Suspenso electoral

A dos semanas de la elección definitiva, se anticipa cierta paridad en los votos a favor de Massa y Milei. Sangría de dirigentes en las filas de los libertarios por la intrusión de Macri. Los partidos que no se comprometen. En Misiones destacaron el precio histórico para la yerba
domingo 05 de noviembre de 2023 | 6:00hs.
Suspenso electoral
Suspenso electoral

Finalmente, dos contendientes, Sergio Masa y Javier Milei, deberán definir en segunda vuelta. Las proyecciones del momento muestran escaso margen por lo que se anticipa un final electrizante. Ello ocurre en la semana en que se conoció el resultado del escrutinio definitivo, que no tuvo grandes variaciones respecto al dato provisional conocido en la misma noche electoral. En cuanto a los porcentajes de votos, fueron levemente superiores tanto para Sergio Massa como para el libertario Javier Milei. En cuanto a los resultados finales, el ganador de las generales se impuso por 6,79%. Es decir, el más votado no alcanzó el 45% requerido o más del 40% con una diferencia mayor al 10% respecto al segundo.

Este año se concretaron numerosas elecciones en distintas provincias, pero en forma simultánea, fue la segunda tras las primarias de agosto. En ambas oportunidades quedó nuevamente demostrada la fortaleza y transparencia del sistema electoral nacional, que pretendieron poner en dudas simpatizantes de una facción política. Las propias autoridades electorales cuestionaron las invocaciones de presunto fraude sin fundamento que difundieran simpatizantes de La Libertad Avanza. Es que hubo muchas operaciones para intentar manchar el proceso electoral.

Efectivamente se pueden reconocer las existencias de errores de carga de algunos presidentes de mesa, pero ello no equivale un sistema de fraude como se quiso instalar. En consecuencia, en medio de las operaciones sin muchos fundamentos, el sistema electoral argentino no sólo salió ileso, sino fortalecido y ahora se prepara para el 19 de noviembre, cuando se concretará el balotaje, es decir la última elección del año para definir la presidencia.

Esta vez no será necesario alcanzar porcentajes o diferencias importantes, bastará una mayoría simple, es decir será suficiente que un candidato reciba un voto más que el oponente, para consagrarse presidente.

Antes de proyectar la tercera y definitiva jornada electoral, hay que señalar que tanto al conocerse los resultados en la noche de elecciones como ahora, Massa representó toda una sorpresa de haber logrado tal alto nivel de apoyo. Porque el voto llegó de parte de la ciudadanía sabiendo de la inflación actual, pero también confiando en que se necesita de alguien con mucha determinación para reencauzar la economía, recuperar el nivel de vida de una sociedad empobrecida y con una pesada deuda externa.

El apoyo al candidato más votado es además una señal de alerta para el outsider que había ganado en las Paso y ahora quedó en segundo lugar.  Por eso, estos números finales del escrutinio resultan importantes, para entender cómo fueron acomodándose tras las primarias y las generales.

Danza de números

Un sondeo posterior a las elecciones realizados por Zuban Córdoba y Asociados le da una leve ventaja al binomio Sergio Massa y Agustín Rossi, que tendría una intencionalidad de votos del 49,9% frente a Javier Milei y Victoria Villarruel, que conseguirían 46,9%. Es cuando se preguntó “si mañana fuera la segunda vuelta a quién votaría”. Lo dan como ganador al candidato de UP, que conseguiría una diferencia favorable de 3 puntos. Aún más interesante es la actitud de los ciudadanos, que asumirían el compromiso de votar por uno u otro candidato y sólo un 3,2% de los consultados estaría entre los que no tienen decidido a quién votar.

En tal sentido, el analista político Enrique Zuleta Puceiro también al repasar las expectativas electorales resaltó esta semana que en la última medición bajó mucho la cantidad de encuestados que aseguran que van a votar en blanco, cuando es justamente lo que están pidiendo quienes quedaron fuera de competencia como el radicalismo y los partidos de Juntos por el Cambio, como sucedió también en Misiones. Uno adoptando el polémico modelo del libertario y otro dejando la suerte en manos de los votantes; una tibieza extraña para quienes dicen defender las instituciones, en una semana que se cumplió un nuevo aniversario de la recuperación del voto.

La Consultora CB establece casi un empate técnico, pero sin contemplar indecisos, entre el libertario (50,7%) y el candidato del oficialismo (49,3%). En cambio, en Proyección y Analogías presentan resultados más favorables al candidato de Unión por la Patria (43%) ante el líder de La Libertad Avanza (34%). Aresco reporta 46,6% para Milei y 42,4% para Massa.

Pero, la encuestadora AtlasIntel, con sede en Brasil, da como ganador a Milei (48,5%) ante Massa (44,7%). Además, aporta un dato que hace pesar en contra del candidato de UP y es que el 78% de los encuestados considera que los altos precios y la inflación son el principal problema en el país y, por lo tanto, de notable incidencia en el ánimo de los votantes.

Pero está claro que el comportamiento de la ciudadanía no es estanco y sigue sorprendiendo. De hecho, la encuestadora brasileña es la única que se había acercado a los resultados de octubre, porque la mayoría apuntaba a Milei como favorito y ganó Massa. Pero también hay un dato no menor, la diferencia que promedian entre dos y tres puntos es justamente el margen de error de cada estudio, por lo que estas estimaciones sobre quién sería el depositario mayoritario de los votos de los argentinos entró en una etapa de misterio.

A ello deben sumarse otros condimentos. Por caso, la gran sangría que está sufriendo La Libertad Avanza, que tiró por la borda parte de su discurso y presunta lucha sin cuartel contra la casta y terminó abrazándose a las causas de quienes criticaban, como sucedió en la alianza realizada entre LLA y el PRO del expresidente de la Nación Mauricio Macri y su principal referente, Patricia Bullrich.

Esta semana, en total once legisladores electos por el espacio de Milei adelantaron la decisión de abandonar el espacio de cara a la segunda vuelta electoral. Argumentaron que no podían acompañar el cambio de rumbo que tuvo el espacio libertario, reflejando con fines puramente electorales por sobre los ideales libertarios. Ello para plantear que Macri es moral e ideológicamente el límite de muchos libertarios, tras cuestionar que tomó la mayor deuda de la historia argentina, en alusión a los 45 mil millones de dólares de préstamo solicitado al Fondo Monetario Internacional.

El acuerdo entre Macri, Bullrich y Milei también provocó el alejamiento de otros aliados, como referentes de la Unión Cívica Radical (UCR) y de la Coalición Cívica (CC). Pero, a su vez, tras conocerse el apoyo de Macri a Milei, el primero copó y desplazó al libertario de la escena en la carrera hacia el balotaje. Nadie puede asegurar que ello sea positivo o contraproducente, pero es lo que ocurrió esta semana. 

Macri también generó recelos dentro de La Libertad Avanza, donde se instaló como un virtual jefe de campaña y empezó a sugerir funcionarios de la casta para un eventual gabinete del gobierno libertario. Todas estas movidas también tendrían serias incidencias a la hora de votar. En las redes circula el meme de que el gato domó al león, pero lo cierto es que mientras Macri y sus laderos juegan fuerte para Milei, los radicales se excusan en la neutralidad y con ello si termina ganando el libertario, se condenan a nuevamente estar bajo los designios del ex mandatario.

En la otra vereda, Massa también tuvo una semana complicada en especial en lo referido a la falta de combustible en todo el país. Tuvo que salir a amenazar a los proveedores con bloquearles la venta del producto al exterior, si no regularizaban el abastecimiento nacional. Finalmente, la amenaza dio resultado porque, así como se habían vaciado las estaciones de servicios estuvieron nuevamente abastecidas para proveer en todo el país. La normalización llegó tras un incremento promedio del 9%, aunque luego Massa terminó por renovar el congelamiento de precios. Pero siguió tomando decisiones importantes, como la prórroga de la jubilación anticipada.

Otra bisagra

Con todo este escenario, a dos semanas de la elección definitiva, hay margen mínimo para cualquier error. El que se equivoca puede perder y esta vez será definitivo. Antes los consultores decían que esto es día a día, teniendo en cuenta los comportamientos electorales cambiantes, pero ahora afirman que es hora a hora. Por eso, hay muchas expectativas, sobre el tercer debate presidencial a realizarse el próximo domingo, una semana antes de la última elección del año. Esta vez, será diferente a las dos anteriores en que había cinco candidatos, porque ahora estarán frente a frente sólo Massa y Milei. Se estima que puede ser un debate crucial, en especial para aquellos que aún dudan sobre a quién votar.

Claramente, los candidatos transmiten dos estilos muy distintos para encarar la nueva administración en el país, uno más aplomado y con diálogo con todos los sectores y otro, con actitudes agresivas y con cierta imprevisibilidad. Estas personalidades serán importantes, porque el que sea consagrado presidente tendrá que gestionar en períodos turbulentos en la economía y en la sociedad. Es que la máxima autoridad del país deberá saber definir rumbos económicos macros, pero también administrar tensiones sociales en cada momento. Massa se presenta como el garante de la estabilidad y seriedad, prometiendo poner fin a la grieta que tanto mal ya causó a la sociedad argentina. Siempre se dijo que la grieta es el negocio de unos pocos y se bastardea al resto de la sociedad.

Milei mantiene la idea de dolarizar y con ello depreciar la moneda nacional, a tal punto que la ahora aliada Patricia Bullrich anheló de manera irresponsable que estallara la economía antes de las elecciones, sin importar las consecuencias y el dolor que provocaría tal situación para millones de argentinos. Pero está claro que es casi para caerle simpático a Milei, que viene hablando de dinamitar el Banco Central o privatizar las empresas públicas del Estado, en insistir en la venta de órganos como un modo de obtener ingresos o comprar y vender armas, además de ningunear y relativizar la cantidad de muertos en la última dictadura militar. Desde el Pro le contestan que si gana Milei van a gobernar juntos. 

Pero, como se dijo, hay un claro contraste, Massa defiende un Estado fuerte para avanzar en soluciones, mientras Milei, proyecta un Estado con un papel mínimo. Es decir, hay dos claros modelos en pugna. Uno pretende apuntar la inclusión de todos los sectores y otro dejar en manos del mercado el futuro de los argentinos. También gobernadores e intendentes conocen de estos dos extremos y temen perder los fondos de coparticipación, ya que muchos de ellos dependen de tal recurso para mantener el pago mensual a los empleados públicos.

El debate

En cuanto al debate del 12 de noviembre, el encargado de abrir la propuesta será Massa y el cierre estará a cargo de Milei. Los dos candidatos no podrán contar con escritos o papeles impresos en sus atriles, sino sólo hojas en blanco y lapiceras para tomar apuntes.

En cuanto a los temas, comenzará con una cuestión que ambos candidatos manejan bien, cada uno con mirada distinta como es la economía, luego un tema del que todavía no se habló en encuentros similares como las relaciones de Argentina con el mundo y volverán a tocar, seguramente con mayor profundidad aspectos, donde también tienen posturas muy diferentes en educación y salud. En el siguiente bloque volverán a referirse a temas ya abordados, como producción, trabajo, seguridad más derechos humanos y convivencia democrática.

En definitiva, se espera un mayor dinamismo que en los debates presidenciales previos. Estos enfrentamientos orales permiten a la ciudadanía conocer más sobre las plataformas electorales y el grado de preparación de cada candidato en los diversos temas a ser abordados. Quien finalmente resulte electo, deberá tomar rápidas decisiones. Será difícil que el ciudadano brinde la actual tolerancia del año de mandato sin pedir resultados.

Menor costo de energía y más subsidio

Esta semana se conoció que volverá a regir para los misioneros el subsidio de luz de hasta 650 kWh. Es para los meses de verano, cuando el consumo es mayor por las altas temperaturas, como sucede desde diciembre a febrero, en que estará vigente tal medida nacional dispuesto por el gobierno nacional. Desde Misiones se destacó que fue gracias a la intervención del ministro de Economía y candidato presidencial, Sergio Massa, ya que también viene con una disminución del 9% para el precio estacional de la energía, lo que representará una rebaja del 8% en las facturas finales para los grandes usuarios, los usuarios residenciales que no tienen subsidio del Estado y los consumos excedentes de los residenciales que cuentan con subsidio parcial. Se destacó que la rebaja responde al menor costo de generación.

Otra decisión adoptada por Massa y que trae beneficios a todos los misioneros es la continuidad al programa Ahora Misiones +21.

Del mismo modo, esta semana, el gobernador de Misiones Oscar Herrera Ahuad destacó el resultado del laudo yerbatero, al resaltar que el incremento es el más alto de la historia en términos porcentuales. A su vez desde la provincia recordaron que este tipo de definiciones no existiría con otro gobierno que promueve un precio sin regulación estatal.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?