Se hizo ayer en Posadas y seguirán en otras localidades

Taller para mujeres motociclistas: claves y mitos derribados

Desde la ropa y zapatos adecuados para reducir riesgo de lesiones en un accidente hasta qué hacer en caso de acoso callejero fueron los temas que se abordaron
domingo 10 de marzo de 2024 | 6:05hs.
Taller para mujeres motociclistas: claves y mitos derribados
Taller para mujeres motociclistas: claves y mitos derribados

En marco del Día de la Mujer y ante el aumento significativo de conductoras, se realizó ayer en Posadas el primer taller de conducción segura de motocicletas orientado exclusivamente a mujeres. El objetivo de este tipo de acciones es mejorar la seguridad vial de la población y promover la igualdad de género en todos los aspectos que hacen a una comunidad.

Las jornadas teórica y práctica fueron organizadas por la Asociación de Motociclistas de Misiones en conjunto con el Ministerio de Gobierno de la provincia, la Municipalidad y el Concejo Deliberante de Posadas.

“A mediados del año pasado incrementamos la cantidad de cursos en la provincia porque notamos que muchas mujeres empezaron a ir, hasta que tuvimos la mitad de asistentes mujeres y, la otra mitad, hombres. Este es el primer taller de conducción segura de motocicletas orientado exclusivamente para mujeres en el país”, contó el presidente de la Asociación de Motociclistas de Misiones, Alejandro Melgarejo, en diálogo con El Territorio.

A su vez, precisó que participaron 60 mujeres de entre 20 y 40 años. “Creo que se puede ampliar mucho más el rango etario de conductoras porque se ven cada vez más mujeres jóvenes en motos y en cilindradas más altas, algo que antes no se veía tanto”, analizó.

Asimismo, afirmó que “son más seguras y tienen mucho conocimiento porque la misma sociedad las obliga a tener que demostrar que saben cuando las cuestionan”.

La parte teórica de la actividad consistió en una charla de dos horas, que tuvo lugar el viernes por la tarde. “Hubo mucha participación activa con preguntas y contando experiencias propias. Vinieron varias madres e hijas, y eso significa que las dos usan la moto, o que una acarrea a la otra a todos lados. Está bueno que ambas se capaciten porque tanto el piloto como el acompañante deben saber comportarse en sus respectivos lugares”, señaló Melgarejo.

“Notamos que las mujeres tienen más ganas de aprender y mayor apertura a los consejos o correcciones. Fue un buen entrenamiento para nosotros porque las participantes estaban ávidas de información”, resaltó.

Específicamente, explicó que el taller se destina a las mujeres por tener algunas particularidades a la hora de conducir, como la vestimenta adecuada para evitar heridas en caso de un accidente y las recomendaciones sobre cómo actuar si sufren agresiones o acoso callejero estando arriba de la motocicleta.

“Vemos que hay más mujeres que utilizan sandalias o crocs al manejar y, en caso que te vayas al piso, te podés lastimar seriamente. Lo mismo ocurre al vestir prendas más livianas, como calzas y remeras”, indicó.

Sobre esta línea, advirtió que se habla poco de una situación muy frecuente: la violencia vial y el acoso a las conductoras. “Cuando alguien va en auto o camioneta, es más difícil saber si el conductor es hombre o mujer, pero en la moto identificás muy fácil. Hay cierta violencia vial y situaciones de acoso que los hombres no sufrimos, así que hubo mucho aporte al contar las situaciones que vivieron, como una participante que se metió a un garaje que vio abierto para resguardarse”, dijo.

“Si un hombre comienza a seguir a una conductora, los consejos son ir a una estación de servicio cercana, parar en cualquier casa que veas con personas afuera y salir de la vía sin ir a lugares inhóspitos”, recomendó Melgarejo. “Hay quienes sufren todo eso trabajando de motomandado o Uber moto, y son situaciones que defendemos porque el trabajo dignifica y cada uno tiene derecho a ganarse sus pesos”, sopesó.

Por otra parte, describió que la parte práctica se hizo ayer por la mañana en la Cascada de la Costanera. “Allí profundizamos la parte mecánica que también charlamos en el taller. Primero porque todos debemos saber identificar los elementos primordiales de la moto para poder estar atentos a cualquier falla y, segundo, para que nadie tome partida de la buena predisposición de uno al llevar la moto al taller para un arreglo, un cambio de aceite o algún servicio de mantenimiento”, aclaró.

“Las participantes hacen la práctica con sus motocicletas porque cada moto tiene su particularidad y porque eso permite que el cuerpo mecánico de la Asociación revise si hay algún arreglo por realizar”, agregó.

Además, consideró que fue el primero de muchos talleres. “Lo vamos a llevar a otros puntos de la provincia también. El año pasado capacitamos a más de 3.000 motociclistas y lo vamos a seguir haciendo”, aseguró.

En este marco, hizo hincapié en desmitificar ciertas cuestiones, como la concepción de que las mujeres conducen mal. “Las mujeres respetan más las normativas, las velocidades máximas y los semáforos. En cambio los hombres no, por una cuestión de imprudencia. Casi el 90% de las licencias de conducir son de hombres y muchas mujeres no conducen porque en sus casas el marido o el padre prefiere llevarlas, pero en la práctica las mujeres manejan bien y mejor que muchos hombres”, sostuvo.

Teniendo en cuenta que los boletos de transporte público aumentan y el servicio es deficiente y que tener un coche es económicamente más complicado, Melgarejo ratificó que la tendencia a la motocicleta como medio de transporte seguirá creciendo.

“No es una moda como las patinetas y monopatines eléctricos, es una tendencia. Hay que adaptarse, estar atentos y ayudar a informar a las personas sobre todos los aspectos que hacen a la seguridad de la conducción”, concluyó. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?