Los roedores buscan refugiarse de las precipitaciones, explican

Ratas se acercan a los hogares por las intensas lluvias

Desde los barrios piden intervención del municipio para prevenir o remover la plaga. El Departamento de Animales Urbanos realiza capacitaciones y entrega veneno
jueves 14 de septiembre de 2023 | 6:05hs.

Las ratas o ratones pueden encontrar diferentes lugares para vivir tanto en las zonas rurales como en las urbanas. Además, la lluvia en abundancia inunda alcantarillas y estos roedores  buscan, con más razón, otro lugar donde refugiarse y encontrar alimentos. Por eso, el jefe del Departamento de Animales Urbanos de Importancia Sanitaria de la Municipalidad, Duniet Marrero García, habló sobre el tema en diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

“La lluvia afecta la distribución y la localización de los lugares donde las ratas desempeñan normalmente sus actividades debido a las inundaciones y a que algunas tienen su madriguera en el suelo, otras viven en la parte del alcantarillado y lo que está debajo de la superficie del asfalto. Las grandes lluvias hacen que se desplacen a lugares seguros en los que no se puedan ahogar. Una posibilidad es que ingresen al domicilio por las cañerías”, indicó.

La argumentación del especialista se sostiene en que en las últimas semanas hubo intensas precipitaciones, a tal punto de que hubo unos 30 barrios periféricos afectados y familias evacuadas en la zona Sur de Misiones.

Respecto a la aparición de roedores, Marrero García explicó que “más allá del sesgo sanitario, que es muy importante, cuando cualquier animal rebasa determinado umbral es una plaga porque empieza a causar daños que, a límites menores, no causaría”.

Por eso, el jefe del Departamento de Animales Urbanos de Importancia Sanitaria destacó el trabajo institucional realizado en escuelas, centros de salud y organismos públicos para mantener el nivel de sanidad.

“En las viviendas trabajamos con las delegaciones barriales y las comisiones municipales. Nos acercamos cuando nos solicitan para desplegar el stand, enseñarles a utilizar el veneno y entregarles uno, ya que no es lo mismo que una persona lleve el veneno por su propia cuenta a que venga un grupo de vecinos a concientizarse”, sostuvo.

A su vez, Marrero García aclaró que no es razón para alarmarse dado que “es una dinámica ecológica urbana afectada por todo lo que implica vivir dentro de una zona poblada”.

En este marco, hizo hincapié en que hay una cantidad de acciones sencillas a realizar para evitar la instalación de roedores en los hogares y edificios.

“Los roedores sinantrópicos están adaptados a vivir en la ciudad, eligen el hábito urbano preferentemente. Pero todo ser vivo necesita tres elementos para sobrevivir: alimento, agua y refugio. Si no les facilitamos la obtención de una de esas tres cosas, o de las tres, estamos ayudando a que un montón de especies que significan un peligro para la salud disminuyan en el entorno urbano”, detalló.

“Los desechos pueden ser fuente de alimento y hay que dejarlos tapados. Si la mascota no come todo su alimento, levantar. No dejar bolsas de basura en la calle ni en los patios. No tener depósitos de agua destapados que puedan servir como bebederos. No tener escombros ni maderas acumuladas donde puedan esconderse. No tener vías de acceso al domicilio, para lo que se pueden cerrar las ventanas de noche, tapar las rendijas debajo de las puertas y tener las paredes bien cerradas con tirantes. Esas cosas ayudan a que se vayan segregando en lugares menos problemáticos para el desarrollo de la vida urbana humana”, detalló.

Asimismo, el funcionario advirtió que “en los autos hay que tener en cuenta que es un tema del diseño, hay algún acceso al motor, por debajo generalmente, por el cual las ratas pueden entrar. En el campo, en lugares fríos o húmedos, el auto es un lugar calentito. Si queda más estacionado, lo toman como cueva. En el centro hay una cantidad de negocios y movimiento de comida, y las ratas ven una fuente de alimento cercana”.

Por otra parte, señaló que a las medidas preventivas se debe sumar el uso de rodenticidas.

“En este momento se ocupan rodenticidas de segunda generación que son monodósicos y anticoagulantes. Una dosis es suficiente para que el animal muera al tercer o cuarto día del consumo, aunque está la falsa percepción de que es la misma rata todas las noches, pero son familias”.

“Es muy efectivo el veneno si se coloca de manera adecuada y sostenida en el tiempo. Uno de los ingredientes que tiene es una sustancia amargante para que perros y gatos no lo quieran comer, pero recomendamos ponerlos en lugares poco accesibles para las mascotas”.

“Además, existen unas cajas que tienen orificios por ambos lados y queda como un túnel para que pase la rata y coma el veneno, estando de manera segura no solo para los animales sino para los niños”, puntualizó. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?