martes 19 de octubre de 2021
Cielo claro 13.2ºc | Posadas

Medio siglo de gloria

Se cumplen 50 años del debut de Guaraní en el Nacional de 1971, que marcó la llegada de los misioneros en Primera. Los protagonistas recordaron la hazaña de llegar y enfrentarse a Boca

sábado 09 de octubre de 2021 | 6:06hs.
Medio siglo de gloria
Patito Brítez, Toti Olivera y Jorge Brítez recordaron la hazaña de llegar al Nacional. Foto: Sixto Fariña
Patito Brítez, Toti Olivera y Jorge Brítez recordaron la hazaña de llegar al Nacional. Foto: Sixto Fariña

El 9 de octubre de 1971 marcó, sin dudas, un antes y un después para el fútbol misionero y posadeño. Aquel sábado, Guaraní recibió a Boca en el inicio del torneo Nacional y, por primera vez, un equipo de la Tierra Colorada jugó por los puntos mano a mano con uno de los grandes del fútbol argentino.

Hoy se cumple medio siglo de aquella tarde en la que los pibes de la Franja pusieron en apuros a uno de los máximos ganadores del fútbol nacional. A un Xeneize que tuvo que trabajar bastante para llevarse la victoria por 1-0 con un gol de Roberto Rogel.

Mientras Argentina sufría una de las tantas dictaduras que la aquejaron durante el siglo pasado, Guaraní encaró el Regional de 1971 con el claro objetivo de llegar al Nacional. El 6 de octubre logró ese ansiado anhelo y apenas tres días después recibió a Boca en Villa Sarita.

“Para Misiones fue todo un acontecimiento. Desde las 9 la cancha estaba llena. Fue una locura total”, recordó César Brítez, uno de las figuras de ese plantel franjeado.

Patito ya sabía lo que era recorrer las canchas de Primera División. Había jugado en Estudiantes y Boca, pero volvió a Misiones con la promesa de que ese Guaraní llegaría lejos.

En apenas cinco días, la Franja consiguió lo impensado. Goleó a Atlético Uruguay por 5-0 en Posadas y viajó a Rosario para medirse contra Coronel Aguirre. El 2-2 en tierras santafesinas le dio el pasaje al Nacional.

“Veníamos de jugar en Rosario. Fuimos y volvimos en colectivo para jugar contra Boca. Ellos eran todos profesionales y nosotros unos chicos. Yo tenía 20 años, mi hermano Jorge 21 y la mayoría éramos jóvenes de Posadas”, agregó Patito, quien al año siguiente pasó a Colón de Santa Fe.

Brítez luego desembarcó en Independiente, jugó con Bochini, vistió la camiseta de la selección argentina y estuvo muy cerca de jugar el Mundial en 1978, lo que marcaba el potencial que había en las canchas del fútbol misionero.

Oportunidad única
Santiago Duarte, Hugo Brauvano, Carlos Antonio Núñez, Sinforiano Giménez Díaz, Daniel Villalba, Pablo Olivera, Ramón Recalde, César Oscar Brítez, Corazón Bienvenido Lescano, Jorge Ramón Brítez y Ramón Noguera fueron los once elegidos por el entrenador Julián Noguera.

“Me acuerdo de todo. Veníamos de la concentración, que fue en San Ignacio, Julián Noguera había confirmado en el equipo. Yo estaba entre los once y pensaba que hacía dos años y medio estaba en Dos de Mayo. Estaba estudiando y de pronto, de un día para el otro, llegué a Guaraní”, contó Pablo ‘Toti’ Olivera.

El mediocampista recordó cómo fue su llegada a la Franja. “Me probé, Tito Cucchiaroni era el técnico y me quedé. Vivía en el club. Fue una experiencia maravillosa. A veces la varita mágica te toca. El tren pasa una vez dicen y yo me pude subir”, expresó emocionado.

En cuanto a lo que sucedió esa tarde, el ex mediocampista aseguró que “cuando llegamos al estadio había gente en los techos, en los árboles, colgados del alambrado”. “Eso es parte de esa hermosa historia que pudimos vivir”, agregó.

Durante el camino hacia el Nacional, Jorge Brítez fue uno de los goleadores de Guaraní. El posadeño explicó cuál fue una de las claves para él de ese logro.

“Nosotros veníamos jugando juntos desde la década del 60. Era el mismo equipo, la misma formación y muchos jóvenes. Todos éramos del club y vivíamos cerca”, aseguró.

Para el mayor de los hermanos Brítez, ese sentido de pertenencia hacia el barrio, hacia el club y a la camiseta fue clave. Hizo que los viajes constantes y el poco descanso fuesen, o al menos eso sentían, menores.

“Recuerdo el esfuerzo que hicimos. Éramos un poco irresponsables, porque en 10 días jugamos cuatro partidos. Hoy, a la distancia, pensamos que si hubiésemos estado en condiciones físicas, quizás le ganábamos”, se animó a decir.

“Lamentablemente Tito Cucchiaroni falleció unos meses antes (NdR: murió el 4 de julio de 1971). Él había preparado el equipo. Después vino (Julián) Noguera y con él debutamos en el Nacional”, rememoró.

“Según El Gráfico ese día hubo más gente afuera que adentro. Quizás no valoramos lo que estábamos viviendo, por la edad, porque teníamos que estar concentrados, pero hoy podemos festejar y conmemorar, sobre todo a los que ya no están”, se emocionó el ex delantero.

“El 71 fue una bisagra. Ahí comenzó la historia del fútbol grande para Misiones. Después llegaron otros, no solamente a los Nacionales, sino también a los Regionales”, cerró.

A 50 años del debut de Guaraní en la máxima categoría del fútbol argentino, el deporte misionero festeja el logro de un grupo de jóvenes que marcaron un antes y un después en la vida deportiva de la Tierra Colorada.

 

El partido que dio inicio al “Día del Futbolista Misionero” Boca revolucionó Misiones y homenajeó a Tito Cucchiaroni

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias