martes 16 de abril de 2024
Cielo claro 15.8ºc | Posadas

Sucedió el domingo en una vivienda del barrio Malvinas, de Puerto Iguazú

Su pareja la golpeó y la dejó inconsciente

La víctima, de 19 años, terminó con la nariz y varias costillas fracturadas luego de la golpiza. El atacante, de 29 años y quien practica jiu-jitsu, fue detenido por la Policía

martes 14 de febrero de 2023 | 6:05hs.
Su pareja la golpeó y la dejó inconsciente

Una joven de 19 años de Puerto Iguazú resultó con varias costillas fracturadas y múltiples golpes en distintas partes del cuerpo al ser atacada el domingo por la mañana por su pareja, un hombre de 29 años identificado como Juan Cruz V., que terminó detenido luego de la intervención policial.

La feroz agresión se produjo en una vivienda del barrio Malvinas, donde la víctima y el agresor, quien practica jiu-jitsu, convivían desde hace tres semanas.

De acuerdo a los dichos de la joven, cuya identidad se reserva, durante el ataque recibió golpes de puño, patadas y hasta incluso en un momento perdió el conocimiento a causa de tomas que el agresor ejerció con sus brazos sobre ella.

“Hace dos meses estábamos en pareja y hace tres semanas que convivimos de forma temporal porque hoy (por ayer) tendría que viajar a Buenos Aires por unos estudios que tenía que hacer ya que tengo intenciones de estudiar en la facultad. Jamás me había golpeado antes, sí alguna discusión, pero nada grave como esto”, comentó la víctima a este matutino.

La muchacha narró que la noche anterior habían ido a cenar con su hermana y su pareja, aunque más tarde, presenciaron un recital de rock en otro bar de la ciudad, donde se sumó un amigo de la joven. Cerca de las 5.50 se trasladaron a un bar pool, donde continuaron con la salida.

“Estábamos jugando mi amigo, el agresor y yo. Pasada media hora era momento de irnos, fui un minuto al baño y al salir tenía el celular en la mano. El agresor se acercó, yo guardé el celular sin ningún tipo de intención de ocultarle algo y cuando salimos del pool y mi amigo se va a su casa, él (el agresor) me dijo de forma agresiva que me subiera al auto. Yo me niego, él insiste pero yo no subo, entonces acelera y se va”, continuó su relato la joven.

Luego contó que mientras caminaba a la casa que compartía con su pareja, comenzó a recibir amenazas por parte de su concubino, quien le decía que no fuera a la vivienda porque él juntaría todas sus pertenencias y las tiraría en lo de sus suegros.

A pesar de esto, la chica siguió camino y llegó a su morada.“Cuando llego, me estiró del brazo, me empujó y empezó con el manoteo, al tumbarme al piso me empezó a dar patadas por todo el cuerpo. Ahí es donde agarro una piedra y tiro a su auto para que me deje de patear”, revivió la chica.

Y agregó que luego de esto “me echó a la fuerza y yo le decía que no me iba a ir sin mis cosas y empezó a tirar mis pertenencias,  yo gritaba que me suelte y que alguien llame a la Policía. Él me decía ‘callate la boca’ y me tiraba al suelo y me daba patadas. Así estuvimos por una hora y media”.

Indefensa

En otro momento de la entrevista con este medio, la víctima sostuvo que en ningún momento tuvo la oportunidad de defenderse de los golpes. Contó que cuando lo intentaba, el hombre usaba sus brazos para asfixiarla hasta dejarla inconsciente en el piso.

“Cuando trataba de levantarme me volvía a patear, la única parte que se calmó todo fueron unos minutos antes de que llegara la Policía”, explicó.

La víctima denunció que cuando llegaron los efectivos policiales, éstos prestaron más atención al agresor, que intentó defenderse al acusar a la joven de haberle dañado el celular y su vehículo.

“Yo estaba totalmente golpeada y dolorida en cuanto el agresor solamente se justificaba que le rompieron el auto y el celular, le dijo al oficial que no iba realizar ningún descargo ya que claramente se le notaba muy bien, sin ningún tipo de lesión. Fue ahí que le reiteré al oficial masculino que necesitaba que venga un agente u oficial femenino”, puntualizó la denunciante.

Minutos más tarde arribó un patrullero con efectivos mujeres y recién en ese momento la chica se sintió a salvo.

“Me vieron muy golpeada y me llevaron directo a emergencias, allí el doctor me dijo que tenía las costillas del lado derecho fracturadas, al igual que la nariz, tenía muchos hematomas muy fuertes y un golpe muy extremo en la parte frontal de la cabeza, dolía tanto a tal punto de que empezaba con mareos, alucinación y dolor de cabeza”, precisó.

Luego de ser atendida, los oficiales que asistieron a la mujer detuvieron al atacante quien terminó alojado en una dependencia de la Unidad Regional V.

Por otro lado, la joven aclaró que el inquilino que vive arriba de su departamento presenció todo el ataque y que otro vecino de enfrente, junto a su pareja, también observaron lo ocurrido mientras tomaban mate pero que ninguno se acercó para brindarle ayuda. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias