viernes 19 de agosto de 2022
Cielo claro 9.7ºc | Posadas

Caso Pimentel: ofrecen $1 millón de recompensa por información que conduzca al hallazgo de Maximiliano

Lo confirmó Antonio Pimentel, padre del joven desaparecido hace 11 días. "Necesito encontrar a mi hijo", dijo y aclaró: "Es dinero de la familia que ponemos a disposición por si alguien sabe algo y quiere decirnos".

sábado 23 de abril de 2022 | 20:59hs.
Caso Pimentel: ofrecen $1 millón de recompensa por información que conduzca al hallazgo de Maximiliano
Esta semana la familia marchó para pedir respuestas a las autoridades, que continúan investigando. //Foto: Fabián Acosta.
Esta semana la familia marchó para pedir respuestas a las autoridades, que continúan investigando. //Foto: Fabián Acosta.

Una gruesa capa de misterio cubre la desaparición de Maximiliano Pimentel (24) en la localidad fronteriza de Bernardo de Irigoyen. Pasaron 11 días desde que salió de su casa para transportar un lote de vinos argentinos hacia Brasil, lo que hacía habitualmente como muchos en la localidad, pero nunca más regresó.

En medio de la búsqueda fue asesinado a balazos su primo, Diego Pimentel (33), en manos de Adilson Zang (33), quien para la familia es el principal sospechoso de la desaparición del primero en razón de que era el patrón y quien lo contrató para el trabajo; incluso -dijeron- aquella noche salieron juntos. Zang, por su parte, sobre ese hecho puntual mantiene la corartada de silencio después de haber tenido que declarar como testigo sospechoso.

En medio de la angustia de no saber qué más hacer porque a nivel judicial y policial los esfuerzos investigativos no se tradujeron en resultados concretos, la familia Pimentel decidió ofrecer 1 millón de pesos de recomensa para quienes aporten datos certeros que orienten la investigación y conduzcan al hallazgo de Maximiliano.

Si bien en el pueblo y fuera de éste, por el contexto de la desaparición -que es el contrabando de vinos- muchos creen que lo ejecutaron, sus familiares suponen lo contrario y encontrarlo con vida es la prioridad. Por eso el esfuerzo económico de pagar por datos.

"La recompensa es de un millón, necesito encontrar a mi hijo", confirmó Antonio Pimentel, papá de Maximiliano y tío de Diego, acribillado por Zang la noche del Viernes Santo cuando fue hasta su casa en busca de respuestas, un crimen que quedó registrado en las cámaras de seguridad de la propiedad.

"Cualquier información que conduzca a determinar su paradero, donde está o si le hicieron algo, pero que tenga certezas, vamos a pagar", puntualizó Antonio acotando que "es dinero de la familia que ponemos a disposición por si alguien sabe algo y quiere decirnos".

Última vez y la angustia

Según reconstruyeron los investigadores policiales en base a testimonios, Maximiliano fue visto por última vez el martes 12 de abril a las 20.30, cuando cargaba vinos antes de irse a Brasil. Su familia sostiene que estaba con Zang, quien lo contrató, aunque en ese punto se pierde el rastro y no existen certezas si llegó a cruzar al vecino país.

Adriana Pinw, esposa de joven y con quien tiene dos hijos pequeños, tras la marcha pacífica que hicieron esta semana charló con El Territorio y aclaró que el objetivo "es exigir respuestas a nuestras autoridades, porque son muchos días y encima tuvimos que lamentar el asesinato de su primo Diego en plena búsqueda".

"Es muy triste todo lo que estamos viviendo, necesitamos que se refuercen más las tareas investigativas y de búsquedas. Mis dos hijos preguntan por su padre y no sabemos qué decirles, así que encarecidamente pedimos a nuestras autoridades que redoblen esfuerzos para poder encontrarlo", amplió.

La búsqueda de Maximiliano se mimetiza con el pedido de justicia para su primo Diego y en ese punto la mamá del último, Teresa Pimentel, añadió: "Estamos pidiendo también justicia por mi hijo que perdió la vida por ir a conversar con el patrón de Maxi, lo asesinó por querer saber qué pasó con su primo".

"Diego no estaba ligado a la venta de vinos ni nada de eso, era un colono trabajador, mi único hijo que tenía una familia, un hijo de 6 y otro de 4 años. Hoy lloran por la ausencia de su padre, es por eso que pedimos encarecidamente que se haga justicia, más allá de que el responsable de la muerte de mi hijo siga preso", concluyó.

Desaparición, pedido de explicación y muerte

Las fuentes investigativas entienden que la desaparición de Maximiliano tiene directa relación con el contrabando de vinos argentinos hacia Brasil.

Entre otros detalles, en medio de la búsqueda, su familia declaró ante las autoridades que la última vez que el joven dio señales de vida habría estado acompañado de su supuesto patrón -Adilson Zang- cruzando dicho producto de manera ilegal hacia el vecino país. Pero jamás regresó, contrario a su empleador que continuó su vida sin sobresaltos.

Es por eso que, al no saber nada de Maximiliano y observar que Adilson continuaba con tranquilidad en el pueblo, Diego (primo de Maxi) y su tío Antonio (papá de Maxi) decidieron buscar respuestas en la casa de quien creen, con mucha certeza, sabe qué pasó con el joven: si está vivo o muerto.

Lo enfrentaron en el barrio Obrero y lo que comenzó con un pedido de respuestas terminó con una balacera: Diego recibió diez impactos a corta distancia y murió sentado en el habitáculo de su camioneta, Antonio corrió de la escena en un descuido del asesino y puso a salvo su vida, en tanto que Adilson se entregó a la Policía pero afirmó desde ese instante que mató en defensa propia.

Zang ratificó su coartada

Inclusive en la instancia indagatoria por homicidio ante la titular del Juzgado Civil, Comercial y de Familia de San Pedro, Mariangel Koziarski (por subrogación), Zang ratificó que se defendió tras amenazas de muerte contra él y su familia. Además, agregó que teme por su vida, aún detenido.

"Te voy a matar a vos y a tu familia y después voy a prender fuego tu casa", describió que le dijo Diego Pimentel, quien, como se ve en los videos llegó a golpearlo en la cabeza con el arma que tenía en su poder.

Amplió que buscó mantenerse tranquilo porque estaban sus familiares en la casa, pero que empezó con los disparos porque desde la camioneta de Pimentel -cuando éste estaba volviendo- le gritaron "matalo, matalo" y temió por su vida. Aclaró que la víctima también disparó y que en su muro quedaron incrustados cinco disparos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias