Cinco alojamientos escalofriantes y embrujados alrededor del mundo

Hay lugares donde se pueden sumar experiencias paranormales. Con historias de fantasmas y fenómenos inexplicables, como antiguas estaciones de cuarentena y cárceles
domingo 29 de octubre de 2023 | 6:00hs.
Cinco alojamientos escalofriantes y embrujados alrededor del mundo
Cinco alojamientos escalofriantes y embrujados alrededor del mundo

El 31 de octubre se celebra Halloween en todo el mundo, la escalofriante festividad en la que todo gira en torno a fantasmas, demonios y monstruos. Personas de todo el mundo festejan Halloween con golosinas y disfraces, mientras que los más valientes incluso buscan lo sobrenatural. Para los viajeros más valientes y que desean sumar un encuentro cercano con espíritus a sus vacaciones. La plataforma Booking.com seleccionó algunos lugares donde su historia, leyendas, ruidos y algo más les otorgan algunas características un poquito especiales.

La Falda, Córdoba, Argentina
Se fundó en el siglo XIX y sus puertas se cerraron en 1965. Hoy, es uno de los íconos turísticos de La Falta y en su momento, recibió a Albert Einstein, Rubén Darío, príncipes y otras celebridades. Fantasmas, risas, ruidos inexplicables recorren sus largos pasillos y son algunas de las características que han posicionado al hotel - ahora museo - como una de las visitas imperdibles de La Falda. El Museo Hotel cuenta con visitas diurnas y nocturnas. En la noche el recorrido tiene un carácter recreativo – esotérico y místico basado en leyendas de fantasmas y espíritus. El circuito comienza con un documental sobre relatos urbanos de fenómenos paranormales. Luego los más valientes pueden continuar realizando el paseo a oscuras dentro de las habitaciones y espacios junto con el guía y quizás con alguien más…

Alojamientos escalofriantes y embrujados. La Falda, Córdoba
Fantasmas, risas, ruidos inexplicables se escuchan en La Falda, Córdoba.

Sídney, Australia
Hasta su clausura en 1972, a los recién llegados sospechados de traer alguna enfermedad a Australia, se los aislaba durante 40 días en la estación de cuarentena North Head Quarantine Station. Las enfermedades infecciosas como la viruela, el cólera y la peste bubónica hicieron de este lugar el sitio de descanso final de casi más de 500 personas llevadas allí a la fuerza. Hoy, se convirtió en un Centro de Visita y un alojamiento histórico, pero todavía se lo conoce como el lugar más embrujado de Australia y salió en programas de televisión y películas de terror. Además cuenta con un tour fantasma para explorar su pasado escalofriante.

Ottawa, Canadá
Esta antigua prisión ubicada en el centro de Ottawa nació como la cárcel de Nicholas Street, y desde ese entonces, se convirtió en un hostel. Aunque algunas de las habitaciones se renovaron para llegar a los estándares del confort moderno, el hostel todavía mantiene las puertas de madera originales de la prisión y todas las ventanas tienen rejas. Además, algunos dicen que en este hostel todavía habitan algunos reos de antaño: los gritos lúgubres y los ruidos misteriosos son bastante comunes. La aparición más vista en esta cárcel de Ottawa es la de Patrick Whelan, un sastre irlandés que fue ejecutado en ese mismo sitio por el supuesto asesinato de un político local. Podés compartir la habitación, pero no hay garantías de saber con quién (o con qué) la vas a compartir…

Dingwall, Escocia
Tulloch Castle se encuentra en las Tierras Altas de Escocia y fue construido originalmente en el siglo XII. Hoy en día, Tulloch Castle es un hotel y un alojamiento único con un pasado escalofriante e histórico: el edificio sirvió como un hospital improvisado después de la evacuación de Dunkerque en 1940. A los huéspedes les encanta hacer el tour fantasma que explora los pasajes y escaleras del hotel, pero no te alejes de tu grupo porque dicen que por los pasillos todavía ronda el espíritu de la infame Dama Verde de Tulloch.

Arkansas, Estados Unidos
Originalmente, el Crescent Hotel fue un resort de lujo de fines del siglo XIX que después de quedar abandonado se convirtió en una escuela y conservatorio para jóvenes mujeres. Más tarde, pasó a ser en un hospital y una clínica resort de salud bajo la dirección de Norman Baker, un fraude que no contaba con ningún tipo de conocimiento médico. En la actualidad, la historia turbulenta del hotel mantiene su legado en la forma de sus “residentes permanentes”. Entre ellos se encuentran uno de los obreros del hotel que falleció por una caída mientras se erigía el edificio, pacientes oncológicos de la época del Dr. Baker y el gato fantasma local. No te pierdas la oportunidad de conocer a estos residentes cuando hagas el tour fantasma del hotel, que también incluye una parada en la tétrica morgue del mismo. Para hacer las cosas un poco más leves, el hotel también ofrece un spa para que los huéspedes logren relajarse después de un buen susto.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?