miércoles 07 de diciembre de 2022
Algo de nubes 35.7ºc | Posadas

Estudiantina, Segunda prueba piloto

Ánimos arriba para dejar huella en la historia

Los alumnos de una veintena de colegios posadeños desfilaron durante todo el día como antesala de una fiesta que se augura vuelve a la ‘normalidad’ a puro bombo y platillos

lunes 03 de octubre de 2022 | 20:38hs.
Ánimos arriba para dejar huella en la historia
Fotos: Sebastián Velozo.
Fotos: Sebastián Velozo.

‘Cada persona que toca en este lugar hace historia’, se escuchaba decir entre los jóvenes que se preparon hoy para desfilar sobre la costanera posadeña. Así lo sienten los chicos y así se evidencia en más de 70 años de Estudiantina, una tradición bien misionera, que traspasa generaciones, gobiernos, clases sociales, ideologías, religiones y mucho más.

Los miles de alumnos de los colegios de Posadas dieron cuenta de la energía vital que los atraviesa y las ganas de volver a la competencia que los reúne hace décadas. En la segunda prueba piloto, con un clima primaveral que finalmente asomó en la Tierra Colorada, grandes y chicos disfrutaron del show de ensayo que dieron los adolescentes durante más de 8 horas.

El ímpetu por salir a probarse se fue sintiendo cada vez más fuerte y desde distintos espacios, auguran un espectáculo único este año como para marcar la verdadera vuelta de la fiesta estudiantil más grande del país.

‘‘Estuvimos dos años de pandemia y se nota la energía de que queríamos que volviera la normalidad con trajes y todo’’ alegaron Ariana Gauto, Zoe Gaitán y Lara Mauri de 5to año del Instituto Roque González.

‘‘Es la primera ‘estu’ hacia el futuro’’, consideraron los directores del Instituto Arnoldo Janssen que entienden en esta era pospandemia también ‘‘cambió el sentimiento y la forma de aprender’’. De este modo, en las noches de calle pondrán a prueba todos sus ritmos nuevos y experiencias cosechadas en este tiempo. Muchos colegios como el Jansenn sumaron algunos egresados como asesores, colaboradores para poder guiar mejor a los que se inician en esta experiencia y a quienes perdieron un poco de práctica en el encierro. ‘‘Hubo muchas cosas que tuvimos que hacer desde las bases y muchas que van a ser distintas porque hay muchos chicos que se perdieron el comienzo de la Estudiantina’’, marcó Juan Brycki uno de los egresados que se apuntalaron para que los alumnos actuales puedan volver a ‘‘revolucionar la Estudiantina’’.

Quienes también tuvieron que arrancar de las bases enteramente y acumulan una emoción inédita en debutar en la Estudiantina, son los más de 100 alumnos del Instituto Jesús de Nazareth. Mientras ultimaban detalles para la pasada del último enayo, las chicas contaron que aunque muchos al principio no se querían sumar, porque no tenían fe de que fueran a lograr un buen resultado, ahora se sienten orgullosas de todo lo que aprendieron y piensan dejar su marca en esta edición. Agustina Carboni por ejemplo resaltó que ya están tocando muy bien al tiempo que Uriel Barrios director de banda música precisó que más allá de los nervios de varios en esta primera experiencia, se busca disfrutar de la fiesta.

‘‘Se vive solo una vez y entonces hay que disfrutarlo’’, coincidieron Melina Arbelino, Oriana Quintana y Mariana Morinigo de la Escuela de Comercio 6.

Así, entre exámenes cotidianos, concurso de reciclado y otras obligaciones, la Estudiantina se postula como una asignatura más que asumen con responsabilidad. Es que adecuar los tiempos para llegar a tono con todos los preparativos de la fiesta, fue otro desafío que los chicos debieron asumir este año al volver toda la agenda a la normalidad. Por eso, más allá de la previa con rezos, arengas vikingas y la ansiedad por el buen desempeño, la idea es que tras el trabajo de todo un año, el show no sólo sea para el público sino también para quienes lo ejecutan.

‘‘Hoy no importa si sale horrible, quiero que disfruten y vayan a romperla, seamos el colegio que más agita, que más mueve’’ pregonaba el director del Santa Catalina en la antesala.

‘‘Tenemos más ganas que nunca, ahora ya nos subieron los ánimos’’, confesaron Luciano Pacheco y Catalina Ingaramo del Bachiller Humanista al contar que sienten que tanto la confección de trajes, carrozas, ritmos y demás ya están perfectamente coordinados para salir a lucirse en la calle.
Una vuelta que se presagia literal al son de bombos y platillos y que pretende reivindicar, un año más, el espacio ganado de generaciones de pibes. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias