Las retenciones representan uno de los principales problemas actuales

La forestoindustria advierte sobre posible pérdida masiva de empleos

Indican que con las medidas nacionales podrían afectarse unas 600 empresas de toda la cadena productiva y se pondrían en riesgo más de 10.500 puestos de trabajo
domingo 14 de enero de 2024 | 6:04hs.
La forestoindustria advierte sobre posible pérdida masiva de empleos
La forestoindustria advierte sobre posible pérdida masiva de empleos

El sector forestoindustrial viene expresando hace semanas el impacto que las medidas nacionales están teniendo sobre la producción y comercialización. Se buscan soluciones y se plantean estrategias para abordar las distintas problemáticas. Tanto en foros como en reuniones y presentaciones conjuntas, los diferentes eslabones de una amplia cadena industrial expresan su preocupación ante lo que se vaticina en lo económico.

Es así que representantes de las cinco entidades que conforman el Consejo Foresto Industrial Argentino (Confiar) concurrieron esta semana a una reunión de trabajo con Fernando Vilella, secretario de Bioeconomía; Pedro Vigneau, subsecretario de Fortalecimiento Productivo y Sustentable para Pequeños y Medianos Productores Agroalimentarios; y Sabina Vetter, directora nacional de Desarrollo Foresto Industrial.

Desde el Consejo indicaron que se aprovechó la oportunidad para expresar la “profunda preocupación por la inclusión de los productos de base forestal con derechos de exportación a 15% en el artículo 200 del proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos (Ley Ómnibus). Esta modificación respecto de la situación actual, implicará una reducción de ingresos fiscales y de divisas, impactando negativamente en las economías regionales, en empleo e inversiones, por lo que solicitamos incluir al complejo exportador sector forestoindustrial dentro del artículo 206”.

“Se prevé un efecto colateral en el que las empresas dirigirán un mayor volumen de su producción al mercado interno. Esta situación afectará a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que abastecen la demanda interna, generando un impacto considerable en el empleo en diversas provincias. Se estima que más de 600 empresas podrían enfrentar cierres o reducciones en la cantidad de turnos, lo que resultaría en una pérdida aproximada de 10.500 empleos”, adujeron.

Confiar está integrado por las entidades representantes de toda la cadena foresto industrial: la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP), la Asociación Forestal Argentina (Afoa), la Asociación de Fabricantes y Representantes de Máquinas, Equipos y Herramientas para la Industria Maderera (Asora), la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) y la Sociedad Rural Argentina (SRA). Desde allí, remarcaron que cada una de estas entidades ha hecho una evaluación de los posibles problemas que enfrentarán, especialmente en cuanto al impacto negativo tanto en las exportaciones como en el empleo.

Por ello, presentaron un informe mediante el cual se evalúa el impacto. “En todos los casos, el margen bruto de las actividades se ve reducido con la nueva situación de valor del dólar, costos y retenciones del 15%. Esto reduce la competitividad y dificulta las posibilidades de mantener las ventas en el exterior”, determina el análisis.

“La situación más grave se da en exportación de rollos y papeles a base de fibra virgen -que quedan con margen bruto negativo- y en exportaciones de madera aserrada -en las que el margen bruto prácticamente desaparece”, explican. En los otros casos, la reducción del margen imposibilita continuar exportando a ciertos mercados que se han conseguido recientemente y luego de años de gestión, como el de China.

Pérdidas cuantiosas

En ese mismo análisis, desde el Consejo afirman que en lo que refiere a la exportación de rollizos, se paralizaría la actividad de los puertos de Entre Ríos (Concepción de Uruguay e Ibicuy) lo que generaría la pérdida de miles de puestos de trabajos directos. “Cabe destacar que la exportación de rollizos contrata adicionalmente una flota de más de 400 camiones diarios para el transporte de la mercadería y otros 60 adicionales en cada embarque para exportación. También se derivaría en la paralización de la línea Urquiza de trenes que había sido reactivada luego de varios años de cierre, por la actividad de exportación de rollizos de madera”, detallaron.

Asimismo, puntualizaron en que las exportaciones de rollos representan solo el 5% de la madera cosechada anualmente en plantaciones forestales. De cada hectárea cosechada, se exporta bajo la modalidad de rollos un 60% mientras que el restante 40% queda disponible para mercado interno, ya sea para ser usado en tableros y madera aserrada. En caso de suspenderse las mencionadas exportaciones, se produciría un fuerte impacto en los incentivos a continuar las inversiones forestales.

En lo que es la industria de la madera y tableros, afirman que se ve afectada no sólo por el aumento de los derechos de exportación, sino también por la tendencia a la baja en los precios internacionales de la madera desde 2021. Esta disminución, sumada al incremento de las retenciones, resultaría en pérdidas económicas significativas para el sector exportador al llevar a cabo operaciones de comercio exterior.

Aseveraron que de paralizarse la exportación de rollizos, se perderán ingreso de divisas cercanas a los 40 millones de dólares proyectadas para el 2024. 

Bioeconomía

“El sector forestoindustrial es uno de los motores más importantes que tiene el país para generar empleos y divisas basados en productos que son renovables, reciclables y de muy baja huella de carbono que los convierte en bienes y servicios de alta demanda internacional. Ofreciendo productos como celulosa, papel y embalajes, madera y muebles, bioenergía, biomateriales, productos químicos y hasta servicios ambientales como son los bonos de carbono”, remarcaron desde el Consejo.

Por todo ello, con la intención de evitar las consecuencias que se producirían a partir de la aplicación del nuevo gravamen del 15% sobre las exportaciones foresto industriales, el sector envió cartas con el informe al presidente de la Cámara de Diputados, a los jefes de todos los bloques; a los presidentes de las tres comisiones que tratarán el proyecto: Asuntos Constitucionales; Legislación General; Presupuesto y Hacienda; y a los tres gobernadores de las provincias que constituyen la principal cuenca forestal con fines industriales Misiones, Corrientes y Entre Ríos, poniéndose a disposición para aclarar y profundizar el análisis de la problemática sectorial que se enfrenta.


Debate por las retenciones y la tecnología

El ingeniero agrónomo y especialista forestal, Ronald Vera, participó de un encuentro virtual en el cual se debatieron problemáticas del rubro. En ese marco, manifestó que si bien hay entre 7 y 10 empresas en condiciones de competir a nivel global, “el resto no dispone de la tecnología como para mejorar los rendimientos y volúmenes necesarios para ser competitivos en una actividad industrial que claramente es de escala”.

Un tema que también se habló fue el de las retenciones a las exportaciones. Al respecto, Vera afirmó que “se deben eliminar, porque nos pega y la rentabilidad del sector industrial hoy está en promedio del 4,8%, por lo que tener una retención del 15% directamente vuelve inviable cualquier posibilidad de actividad en el sector forestal”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?