viernes 15 de octubre de 2021
Muy nuboso 18ºc | Posadas

El jefe de Gabinete de Alberto Fernández marca un nuevo ritmo a la gestión

Manzur se puso el gobierno al hombro y busca remontar resultado electoral

Llegó dispuesto a escuchar a los gobernadores. Con Herrera Ahuad tiene buena relación política. Dispuso apertura del puente y resolvió deudas con la provincia

domingo 26 de septiembre de 2021 | 6:04hs.
Manzur se puso el gobierno al hombro y busca remontar resultado electoral

El fin de semana pasado Juan Manzur aceptó la propuesta de hacerse cargo de la Jefatura de Gabinete de ministros de la Nación. Su llegada añade una mirada más federal al gobierno nacional, además de ser un peronista pragmático que pondera en sus apariciones la tarea que lleva a cabo el presidente de la Nación, Alberto Fernández, con quien comparte la idea de mantener un peronismo unido para avanzar con las soluciones. Por eso fue llamado y responde con hechos, pero siempre actuando por instrucciones del presidente, siendo además muy cercano a Cristina Kirchner.

El lunes asumió formalmente y el martes anunció una batería de medidas de flexibilización de actividades. El miércoles sentó a todo el gabinete de ministros para comunicar la estrategia para capear el temporal que se abatió sobre la Casa Rosada después de las elecciones primarias. El jueves se sacó la corbata, se puso las zapatillas y empezó a recorrer la provincia de Buenos Aires. El viernes impulsó un plan de construcción de viviendas y obras públicas para el país.

La primera semana del flamante jefe de Gabinete tucumano sirvió para mostrar su alto rendimiento político. Para manejar todos los controles de esa oficina de gobierno, llegó con un pequeño equipo de colaboradores que enseguida ocuparon lugares estratégicos del gobierno nacional.

Es uno de los primeros funcionarios en llegar a la Casa Rosada. Generalmente lo hace tipo 7 de la mañana, algo que llamó la atención de los trabajadores del lugar, acostumbrados a que los jefes lleguen después de las 10.

El miércoles organizó su primera reunión de gabinete a las 7.30 y advirtió a todos que le gusta la puntualidad y los buenos resultados. Les dijo que lo que sobran son problemas y les pidió que vengan con soluciones.

Corpulento pero ágil. De aspecto tranquilo pero hiperactivo. Desde su círculo íntimo dicen que tiene la capacidad de ir directo al grano y no le gusta andar con vueltas.

Dicen que llega con un plan bajo el brazo, que es escuchar a los gobernadores y a los intendentes. Y no sólo a los propios, sino a todos. “Quiero que sepan que mi teléfono está prendido las 24 horas para ustedes. Quiero ser el primero en saber cuándo hay algún problema con algún ministerio nacional. No duden en avisarme. Sé lo que es estar a 1.200 kilómetros de la Casa Rosada y que no te atiendan la llamada. Se terminó esa historia”, les dijo a todos los gobernadores.

Manzur tiene muchos objetivos. Pero para lograrlos primero tiene una prueba de fuego: revertir el resultado electoral adverso de las elecciones primarias.

El tucumano busca comunicar que llegó la etapa de la pospandemia en que lo peor de la tragedia quedó atrás. En la primera semana de gobierno estuvo enfocada en una batería de anuncios económicos, como la suba del salario mínimo,  la elevación del piso del Impuesto a las Ganancias y lo que se espera para la semana próxima con un posible relanzamiento de un ingreso familiar de emergencia (IFE) de 15.000 pesos y distintas ayudas sociales para los barrios populares del conurbano bonaerense. Por esta cuestión, los gobernadores ya le pidieron a Manzur que no se concentre sólo en el conurbano y que recuerde lo que sentía como gobernador del Norte cuando se piensa que los pobres sólo están en los cordones bonaerenses.

Todo está relacionado con todo

Quizás por su formación como médico y su especialidad en administración de sistemas sanitarios, entiende a la perfección la teoría de los sistemas. Así como el cuerpo humano está formado por varios sistemas, como el digestivo, el circulatorio, el muscular o el respiratorio, que son un todo, pero necesitan de la interrelación entre ellos de manera armónica para lograr el equilibrio de la salud. En la política pasa lo mismo.

Manzur aplica esa misma teoría de sistemas en casi todo lo que hace desde que se recibió de médico a los 22 años y desde que ingresó al mundo de la política en el convulsionado 2001 como secretario de Salud de La Matanza, convocado por el intendente de ese entonces, el fallecido Alberto Balestrini.

Este partido de la provincia de Buenos Aires, que por su población cercana a los 2 millones de habitantes podría ser una provincia más del país, fue el primer lugar donde Manzur empezó a aplicar sus conocimientos de sistemas en el campo de la salud pública. También fue el primer lugar que visitó cuando se puso las zapatillas para caminar el conurbano el jueves pasado. 

Desde ese momento comprendió que tanto en la salud como en la política todo está relacionado con todo. Así como para explicar una enfermedad es necesario escuchar al paciente, hacer estudios médicos, dar un diagnóstico y proponer un tratamiento.

En la administración pública a cargo de los que ganan las elecciones sucede lo mismo. Se debe escuchar a la gente, se deben tener las estadísticas y estudios que muestran cómo se encuentra esa sociedad y recién después se debe anunciar un plan de gobierno que satisfaga las demandas de todos.

Entre colegas se entienden mejor

La llegada de Manzur a la Jefatura de Gabinete ayudó a desempolvar algunos pedidos de Misiones que estaban guardados en los cajones de las oficinas que ocupaba hasta la semana pasada Santiago Cafiero. Rápido de reflejos, el gobernador misionero, Oscar Herrera Ahuad, viajó a Buenos Aires y le hizo una síntesis al tucumano de los reclamos de la tierra colorada.

En cuestión de horas se resolvieron dos pedidos que hace meses estaban encajonados: el acuerdo entre la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) de 2.000 millones de pesos que la Nación le debe al IPS y la apertura del puente Tancredo Neves que comunica las ciudades de Puerto Iguazú con Foz de Iguazú para el regreso del turismo internacional la provincia.

Entre colegas se entienden mejor. Eso parece que pasó entre Manzur y Herrera Ahuad, que además de compartir la formación como médicos, ambos conocen la realidad del Norte del país. Un Norte que está tan lejos de Buenos Aires que parece otro país, con otras necesidades y otros tiempos.

Por eso cuando se reencontraron el lunes pasado en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada para el acto formal de la jura, Herrera Ahuad estuvo en la primera fila. Luego del acto bastaron un par de palabras para que el tucumano ejecute lo que le pidió el misionero.  

Dicen que las personas que se conocen y se ayudan durante una tragedia o en algún momento difícil de la vida quedan guardadas en la memoria para siempre porque es un mecanismo de la mente humana para recordar lo que nos liga a la vida.

El actual jefe de Gabinete fue ministro de Salud de la Nación durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner en 2009, cuando un tornado arrasó con el paraje Cruce Santa Rosa, ubicado en San Pedro. En esa tragedia, hace doce años, murieron diez personas, hubo más de 200 heridos y todo un pueblo fue víctima del fenómeno meteorológico que quedó en el recuerdo de todos los misioneros.

A los dos días de la tragedia arribaron al lugar Cristina y su ministro Manzur. Por ese entonces, era gobernador Maurice Closs y Herrera Ahuad director del Hospital de San Pedro, donde fueron asistidas las víctimas. Así se conocieron Herrera Ahuad y Manzur. En medio del desastre de un tornado. Quizá por eso y a pesar de que en política lo que abunda no es el cariño, hay cierta relación de afecto y confianza que los une. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias