jueves 22 de febrero de 2024
Cielo claro 28ºc | Posadas

Luego de la pandemia se alcanzó a 622 instituciones educativas de la provincia

Centros de apoyo, fundamentales para reforzar materias troncales

Datos finales de la Subsecretaría de Educación indican que fueron 18.071 los chicos revinculados a las escuelas gracias a estos espacios. Siguen abiertos hasta el 20

miércoles 06 de diciembre de 2023 | 6:04hs.
Centros de apoyo, fundamentales para reforzar materias troncales
Los alumnos utilizan los espacios para repasar contenidos y preparar exámenes. Foto: El Territorio/Archivo
Los alumnos utilizan los espacios para repasar contenidos y preparar exámenes. Foto: El Territorio/Archivo

La pandemia significó un duro golpe para la sociedad pero en particular para el sistema educativo que no contaba con la experiencia de trabajar bajo las restricciones sanitarias impuestas y con la virtualidad como herramienta. Este proceso generó la desvinculación de muchos estudiantes con sus instituciones. Para esto, desde el Ministerio de Educación se puso en marcha una articulación territorial con el objetivo de buscar a aquellos chicos que por diversos motivos se alejaron de las escuelas.

En este sentido, la subsecretaria de Educación, Rosana Linares, destacó en un reciente balance que “en los 78 municipios llegamos a 622 escuelas, o sea que si lo traducimos a unidades de servicio, estamos llegando a más de la mitad de las escuelas de la provincia; pero lo más importante es que hay 18.071 chicos revinculados”.

En este aspecto, la funcionaria remarcó el trabajo articulado y la participación de docentes a través del el Instrumento de Corresponsabilidad de Protección al Derecho a la Educación (Icoprode), cuyo objetivo es garantizar este derecho en cumplimiento de lo establecido en la Ley Nacional de Educación N° 26.206/06. Fue pensado a escala municipal y busca construir escenarios de cogestión con anclajes locales articulando políticas de distintos niveles.

Este trabajo tuvo como principal protagonista a los centros de apoyo pedagógico que fueron la herramienta que sirvió de complemento para asistir a los estudiantes que dejaron la escuela y debían reforzar conocimientos en áreas centrales como Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales y Naturales.

Así en los años posteriores a la pandemia con el comienzo de la presencialidad, se pusieron en funcionamiento 94 centros de apoyo distribuidos en localidades de toda la provincia. Cada centro tiene su impronta, algunos fijan un día a la semana con actividades lúdicas y recreativas como artes plásticas o música.

Estos espacios continúan abiertos hasta el 20 de este mes y en general durante está época del año sirven de apoyo a aquellos estudiantes secundarios que adeudan materias previas o no pudieron aprobar todas durante el ciclo lectivo.

“En cada alumno hay una historia de vida. Todo esto lo pudimos sistematizar en un libro y cada municipio donde se trabaja tiene las herramientas ya registradas”, mencionó Linares en cuanto a la capacidad instalada en las unidades académicas que se conformaron para continuar trabajando en la revinculación; aunque el financiamiento depende de fondos nacionales.

Durante la presentación del balance, estuvieron presentes docentes que formaron parte de las mesas de gestión local (Apóstoles, San Pedro y Aristóbulo del Valle). Se trata de espacios de construcciones conformados por actores locales reconocidos como el equipo impulsor de esta política inclusiva que estará enfocada en garantizar la continuidad de las trayectorias escolares en situación de vulnerabilidad. Así como, la ONG Desarrollo y Autogestión (DYA) que busca impulsar la participación activa de distintas organizaciones sociales en la identificación, diseño y puesta en marcha de iniciativas que mejoren la vida de las familias, pero especialmente de NNyA.

Articuladores territoriales, actores claves en el proceso

Para lograr llevar adelante la revinculación de estudiantes con las instituciones luego de la pandemia, fueron actores fundamentales los articuladores territoriales que trabajaron en los municipios en el puerta a puerta para buscar a los chicos.

Anabel Redobia, es psicóloga y se desempeñó como articuladora del departamento de Cainguás, más específicamente en Aristóbulo del Valle. Sobre el trabajo realizado mencionó: “Al principio fue capacitación para saber cómo llegar a las escuelas, cuando pudimos ingresar nos fuimos a presentar los directivos, charlar con los preceptores y adquirir una lista con los chicos que habían abandonado la secundaria. El año pasado trabajé con siete escuelas por mi cuenta, había otra dupla en la zona de Cainguás que tenía otras siete escuelas”.

Así, explicó que a finales del año pasado trabajó en una empresa tabacalera, “logrando la articulación y revinculación de una familia con tres hijos que habían abandonado el colegio. Dos de ellos que trabajaban y el más pequeño que todavía estaba en primaria, pero que no quería arrancar la secundaria el siguiente año”.

Entre las principales causas de deserción que encontró en el terreno mencionó casos de embarazo adolescentes, chicos que comenzaron a trabajar y situaciones emocionales ligadas a la motivación.

“Este año las escuelas disminuyeron, trabajé con tres: la Normal 6 de Aristóbulo, el BOP 62 de Salto Encantado y el BOP 58 de Colonia Mavalle. Hay entre 10 y 15 chicos que ingresaron a la secundaria, estaban fuera del sistema educativo; y otros 35 alumnos por escuela que se pusieron al día con la cursada estaban atrasados”, cerró.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias