Las muestras se tomaron el sábado y fue confirmado por laboratorio

Detectan brote de rabia paresiante en San Antonio y Eldorado

Desde Senasa recuerdan la obligatoriedad y relevancia de la vacunación de las especies susceptibles de contraer la enfermedad en un radio de 10 kilómetros
sábado 18 de noviembre de 2023 | 6:04hs.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estableció medidas sanitarias tras la confirmación, por análisis de laboratorio, de un nuevo brote de rabia paresiante en las localidades de San Antonio y Eldorado.

En el primer caso, las muestras se tomaron a partir de los primeros síntomas observados el sábado 11 y desde laboratorio confirmaron que efectivamente se trataba de un brote de esa enfermedad.

El supervisor provincial de Sanidad Animal, Torkel Stevenson, señaló que “tanto en San Antonio como Eldorado, se produjo una reactivación del brote anterior”.

Luego recordó que “el año pasado se comenzó detectando en San Antonio y terminó en Puerto Iguazú”.

 Justamente en la Ciudad de las Cataratas en julio de este año, el Senasa estableció medidas sanitarias tras la confirmación, por análisis de laboratorio, de un brote de rabia paresiante en el Departamento Iguazú.

Como es de rigor, se dispuso la obligatoriedad de vacunar a la totalidad del ganado bovino, porcino, equino y de rumiantes menores, en un radio de 10 kilómetros alrededor del caso índice.

La vacuna

Recuerdan que la vacuna está subsidiada por el Ministerio del Agro y la Producción, y que el productor paga sólo el gasto operativo de la inoculación.

La rabia paresiante es una zoonosis, que puede transmitirse de los animales a las personas y siempre es mortal para los animales no vacunados, de ahí radica la importancia de la prevención mediante la vacunación de las especies susceptibles de contraer la enfermedad y el control y monitoreo de posibles refugios de vampiros.

Stevenson destacó que son los propios vecinos quienes suelen brindar y colaborar respecto de los lugares que suelen encontrar refugio los murciélagos.

De allí la importancia de estar en contacto con los productores, quienes también son informados y asesorados sobre los riesgos de intentar asistir a los animales enfermos.

Destacan la importancia que sean los profesionales quienes se ocupen de tal tarea para evitar un eventual contagio.

Los brotes perduran no más de 18 meses con periodos interepidémicos de, por los menos, 3 o 4 años.

En San Antonio

Ayer el jefe zonal de Senasa, Matías Sánchez, recalcó que, en tal sentido, están trabajando de manera articulada entre el municipio de San Antonio, la Asociación Ganadera de Andresito, el Ministerio del Agro y Senasa como ente sanitario que ya comenzó a vacunar en el foco y perifoco de un radio de 10 kilómetros donde se confirmó el animal positivo.

De hecho técnicos del Senasa estuvieron ayer nuevamente en campo haciendo los relevamientos.

Adelantaron que, para el martes, está prevista una charla con Gabriel Russo, médico encargado del programa nacional de rabia para informar a los productores sobre los cuidados, además de cómo identificar la enfermedad. La charla será en el CIC de 130 a las 9.


Los síntomas de la enfermedad

De acuerdo al Senasa los animales que contraen la enfermedad, presentan como síntomas falta de apetito, tendencia a aislarse y frecuentes vocalizaciones con un tono de voz diferente al que es habitual.

Luego se observa depresión, deshidratación, dificultad postural y ambulatoria y finalmente la muerte.

El Senasa recomienda también evitar el contacto con animales que manifiesten sintomatología nerviosa y dado que se trata de una enfermedad de notificación obligatoria, en el caso de sospecha, dar aviso inmediato a la oficina más cercana, o a través de la aplicación Notificaciones Senasa disponible en Play Store.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?