muchos programas y acompañamientos que quedaron en la nada y por ende, muchas mujeres quedaron desempleadas por ese recorte.

A su vez, contó que en esta oportunidad decidieron unirse a otras organizaciones sociales ya que las barreras diarias que enfrentan las mujeres es la lucha contra el hambre y esto atraviesa a todas las familias. Luego de una marcha por la avenida Junín hasta la plaza 9 de Julio, la concentración finalizó con reflexiones por parte de algunas referentes de mujeres y diversidades.

Por su parte, Camila Acosta del Frente de Mujeres, Igualdad y Género de La Cámpora, contó que participó de la marcha no sólo por la violencia de género que aumenta día tras día sino por el hambre que están pasando muchas familias.

“Estamos acá por la falta de políticas públicas, por el hambre que está pasando el pueblo, porque somos las mujeres las que nos ponemos al frente de la familia, nos ponemos al frente de los niños y de las niñas para que asistan a la escuela, para que coman y para que tengan una vida digna”, expresó.

Además, dijo que marcharon en representación de las jubiladas que lograron tener su derecho a una jubilación digna a través de la moratoria y que requieren volver a un plan social. “También exigiendo el cumplimiento de la Educación Sexual Integral (ESI), la protección de nuestros niños y adolescentes. La mayor urgencia que tenemos es comer. Los comedores y merenderos tienen que recibir los fondos y los alimentos, porque la gente necesita comer”.

En ese marco, hizo hincapié en la educación pública ya que hay incertidumbre sobre hasta cuándo alcanzará el presupuesto. Según remarcó, la mayoría de los estudiantes de la Unam vienen del interior y necesitan que se cumplan con las becas.

“Hace unos años pude ir a estudiar gracias a que mi hija quedaba por una beca de guardería en una guardería a tres cuadras de la facultad y por eso yo pude cursar en la universidad y pude pagarme mis apuntes gracias a la beca. Hoy los estudiantes están totalmente a la deriva y por eso también marchamos”, cerró la referente.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?