jueves 30 de junio de 2022
Cielo claro 14ºc | Posadas

Contexto de drogas, violencia y alcohol

Fue agredida por la pareja de su hija y lo apuñaló

El hecho ocurrió el último domingo en Puerto Iguazú. Ernesto (30) está internado pero estaría fuera de peligro. La agresora dijo que su hija vivía un infierno con él

martes 21 de junio de 2022 | 8:36hs.
Fue agredida por la pareja de su hija y lo apuñaló
El herido está internado en el hospital de Puerto Iguazú.
El herido está internado en el hospital de Puerto Iguazú.

Un hombre resultó gravemente herido por un arma blanca luego de ser atacado por su suegra en un confuso episodio ocurrido en Puerto Iguazú.

La agresora, que estuvo detenida por algunas horas, confesó el hecho y expresó que lo hizo porque está cansada de que su hija de 18 años sufriera violencia de género. La pareja convivía desde hace unos 10 meses.

La familia del herido, en tanto, denunció que está libre porque no hay “celda para mujeres” y exige que encierren a la mujer por el delito de intento de homicidio.

Según pudo reconstruir este medio en base a las declaraciones de los familiares de la víctima, identificada como Ernesto G. (30), el hombre permanece internado en el Hospital Marta Schwartz desde el domingo por la noche. Estaría fuera de peligro.

Vanesa Rojas (37), en tanto, expresó en diálogo con El Territorio que se trató de una situación que “se veía venir” y repitió que lo haría otra vez con tal de proteger a su hija. “Ya la veía destruida”, se defendió.  

 “Él es un chico de 30 años, mi hija tenía 17 cuando se fueron a vivir juntos. Cuando fue a vivir con él pesaba 75 kilos y hoy está pesando 42 por efectos de la droga que le hacía consumir con él”, afirmó.

 En este sentido, expresó que la joven le admitió que él la arrastró al consumo de cocaína y que desde que se fue de su casa la adolescente la visitaba cada vez menos y era constantemente controlada por el herido.

 “La maltrataba todo el tiempo por el teléfono, si mi hija venía una o dos horas a tomar mate conmigo él estaba todo el tiempo torturándome por mensajes. Eran todo el tiempo los maltratos así, pero siempre me callé”, expresó.

 Y amplió: “Todo el tiempo era así, maltratos y maltratos. Mi hija venía y cada vez la veía peor. Tenía un cabello largo hasta la cintura y le hizo cortar y venderlo, estaba sin ropa”. Confió que tiene audios y mensajes que prueban esto.

 Aclaró que, según su hija, hasta el domingo esas agresiones nunca habían sido físicas y que en varias oportunidades hablaron con la familia de su yerno para “hacer que se separen”, conscientes todos de que no era una relación sana.

 Vanesa está hace cuatro años viviendo en Puerto Iguazú y es madre de tres hijos, una de ellas menor de edad y el mayor de 20 años. Es enfermera pero en Cataratas está al frente de un comercio.

 También tiene un merendero que le da comida a más de 80 chicos, dijo.

 El domingo

 Sobre el domingo, desarrolló que su hija fue a comer en horas de la tarde y se quedó cerca de dos horas hasta las 18, cuando le pidió a una hermana suya que le acerque a su casa. “En su casa no comían, sólo consumían”, se indignó.

 Según su relato, su hija la llamó después de las 19, cuando ella estaba cerrando su local, y entre lágrimas le pidió que la vaya a ver, que la necesitaba. También tenía varias llamadas perdidas de la dueña del alquiler.

 Entonces agarró el cuchillo, se subió a su moto y fue. “Cuando llegué - siguió - la casa estaba en total destrozo. No le dejó una ropa, le rompió hasta la última ropa que tenía. Destrozó todo. Mi hija me abrazó y me pidió ayuda, me dijo que ya no quería seguir así”. 

 El agresor no estaba en ese momento, por lo que le dijo a la joven que junte todo lo que podía para que puedan irse del lugar. Fue entonces cuando llegó el concubino -a su criterio- bajo los efectos de las drogas y el alcohol.

 En la puerta se armó una discusión, amplió, porque ella no quería que entrara hasta que su hija juntó todas las cosas y él insistía en pasar. “Yo no iba a actuar si él no actuaba violentamente conmigo”, consignó la entrevistada.

 “En un momento me da un empujón, yo me vuelvo a poner en la puerta y ahí sí me agarra a la fuerza y me tira para un costado. Cuando fue a agarrarle a mi hija fue cuando yo saqué el cuchillo y actué”, puntualizó sobre el momento.

 Debido a que tenía a la adrenalina propia de la situación no recuerda detalles, solamente que se dio cuenta de que había herido al hombre cuando éste dijo “me hincaste”. Entre los gritos de su hija y la desesperación del herido, que gritaba e incluso quiso alcanzarla, ambas se fueron del lugar.

 “Directamente fui a la comisaría con el cuchillo, ensangrentada como estaba. No corrí, no tengo por qué. Yo sé que me defendí y defendí a mi hija. Lo volvería a hacer si encuentro otra vez así a uno de mis hijos”, afirmó.

 Expresó que su hija ahora descansa, que buscarán cuidarla y ayudarla sin juzgarla.

 Qué dijo la familia de él

 Fueron los familiares de Ernesto  quienes lo encontraron en un charco de sangre en la calle Jangadero, en barrio Rivera del Paraná. Según detallaron, momentos antes de la agresión el hombre de 30 años habría estado en la casa de sus padres y discutió con su progenitor, por lo que se fue corriendo hacia su vivienda ubicada a pocas cuadras.

  “Mi hermano me contó que ingresó a la casa y detrás de la puerta estaba su suegra Vanesa. Ella se acercó para abrazarlo y él dijo que sintió algo caliente y salió a la calle, bañado en sangre se desvaneció en la vereda”, contó Gabriela Galeano. 

 La familia tomó conocimiento del hecho mediante un hombre que luego de llamar a la ambulancia, se comunicó con la madre. Los familiares corrieron al lugar para prestar socorro.

 “Llegamos y el padre lo levantó, se quedó con toda la ropa llena de sangre, y él vino con Ernesto en la ambulancia, en la guardia le dijeron que estaba estable y le suturaron”, contó María Ocampo, madre del herido.

 “Sentía mucho dolor, esta mañana cuando entró a la guardia una cirujana, lo revisó y dijo que tenía que ir al quirófano para revisar los daños y entró a cirugía” , amplió la mujer.

 Asimismo, desde la Policía de Misiones indicaron que se están llevando adelante las investigaciones del caso para determinar qué fue lo que sucedió. Tanto la pareja del herido como su madre -la agresora- realizaron sendas denuncias.

 La joven por violencia de género y la madre de la joven indicó que fue en defensa propia. Vanesa expresó que le notificaron que Ernesto está fuera de peligro y que las lesiones causadas no afectaron ningún órgano.

 La madre de la víctima también realizó la denuncia correspondiente. Por el hecho interviene el Juzgado de Instrucción tres de Puerto  Iguazú. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias