lunes 03 de octubre de 2022
Cielo claro 12.7ºc | Posadas

El lugar se encuentra en Garupá

Mantener la sangre caliente

Gustavo “Pipo” Dangelo dirige la Fundación Poiquilotermo, que se dedica a conservar especies que no regulan la temperatura corporal. Con esfuerzo y convicción logró, por ejemplo, reproducir tortugas yaboty, una especie extinta

martes 06 de septiembre de 2022 | 6:06hs.
Mantener la sangre caliente
Gustavo emprendió una fundación que se dedica a la conservación de especies como reptiles, anfibios y artrópodos. Foto: Natalia Guerrero
Gustavo emprendió una fundación que se dedica a la conservación de especies como reptiles, anfibios y artrópodos. Foto: Natalia Guerrero

A lo largo de la historia, la intervención humana produjo incontables daños en la naturaleza, algunos de ellos irreparables. En este marco la biodiversidad y los ecosistemas se vieron afectados por la caza furtiva y el comercio de productos hechos con partes de animales, entre otras cuestiones. 

Todos los días la naturaleza se ve amenazada por la humanidad, por la ambición del mercado, por inconscientes cazadores, como así también por la ignorancia de la población que desconoce cómo interactuar con animales silvestres. En Misiones, la enorme biodiversidad disponible es una de las principales características que embellecen la Tierra Colorada. En ese sentido, su preservación es un desafío que asume toda la población, y Gustavo “Pipo” Dangelo es uno de los principales referentes en la causa.

Dangelo es presidente y fundador de la Fundación Poiquilotermo, en Garupá, el primer establecimiento a nivel nacional que se dedica exclusivamente a la preservación y cría en cautiverio de animales que no pueden autorregular la temperatura del cuerpo. Entre ellos se encuentran: insectos, artrópodos, arácnidos, anfibios y reptiles.

 

En diálogo con El Territorio, el joven misionero explicó que “como objetivo básico en la fundación, tenemos dos pilares: por un lado la conservación ex situ que está ligada netamente al reservorio genético, al entendimiento de los procesos en cautiverio para lograr una reproducción máxima y efectiva; y por el otro visibilizar la importancia que tiene todo este conjunto de animales para un sistema ecosistémico que no es reemplazable por ningún otro grupo de seres vivos”.

Ambos desafíos son iguales de importantes y forman parte de los pilares de Poiquilotermo. No obstante, el trabajo de la conservación ex situ es llevado adelante, en su mayor parte, por la fundación mientras que el objetivo de la concientización depende principalmente de la participación social, y esto compromete aún más a Dangelo, puesto que según reflexionó, “la sociedad desconoce mucho sobre la importancia de los insectos y los reptiles; sobre todo en la idea de que por más de que tenga armamento químico, son de fundamental importancia para lograr un equilibrio correcto en todo el funcionamiento del ecosistema”.

En esta línea, desde hace varios años la fundación asume además el compromiso de concientizar a la población misionera a través de charlas y experiencias con los animales en diferentes localidades de la provincia.

Ex situ en el desafío
Actualmente cuentan con 39 especies, cinco de las cuales son insectos que forman parte de la alimentación básica de los saurios (los lagartos), como de las tortugas y los anfibios.

No obstante, Dangelo destaca que uno de los efectos positivos que existen en la cría en cautiverio de la herpetocultura que se realizan en Poiquilotermo es que los animales son individualizados, es decir cada uno lleva un nombre y cumple un rol importante en la fundación.

Tal es el caso de Margarita y Corleone, dos tortugas de la especie yaboty, la especie de quelónido más grande de Sudamérica que fue declarada extinta en Argentina. Con mucho cuidado y cariño puesto por la Fundación Poiquilotermo se logró la reproducción de cinco crías de esta especie en Misiones.

“Al día de hoy, después de haber hecho bien las cosas y haberle dado lo que necesitan, hemos logrado reproducirlas por primera vez en la provincia, un logro de reproducción que resulta muy positivo”, se enorgulleció Dangelo. Para el organismo, este logro toma mayor dimensión teniendo en cuenta que en el proceso ex situ los animales deben contar con un ambiente sano y confortable para la reproducción.

La preservación de las tortugas yaboty es una causa nacional. Como antecedente, en el marco del Proyecto de Reintroducción Experimental de Tortuga Yaboty, a fines de mayo del 2022, se liberaron 40 ejemplares en el Parque Nacional El Impenetrable chaqueño de manera gradual, que llegaron provenientes del Refugio Urutaú de la localidad de Filadelfia (Paraguay).

Amor sinusoidal
Si bien en la fundación se trabaja con diferentes especies de animales, las serpientes son sin duda las favoritas de Dangelo. Según confesó, todo comenzó a los nueve años cuando se encontraba realizando una recorrida en una feria de ciencias realizada en el antiguo Serpentario del Montoya, en Posadas.

“Ahí fue donde me inicié y donde pude conocer y aprender conceptos básicos sobre nuestras serpientes, nuestros reptiles y adquirir ese respeto por la naturaleza”, contó.

A partir de esa experiencia su percepción cambió, logrando entender que se puede interactuar libremente siempre y cuando uno los conozca y los respete por la condición propia de cada ejemplar.

“Con el paso de los años fui investigando más en internet y sumando experiencias de interacción”, explicó, lamentando que esta clase de actividades no se puedan estudiar en las universidades.

“Hoy, a raíz de mucho esfuerzo y trabajo, hemos logrado crear un sitio donde los animales puedan sentirse cómodos y así reproducir varios sistemas de cría”, se enorgulleció tomando un rol protagonista en el desafío de preservar especies y concientizar sobre la importancia de la educación ambiental en la población.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias