viernes 19 de agosto de 2022
Cielo claro 6ºc | Posadas

El hecho ocurrió el 16 de julio en Posadas

“Me quiero ir, sé que acá soy yo o ellos, pero la misma vida les va a pasar factura”

Maximiliano S. (24) fue atacado por su ex pareja y dos de sus familiares. Aseguró que se irá de la provincia para buscar trabajo y evitar cruces y conflictos con los implicados.

viernes 05 de agosto de 2022 | 6:03hs.
“Me quiero ir, sé que acá soy yo o ellos, pero la misma vida les va a pasar factura”
Debieron colocar un drenaje para extraer la sangre del pulmón. Foto: Nicolás Arce
Debieron colocar un drenaje para extraer la sangre del pulmón. Foto: Nicolás Arce

Un joven herido por su ex pareja y otras dos personas con un destornillador, una botella y un cuchillo se encuentra fuera de peligro luego de haber estado internado, por un pulmón perforado, en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Ramón Madariaga de Posadas.

A través del relato de los hechos, Maximiliano S. (24) aseguró a El Territorio que el ataque que sufrió fue para matarlo y que la Justicia no actúa en consecuencia.

Aquel episodio, ocurrido en la madrugada del sábado 16 de julio, fue el que le hizo decidir que se irá de la provincia para “buscar otra vida” y evitar conflictos venideros con la familia de su ex pareja.

Las heridas, aún con los puntos a la vista, dan cuenta del violento hecho ocurrido en el contexto de un supuesto asado familiar con Celeste V., Pamela V. y la pareja de ésta, en la chacra 159 de Posadas.

“Parece que fue todo arreglado, como que fue una camita porque yo no quería ir a la casa de mi cuñada donde había una joda. Celeste me dijo ‘vamos a pasar el día allá, en la casa de mi hermana’. Me hizo bien la cabeza y yo no quería ir porque ya había tenido problemas con las hermanas y los hermanos de ella, pero me convenció y nos fuimos los dos”. 

Efectivamente, el encuentro se llevó a cabo con un asado que él mismo cocinó. Después, según comentó el entrevistado, se sumaron otras personas y, entre bebidas alcohólicas, el baile se inició.

“Me acuerdo que estábamos bailando con unas chicas y ella (su ex pareja) como que se puso celosa, hubo una discusión y las chicas se fueron del lugar porque se dieron cuenta de que se puso mal la otra y yo le dije: ‘Me tenés re podrido, siempre bardo las veces que compartimos, me voy a la puta’. Y ahí me dijo ‘vamos a ver si te vas a ir’”, relató.

“Ahí me di vuelta y estaba el cuñado, el novio de la hermana, estaba sentado con una botella de Viñas de Alvear. Cuando abro el portón, doy el primer paso y escuché unos pasos atrás mío y cuando quise mirar, ¡bum!, un botellazo en la cabeza. Ahí medio que me caí, pero me levanté rápido, cuando me iba levantando miro para atrás y Pamela ¡plum!, me mandó con un cuchillo en la nariz y la otra me hincó con el destornillador”.

Maximiliano agregó que el cuchillazo que le cortó la nariz también fue dirigido al cuello y que se salvó de un corte mortal porque corrió la cara. Esto le costó unos puntos en la barbilla.

“Me quisieron dar vuelta, si yo no me sacaba del cuello, me iba a encajar acá y alguna venita o algo iba a cortar seguramente”.

El entrevistado mostró otras cicatrices de cortes anteriores realizados por la misma persona. “El primero fue el de la panza a fin del año pasado. Estábamos tomando los dos, discutimos un rato, reventó la botella y me mandó”.

Con un tono de lamento expresó: “Siempre me hablaban y me decían ‘ey, mirá, vos vas a estar durmiendo y esta chabona un día te va a matar’. Me hacía bien la cabeza y yo, pelotudo, volvía de vuelta. No había cosa que no hacía para que estemos bien”.

Maximiliano aseguró que el corte de la cara fue direccionado al cuello.

Después del ataque de esa madrugada, Maximiliano relató que hubo un forcejeo del que pudo huir. Caminó por unas cuadras hasta llegar a la casa de su madrina en la chacra 192. Allí le curaron las heridas de la cara y el cuello, pero el puntazo de la espalda fue visto al otro día, cuando su familiar se dio cuenta de que la remera estaba empapada de sangre, además de que el joven sentía mucho dolor.

Fue trasladado al Hospital Favaloro, donde le realizaron placas para verificar su estado de salud, pero fue después de varios días, según su relato, que vieron la gravedad del cuadro luego de que fuera trasladado por los familiares a causa de presentar dificultad para respirar. Allí quedó internado en el Hospital Madariaga donde fue intervenido quirúrgicamente.

Con las heridas en proceso de cicatrización, Maximiliano comentó: “Me estoy recuperando bastante rápido, tengo dolores, sí, pero no le doy cabida nomas. Las heridas me lavo todos los días con jabón blanco, pero por dentro es el tema, cuando toso o me agarra hipo es re doloroso porque parece que todavía no está bien cerrado por dentro. El pulmón izquierdo se pinchó”, explicó.

Grave internación

Maximiliano estuvo internado con pronóstico reservado en la  UTI del Hospital de Agudos Ramón Madariaga luego de presentar dificultades para respirar.

Según el diagnóstico del informe médico, el joven presentó “antecedente de herida con arma blanca en la espalda, en la línea axilar posterior a nivel del espacio intercostal con antecedentes de hemoneurotorax con colocación de tubo de avenamiento pleural”.

Debió ser intervenido de urgencia con una “toracotomía anterolateral”, sin descompensación aparente por la lesión de la arteria intercostal.

“Estoy cansado de quilombos”

Maximiliano comentó a este medio que a partir de este hecho, que puso en pausa su vida además del trabajo como ayudante de albañil, decidió irse a otra provincia, cerca de un familiar, para trabajar y buscar otras oportunidades. Refirió que se encuentra esperando un trámite para tomar la iniciativa y partir a ese otro destino.

“Me quiero ir nomás porque si me quedo acá, yo sé que soy yo o son ellos, ¿me entiende? Yo no quiero hacer macana, yo digo que allá arriba hay uno que está mirando todo y que tarde o temprano la misma vida le va a pasar factura. Hay gente que me dice ‘mirá lo que te hicieron, vamos a hacerle la maldad’, y yo no quiero hacerle la maldad. Uno, porque tiene chicos, y otra, porque no quiero nomás, porque estoy cansado de quilombos y me quiero tomar el palo y hacer mi vida. Es lo único que quiero”.

“Quiero irme y tratar de que se encargue la Justicia, pero parece que la Justicia no está haciendo nada”, aseveró.

La denuncia

El miércoles 20 por la tarde, Maximiliano se acercó por sus propios medios a la Comisaría Decimosegunda y denunció el ataque luego de haber recibido asistencia médica en el Hospital Favaloro. Según fuentes policiales, tras la denuncia realizada, el juez Juan Manuel Monte fue informado de los hechos y dispuso que se realice un relevamiento del lugar del hecho, que se recepcionen declaraciones testimoniales y que se continúe con el seguimiento del estado de salud del joven herido. Por otro lado, se notificó la instrucción de la causa con prohibición de acercamiento a Celeste V. hacia la víctima.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias