viernes 01 de marzo de 2024
Nubes dispersas 30.7ºc | Posadas

Cómo toma el mundo a Milei

miércoles 07 de febrero de 2024 | 6:00hs.
Cómo toma el mundo a Milei

Los argentinos ya estamos tomando posición frente a las ideas, amenazas y ajustes que el presidente Milei está intentando concretar, a pesar de su pertinaz negativa a aceptar que finalmente deberá negociar con otros sectores sociales, institucionales, sindicales, profesionales y políticos las próximas medidas oficiales e institucionales.

Abundan las “estadísticas” de popularidad del presidente Milei que, de aun positivas a otras francamente negativas, aparecen diariamente.

Un destacado analista argentino, Eduardo Vior, aparte, ha sondeado la repercusión a nivel internacional de la gestión de Milei ‒en particular después de sus palabras en la reunión de Davos‒ y recorre los medios y las prensas más relevantes: italiana, francesa, británica, estadounidense, brasilera, uruguaya y española, señalando agudamente que “…el Comando Sur está interviniendo por doquier…”.

En medio de la expansión mundial del pensamiento y la ideología “de derecha” que podemos observar quienes somos inquietos y leemos y escuchamos declaraciones y acciones en Europa y América, nos percatamos que hay una suerte de división ‒tradicional por otra parte‒ entre “derecha” y algo más indefinido ‒populismo, centroizquierda, peronismo argentino, varguismo brasileño, cardenismo mexicano, Podemos español, etcétera, que podríamos englobar, como para resumir, en el término “izquierda”.

Justamente, Vior señala que los medios ligados ideológicamente a la “derecha” elogian a Milei y sus ideas, mientras que otros medios más asociados a la “izquierda” lo denostan.

Los informes de los medios internacionales sobre las intenciones de Milei se adecúan a los estilos periodísticos de cada medio: el canal France24 afirmó: “Milei enfrenta el primer paro nacional en años, mientras la ‘ley ómnibus’ sigue en vilo”; el diario estadounidense publicado en Washington, Washington Post encabezó con “El presidente argentino se enfrenta a una huelga general de un día mientras sus adversarios intentan hacer descarrilar su programa de austeridad”; esto señala que el paro y la movilización del miércoles 24 despertaron en Estados Unidos y Europa Occidental el interés de las elites globalistas de derecha, porque están observando atentamente el desarrollo del experimento libertario en Argentina. De un lado y otro del Atlántico hay elecciones este año y, dentro del abanico de ofertas derechistas que pululan, se destacan las propuestas libertarias impulsadas por la Red Atlas, señala Vior.

Por otra parte, medios opuestos de América o Europa, como El País, de España, tituló que “Decenas de miles de personas protestan en Argentina en el primer paro general contra Milei”; el italiano La Reppublica tituló: “Argentina, primer golpe contra Milei. Buenos Aires paralizada por las protestas”. Y sostuvo que “500.000 personas en la capital, y otro millón en el resto del país se han cruzado de brazos contra la Ley Ómnibus sobre privatizaciones y recortes”; por su parte, el Washington Post encabezó con “El presidente argentino se enfrenta a una huelga general de un día mientras sus adversarios intentan hacer descarrilar su programa de austeridad”.

Tanto en América como en Europa hay elecciones este año y, dentro del abanico de ofertas derechistas que abundan, se destacan las propuestas libertarias impulsadas por la Red Atlas. El interés por el “libertarianismo” ha crecido después del manifiesto leído por Milei el miércoles 17 en el Foro de Davos y tanto los europeos como los norteamericanos están pendientes de sus resultados.

Los argentinos somos, concluyó, una especie de “tubo de ensayo” mundial sobre el enfrentamiento entre la derecha y el resto del mundo. Por eso que la geopolítica es un componente esencial para la determinación de la llamada “independencia política” que postula el peronismo.

Es notable la amplitud y significación de las tres banderas del peronismo: “justicia social, Independencia Económica y Soberanía Política”, opuesta, tanto a la neoliberal y libertaria: “el mercado es el que manda” como la comunista “el estado es soberano y autoritario, es el que manda y debe acatárselo”.

Un anticomunismo visceral recorre sin excepción a este nuevo cruzado nacional de la derecha global. Se trata, quizás, de la única auténtica coincidencia entre todos ellos y del principal puente con la derecha vieja y dura. Una sobreactuación reaccionaria si se tiene en cuenta de que alienta el anticomunismo “en un mundo sin (casi) comunistas”, como apunta acertadamente el doctor en Historia por la Universidad de Buenos Aires, Pablo Stefanoni.

Finalmente, Ezequiel Ipar, investigador del Conicet, hace hincapié en el componente “moral” que ocupa el lugar de viejas reivindicaciones doctrinarias de la derecha criolla; así afirma que: “Milei colocó en un segundo plano los detalles del ajuste fiscal y pasó a ofrecer una justificación moral de la necesidad de terminar con la casta política”. El líder de La libertad avanza representa de un modo muy directo, según Ipar, “el llamado a una rebelión de masas contra la igualdad”.

Sin embargo, durante los años 50, en Estados Unidos, la revista conservadora National Review, bajo la dirección de William F. Buckley Jr. y Frank Meyer, desarrolló una idea que cambiaría al liberalismo y a la derecha conservadora para siempre: el llamado desde entonces “fusionismo”. Este es una síntesis filosófica y política de los valores conservadores y de la política económica liberal. Una alianza entre liberalismo y derecha.

En una próxima nota desarrollaremos esta novedad ideológica, en la que se basan los fuertes cambios de la reciente política nacional.

Tal la problemática argentina para estos próximos años; lidiar con Milei y preparar ‒democráticamente‒ su futuro reemplazo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias