Estreno en el Teatro San Martín

Iván Moschner y el desafío de integrar el elenco de ‘Cyrano’

Parte del elenco de ‘Cyrano’, el actor misionero destaca la puesta en escena que se basa en el clásico francés. Una tragicomedia que aplauden de pie en la capital argentina
domingo 19 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
Iván Moschner y el desafío de integrar el elenco de ‘Cyrano’
Iván Moschner y el desafío de integrar el elenco de ‘Cyrano’

Libertino, cuando la libertad hacía honor a su sentido real. Rebelde y hasta irrespetuoso de las instituciones religiosas y seculares, Cyrano de Bergerac fue un artista sin igual que dejó huella. Poeta, dramaturgo, contemporáneo a  Moliere, el teatro siempre lo honra y desde que Edmond Rostand hizo una obra sobre su vida, siglo tras siglo su legado cobra vida sobre las tablas.

Ahora, una nueva producción encabezada por Gabriel ‘Puma’ Goity y dirigida por Willy Landin, se estrenó esta semana en el Teatro General San Martín. Como parte del  virtuoso elenco, se destaca el misionero Iván Moschner, que recordó la importancia de dar vida a este clásico francés.

“Se constituyó casi como la obra emblemática de Francia, como un Romero y Julieta o Hamlet para los ingleses. Francia estaba deconstruyendo su nación y en ese contexto nace la obra, casi un siglo después de la existencia de Cyrano”, comenzó detallando Moschner al tiempo que celebró el estreno y las funciones de fin de semana como fantásticas.

Escritor de poemas para enamorar con una gran nariz como signo de una  fealdad -siempre con mirada hegemónica-  la obra, según describió Moschner en diálogo con Radioactiva 100.7, es una gran comedia que deriva en tragedia.

“Es como una obra de héroes y la apuesta que hizo el director en este caso, él  dice siempre que es como una de esas películas que se miraban a la siesta... los domingos a la tarde, tipo de aventuras como El Zorro, por ejemplo”, sumó el actor y director misionero.

El personaje que interpreta Iván es un conocido admirador de Cyrano, Ragueneau. “Es un pastelero con ínfulas de poeta y es un fanático de Cyrano. Ama a Cyrano fraternalmente y quiere ser poeta como él pero no le da el cuero y hace poemas en rima...”, alegó Moschner sobre la interpretación que le toca actualmente.

En esa línea, profundizó que otro de los grandes temas de la obra es la poesía. Cómo se aborda en distinto tiempos esta poesía.

“El segundo acto es en la pastelería de Ragueneau y se llama La fonda de los poetas. Allí mi personaje avanza siguiendo la línea acompañando, siendo amigo de Cyrano. La pastelería de Ragueneau es donde se encuentran Cyrano y Roxanne que es la heroína, el personaje principal femenino de este amor, y en esta cita también se ve esta cuestión de la poesía”, configuró Moschner.

La obra que -por ahora se extiende hasta el 17 de diciembre en el icónico San Martín- está dedicada al gran actor Ernesto Bianco quien supo interpretar a Cyrano de tal manera que actor y obra cobraron gran notoriedad hace unas décadas. “Al final incluso hay una proyección donde se le dedica la obra”, marcó Moschner que recordó la relevancia de Blanco en tiempos donde las obras de teatro se replicaban en revistas.

Gabriel Goity fue uno de los admiradores de Blanco y refirió también que es un honor cubrir el rol que alguna vez el actor caracterizó.

“El trabajo que está haciendo Gabriel Goity es muy bueno, es un gran protagónico y lo cabalga felizmente. Está feliz de hacerlo porque era un sueño que él tenía y se le cumplió. Somos 26 actores más cuatro músicos, es un muy buen elenco que acompañamos -en este caso está bien decir acompañamos porque en las obras clásicas hay un gran protagonista- a Gabriel”, alegó Moschner

La obra se desenvuelve en la Sala Mayor del Complejo Teatral que tiene una capacidad para 1.200 personas. Tal como comunicó el misionero, la sala estuvo llena estos días posteriores al estreno. “La gente la pasa muy bien, es una fiesta. La gente aplaude de pie  porque vale mucho la pena verla”, invitó.

Otros proyectos en curso

Siempre activo en diferentes  propuestas, Iván continúa en paralelo a este gran estreno, con la obra que dirige en el teatro independiente Belisario, también de la capital argentina y a metros del San Martín. El horno está para bollos es una obra que busca contar desde el humor cómo viven los artistas de teatro.

“No se habla de cuáles son las condiciones de trabajo de los artistas en Buenos Aires, en el país. Hay miles y miles de actores y actrices que trabajan en el campo del teatro independiente y no se habla de esa situación, hay como un manto de silencio en torno a eso y entonces en la obra buscamos retratarlo con un poco de humor y funciona muy bien”, contó.

Por otro lado, continúa en la pieza Los Secretos, que viene desde hace dos años, aunque una complicación de salud con su compañera de escena hizo parar las últimas cuatro funciones de este año.

En cuanto a visitar su provincia natal, Moschner adelantó que seguramente en diciembre llegará con una de sus últimas producciones, The Raven, El Cuervo.

Basada en el poema homónimo de Edgar Allan Poe, la obra está dirigida por él y tiene la actuación de Ariel Aguirre. “Tuvo estreno en Buenos Aires en un pequeño teatro en Almagro y va a haber una o dos funciones antes de Navidad posiblemente en Posadas, que estamos definiendo”.

“Dura nada más que media hora es un gran trabajo de actuación de Ariel Aguirre. Es un trabajo muy sencillo, pero con mucha complejidad que estuvimos puliendo mucho tiempo, con mucho cuidado y entonces quedó una obra realmente conmovedora”, anticipó Moschner, cuya tierra lo espera con brazos más que abiertos. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?