martes 24 de mayo de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

Tercera jornada del juicio que se lleva a cabo en Eldorado por el caso Patricia Mereles

Piden perpetua a acusado de matar a su madrastra

La parte acusatoria sostuvo la figura de femicidio para Yonathan Da Silva (30). En tanto, la defensa solicitó que sea condenado a 14 años de prisión por homicidio simple

jueves 12 de mayo de 2022 | 4:44hs.
Piden perpetua a acusado de matar a su madrastra
Aranda (derecha) sostuvo que no existió violencia de género y que su cliente no tuvo intención de matar. Foto: Matías Bordón
Aranda (derecha) sostuvo que no existió violencia de género y que su cliente no tuvo intención de matar. Foto: Matías Bordón

Luego de las siete testimoniales que se escucharon a lo largo de las dos primeras jornadas de debate, sumadas a la incorporación por lectura del aporte de un sobrino de la víctima que no pudo ser ubicado en el juicio, ayer se conocieron los alegatos del fiscal del Tribunal Penal Uno de Eldorado y del abogado particular de Yonathan Ariel “Yony” Da Silva, el hombre de 30 años que desde el lunes es juzgado por el asesinato de su madrastra, Patricia Mereles (32), quien murió de un disparo en la cabeza el 6 de agosto de 2020 en una vivienda del barrio Las Leñas de Puerto Iguazú. 

El primero en exponer su visión del hecho que se ventila en debate oral fue el fiscal Federico Rodríguez, quien pidió que el acusado sea condenado a la pena de prisión perpetua por femicidio con dolo directo en concurso real y portación de arma de fuego en concurso real.

Para sostener esa calificación, el representante de la parte acusatoria expuso que el accionar de Da Silva fue totalmente desmesurado por los motivos que alegó durante la etapa de instrucción del expediente. 

Afirmó que en ningún momento de la investigación se comprobó la supuesta infidelidad de Mereles hacia el padre del encartado y que esta supuesta situación lo tenía cansado. 

Rodríguez también puntualizó en la cuestión de que Da Silva dijo que sacó las balas del arma. Y señaló  que a pesar de que el acusado dijo que guardó los proyectiles en la guantera de su Chevrolet Onix blanco, luego en la requisa al interior del coche, no se hallaron esas balas.

El fiscal Rodríguez que el accionar del imputado fue totalmente desmesurado.

A su vez, aseguró que el hecho de haber apuntado a tan corta distancia a su madrastra indica que hubo una intención de matar. 

Otro de los aspectos que se tuvieron en cuenta a la hora de complicar la situación procesal del detenido fue que tras el hecho intentó fugarse con su vehículo a la localidad de Puerto Libertad.

A esto se suma que la figura de femicidio se da porque el imputado actuó sin ningún tipo de remordimiento por la vida de la mujer y que por situaciones tan insignificantes como el rumor de una supuesta infidelidad él haya accionado de esa manera. Y añadió que una de las características de esa figura es el accionar desmesurado. 

Por otro lado, al referirse al dolo directo, Rodríguez sostuvo que si bien Da Silva habría sacado esas dos balas de la recámara, el revólver quedó cargado igualmente con otras cuatro balas, lo que implica a su criterio un 66% de posibilidades de que se ejecute el disparo.

“Si fuese menos el porcentaje, sí quizás se pudo haber pensado en la posibilidad de un disparo accidental”, refirió el fiscal. 

Homicidio simple

Por su parte, José Aranda, abogado del imputado, consideró que su cliente debe ser juzgado bajo el delito de homicidio simple con dolo eventual por el uso de arma de fuego y se opuso a la figura de femicidio ya que a su criterio el desencadenante de la cuestión habría sido una discusión entre la víctima y la pareja de Da Silva.

Agregó que esto último no implica necesariamente una situación de violencia de género y que no hubo intención de matar.

Para explicar este último punto el letrado argumentó que su cliente evitó ese día tener contacto con su padrastro y que por ello le había pedido a su padre que lo fuera a ver al local de electrónica en donde trabajaba el encartado.

Pero como su progenitor no pudo ir no le quedó otra opción que ir él hasta la casa de su familiar. Justamente esta cuestión fue refutada por la fiscalía ya que si el acusado no tenía intenciones de matar a Mereles por qué bajó con el arma, a lo cual Aranda respondió que lo hizo para que el revólver no quede tirado en el auto ya que al ir a buscar un barbijo y abrir la guantera el arma cayó por lo que decidió ponerla en su cintura.

Por todo esto Aranda pidió 14 años de cárcel para su defendido. 

Tras los alegatos y las réplicas el tribunal, conformado por los jueces Teresa Ramos -titular-, Atilio León y Oscar Fava como subrogante, se pasó a un cuarto intermedio para el próximo jueves 19 de mayo cuando se conocerá el veredicto por este caso. 

“Cuando él entró, estaba seguro que estaba sacando la vida a una mamá”

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias