domingo 14 de agosto de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

Entrevista a la viuda de Juan Chemes y madre del principal sospechoso en la pesquisa

"Tiene que pagar mi hijo y todos los cómplices de asesinar a mi marido"

Gloria Sanabria quedó atravesada por un crimen familiar horrendo. Perdió de la peor manera a su compañero por 48 años y las sospechas recaen sobre uno de sus hijos.

domingo 24 de abril de 2022 | 2:30hs.
"Tiene que pagar mi hijo y todos los cómplices de asesinar a mi marido"
Julio Alberto de Jesús C. (32) fue detenido el día del hecho y permanece tras las rejas imputado por homicidio agravado. //Foto: Daniel Villamea.
Julio Alberto de Jesús C. (32) fue detenido el día del hecho y permanece tras las rejas imputado por homicidio agravado. //Foto: Daniel Villamea.

El último miércoles Gloria Sanabria cumplió 65 años y pasó rodeada de sus afectos más cercanos, aunque no hubo festejo ni regalos. Fue un cumpleaños triste, correlato de un hecho criminal aberrante que enlutó y sacudió de la peor manera a su familia.

Juan Ángel Chemes (73), el esposo de Sanabria, fue asesinado el 18 de marzo cuando se dirigía a su trabajo en el Jardín de los Pájaros de Oberá. Desde un primer momento las principales sospechas se enfocaron en Julio Alberto de Jesús C. (32), uno de los hijos de la víctima, quien ese mismo día fue apresado y luego quedó imputado por homicidio agravado.

Pero la investigación continúa y están bajo sospecha un menor de 17 años, una hermana y la concubina del hasta ahora único detenido, según precisó un vocero con acceso al expediente que se tramita ante el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.

En ese contexto, al dolor de perder a quien fue su compañero durante 48 años y con el cual tuvieron 15 hijos, la señora Sanabria también afronta la angustia que implica tener a un hijo preso y acusado de matar a su propio padre, nada más y nada menos.

Y como si eso fuera poco, una de sus hijas también está siendo investigada por su presunta participación en el hecho. Un tremendo drama familiar. Un golpe devastador para una madre.

"Lo que le hicieron a mi marido no tiene perdón de Dios. Era un hombre trabajador, honesto y siempre quiso lo mejor para la familia. Nunca voy a entender por qué le hicieron eso", comentó abatida.

Amenazas previas y otros indicios apuntaron a uno de sus hijos como el principal acusado, sospecha a la que Sanabria adhiere.

"Tiene que pagar mi hijo y todos los cómplices de asesinar a mi marido. Para mí es un dolor terrible, pero tienen que pagar por lo que hicieron", subrayó.

"La relación era mala"

Juan Ángel Chemes residió toda su vida en la chacra donde crió a sus 15 hijos, en el barrio Londín de Oberá, zona que fue urbanizándose en las últimas décadas.

Allí criaba animales de corral y de lunes a viernes se levantaba a las 3 de la madrugada para darles de comer. Luego tomaba su mate, desayunaba y caminaba dos kilómetros para tomar el colectivo que lo dejaba en el centro de Oberá para dirigirse a su trabajo en el Jardín de los Pájaros, donde cumplía tareas como empleado municipal.

Así fue como la madrugada del pasado 18 de marzo, alrededor de las 5.15, salió de su casa y a los pocos metros fue sorprendido por el o los asesinos. Se presume fue abordado por la espalda y luego fue arrastrado unos 50 metros hacia una zona de malezas, donde horas más tarde hallaron su cadáver casi degollado.

"Tuvieron que ser por lo menos tres personas para poder con él", especuló desde un primer momento su hermano Julio Chemes.

Ocurre que la víctima, más allá de su edad, era un hombre activo y fuerte, acostumbrado tareas físicas ya que durante 30 años trabajó en un frigorífico.

Además, cuando iba a trabajar acostumbraba a llevar un cuchillo que usaba para cortar fruta y carne que les daba a los animales del Jardín de los Pájaros.

En este contexto, cobra relevancia la participación de más personas, ya sea en el hecho en sí como en la planificación del mismo.

Tampoco es menor el dato que el principal sospechoso residía en la misma chacra que su padre y estaba al tanto de sus movimientos.

"La relación era mala porque mi marido le recriminaba su forma de vida y el trato a los hijos. Hacía cinco meses que mi hijo ni siquiera hablaba con el papá", mencionó Sanabria.
Reconoció que su hijo consumía alcohol y otras sustancias, lo que podría haber incidido en su accionar.

Peligro latente

El sospechoso está en pareja con una mujer oriunda de Buenos Aires y en los últimos años alternaron residencia entre aquella provincia y Misiones, a la cual regresaron hace dos años.

"Se fueron, volvieron y nos pidieron para vivir otra vez en la chacra. Mi marido no quería, justamente por la mala relación que había antes, pero al final por los nietos dijimos que sí. Nunca imaginé que todo podría terminar así", reflexionó la viuda.

En diciembre del año pasado arribó a Oberá el hermano de la concubina del principal sospechoso, un adolescente de 17 años que en primer momento también fue demorado. Si bien luego recuperó la libertad, el mismo sigue supeditado a la causa y tiene la obligación de permanecer en Oberá.

Para la familia Chemes, en tanto, la concubina del hasta ahora único detenido habría tenido incidencia en el trágico desenlace, al punto que existe una denuncia previa por amenazas de muerte. Lo mismo que una hija de la víctima, quien reside en la misma chacra.

Ambas mujeres siguen viviendo en la misma propiedad, por lo que Sanabria decidió abandonar su casa y se mudó con otra hija.

En este punto, Ángela Chemes expresó la preocupación de la familia por el estado de su sobrino de 3 años que sería víctima de maltratos y golpes por parte de su madre, quien consumiría drogas.

"En realidad, mi sobrinito le decía mamá a la abuela porque mi hermana nunca lo quiso ni lo cuidó. Siempre lo maltrató y mi papá trataba de protegerlo. Él se quería hacer cargo de su nietito, pero lo terminaron matando", lamentó.

El último miércoles la joven se presentó ante el Juzgado de Familia de Oberá para informar sobre el riesgo que correría su sobrino, ante lo cual le manifestaron que enviarán un asistente social para corroborar la situación. "Ya perdimos a mi papá, no queremos perder a mi sobrinito", alertó preocupada.

La familia se constituyó en querellante particular

Según la autopsia, Juan Ángel Chemes falleció a consecuencia de una herida cortante profunda a la altura del cuello, lo que derivó en un shock hipovolémico, es decir una grave hemorragia. También presentaba golpes y excoriaciones en diferentes partes del cuerpo, lo que marca el ensañamiento del o los agresores.

Más allá de los problemas previos con su hijo, no se descara que el móvil haya sido el robo ya que al momento del hecho la víctima llevaba alrededor de 70 mil pesos en efectivo.
Parte del dinero estaba destinada para un préstamo a un amigo y el resto era para pagar una cuenta.

La plata estaba guardada en el interior del bolso que todos los días llevaba al trabajo. Hasta el momento las pesquisas y rastrillajes no lograron dar con el bolso ni el dinero.
Al respecto, entre los indicios que señalaron al menor ya liberado se destaca que la misma mañana del hecho se dirigió al centro y compró un par de zapatillas de 12 mil pesos.

Con relación al detenido, en primera instancia contó con el patrocinio del defensor oficial Matías Olivera y se abstuvo de declarar. Luego acudió a los servicios de un abogado particular, aunque por el momento sigue optando por guardar silencio.

Asimismo, mediante la intervención de un letrado la familia se constituyó como querellante particular para tener mayor participación en el proceso.

De esta forma, recién la semana pasada tuvieron acceso directo al expediente caratulado como homicidio agravado.

Entre otras medidas de prueba, la querella solicitará el peritaje de los teléfonos celulares del hijo de la víctima y del menor implicado, como también de la concubina y hermana del primero, ya que están sospechadas de tener algún tipo de responsabilidad en el hecho.

En diálogo con este diario, no descartaron que se trate de un crimen premeditado con la participación de varias personas, según ciertos indicios que desde el minuto cero fueron aportados por la misma familia.

La concubina del detenido está embarazada y es madre de tres menores de entre 9 y 4 años.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias