Sindicatos presentaron amparos en la Justicia

Alta preocupación y opiniones encontradas en torno al DNU del gobierno nacional

Desde el sector comercial hay visiones más positivas sobre los cambios. En tanto desde las áreas de salud y alquileres, indican que el Decreto es un atropello a las normas constitucionales
viernes 22 de diciembre de 2023 | 6:04hs.
Alta preocupación y opiniones encontradas en torno al DNU del gobierno nacional
Alta preocupación y opiniones encontradas en torno al DNU del gobierno nacional

Las nuevas medidas anunciadas por el presidente Javier Milei en la noche del martes generaron opiniones encontradas y preocupación en diferentes sectores. Mientras que algunos ven con buenos ojos los cambios, otros consideran que es un atropello a la Constitución Nacional.

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) contiene cientos de modificaciones en materias claves como la salud, la economía y la producción, ésta última de vital importancia en provincias como la de Misiones. En ese marco, la desregulación que se adelantó en obras sociales y farmacias como también los cambios en el rubro comercial despertaron diversas percepciones en cada área.

Farmacias

En materia de salud, el DNU establece un nuevo marco regulatorio para la medicina prepaga y modificaciones en la Ley de Obras Sociales. Así también, autoriza la comercialización de medicamentos de venta libre en otros comercios que no sean farmacias, habilita centros médicos y odontológicos en locales farmacéuticos, entre otros.

Al respecto se refirió la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia, Vania Ilchuk. En diálogo con El Territorio, afirmó que  se están analizando todos los puntos en detalle referentes al área de la salud. No obstante, consideró que “es otro avasallamiento más de la profesión; no termina de cerrarse este tema de que la farmacia no es un comercio, es un centro de salud, es un híbrido entre comercio y salud; por ello la farmacia siempre tiene dos habilitaciones: una comercial y una ministerial. Debemos tener un farmacéutico para la funcionalidad y eso no termina de entenderse nunca”.

“No nos quieren dejar de ver como meros expendedores de cajitas. El medicamento es considerado un bien social y debe llegar a la población bajo la supervisión de un profesional farmacéutico”, adujo y agregó que lo que se está haciendo es una banalización y mercantilización. Mencionó además que se viene trabajando mucho para que los medicamentos de venta libre se vendan solamente en farmacias, con normativas como la Ley provincial XVII Nº 93, que regula la actividad farmacéutica.

“Se tiene erróneamente la interpretación de que se puede vender en cualquier parte. Es un groso error porque venta libre implica la venta sin receta y ningún medicamento es 100% inocuo”, aseveró. Al tiempo que ratificó: “es inadmisible”.

Apuntó asimismo que la prescripción por nombre genérico sin una marca sugerida y la utilización de la receta electrónica representan los pocos puntos positivos del extenso documento. “La verdad que estoy muy preocupada por mis colegas, por la profesión, por sus farmacias, porque todo esto tiende a que las medianas y pequeñas farmacias de barrio, que con sacrificio se instalaron, desaparezcan y la salud de la población quede en manos de unos pocos manejados por grandes capitales”. “Estamos sumamente preocupados, viendo recursos de amparo,  hablando con la gente del ministerio, organizándonos para ver cómo actuamos ante esta situación”, afirmó.

Comercios

Por otro lado, para el sector comercial también Milei confirmó la derogación de la Ley de Góndolas y la Ley  de Abastecimiento. Ambas prometen cambios significativos en el mercado argentino y las opiniones varían. Los responsables de comercios consultados por El Territorio indicaron que “con la eliminación de la Ley de Góndolas, se podría ver una variedad importante de ciertas marcas en los estantes, lo que permitiría que el consumidor pueda tener más opciones y, a su vez, más precios”.

Pese a la incertidumbre que impera tras el DNU, la mayoría de los consultados coincidieron que “hay puntos positivos porque ingresarían más artículos y los proveedores no tendrían mayores inconvenientes para importar”. Además, se mencionó que potencialmente se podría reducir la diversidad de productos disponibles hasta que la situación se estabilice en el mercado: “Podría tener un impacto en los pequeños productores y proveedores locales”.

De este modo,  algunos aplauden la posibilidad de una mayor libertad en el mercado, mientras que otros expresan preocupación por el potencial aumento de precios y la disminución de la competencia.

“La derogación de estas leyes que afectan directamente a los comercios tendrá su pro y seguramente su contra. Por un lado, se argumenta que la reducción de la regulación puede fomentar una mayor eficiencia y reducir los costos. Por otro lado, hay preocupación por importantes aumentos en los precios y problemas de abastecimiento sobre todo en elementos de primera necesidad”, reflexionó Adrián Rodríguez, comerciante.

La Ley de Abastecimiento fue  sancionada en 1974 y actualizada en 2014. Le permite al Estado controlar las operaciones de compra y venta de productos esenciales vinculados al alimento, vestimenta, higiene, vivienda, deporte, sanidad,  y otros. La Ley de Góndolas 27.545 sancionada en marzo del 2020, tiene por objetivo “contribuir a que el precio de los productos alimenticios, bebida, de higiene y limpieza del hogar sea transparente y competitivo”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?