lunes 27 de septiembre de 2021
Cielo claro 27ºc | Posadas

Este año empezaron a probar su propia marca de yerba artesanal

Con mucho esfuerzo armaron su yerbatera y los visitan turistas

La familia Senovieski, de Apóstoles, logró integrar plantaciones , un pequeño molino y un minisecadero del tipo barbacuá. Fue clave el apoyo de técnicos y amigos

martes 03 de agosto de 2021 | 8:05hs.
Con mucho esfuerzo armaron su yerbatera y los visitan turistas
La familia apostoleña muestra con orgullo las instalaciones que lograron con mucho trabajo y ayuda de amigos. Fotos Natalia Guerrero
La familia apostoleña muestra con orgullo las instalaciones que lograron con mucho trabajo y ayuda de amigos. Fotos Natalia Guerrero

La familia Senovieski, de Apóstoles, tiene en su chacra familiar todo el circuito productivo de la yerba mate en unos pocos metros. Tienen unas 15 hectáreas de yerba mate, un pequeño (micro) molino para triturar la yerba mate canchada, y desde el año pasado cuentan con un minisecadero del tipo barbacuá. Además de la síntesis productiva, también sobresalen por hacer funcionar su industria con el trabajo de entre tres y cuatro personas. María Glinka de Senovieski, su esposo Roberto Senovieski y su hijo Walter son los integrantes de la familia emprendedora. A ellos se les suma un operario que hace de urú (trabajador que revuelve la yerba) en el secado de la canchada. Este año y a modo experimental sacaron su propio producto elaborado artesanal que llamaron Amanecer Campero.
La particular historia del emprendimiento familiar hizo también que este año recibieran muchas visitas turistas de variadas provincias.

En diálogo con El Territorio la familia resaltó el apoyo de técnicos, amigos y vecinos que le están permitiendo seguir viviendo de sus plantaciones.
“Armamos esto porque teníamos ganas de hacer algo más, de salir un poco adelante. Mi marido siempre tuvo yerba, hace unos 13 años habíamos incorporado un molinito, pero después él enfermó (quedó en silla de ruedas) y dejamos todo”, recordó María explicando los momentos difíciles que pasaron.
Luego, la intervención del ingeniero Luis Bárbaro, del Inta Cerro Azul, los motivó a buscar ayuda para poder hacer rentable su pequeña producción de yerba mate.

“El ingeniero nos habló para ver si podíamos hacer un pequeño secadero para aprovechar la yerba que teníamos. Algo muy pequeño que pudiéramos manejar nosotros y por eso se pensó en un minisecadero del tipo barbacuá que no hay en nuestra zona”, comentó María.
Tras la idea comenzaron a buscar presupuestos para el cilindro (que revuelve la yerba) y lograron una compra muy provechosa.

“En Cerro Azul, nos vendieron o prácticamente nos regalaron el cilindro. Fue una gran alegría porque con eso ya teníamos casi todo. Después fue colocarlo y armarlo para hacerlo funcionar acá”, relató María.
Su hijo Walter mostró que el secadero funciona con la ayuda del tractor de la familia. Con la potencia de la máquina se hace girar el cilindro del secadero.

“Según nos explicó el ingeniero, el secreto para el buen secado barbacuá es mantener una buena temperatura para que seque bien la canchada. Después de eso, la guardamos en un galpón que tenemos en otra parte, no pudimos hacer mucho, pero ya vimos que sale bien”, comentó María.
Explicó, en tanto, que están en tratativas para conseguir las estampillas del Inym a fin de poder comercializar sin problemas su yerba mate.

“Averiguamos un poco y vamos a tratar de conseguir. Si es posible vamos a ir a Posadas para ver qué nos piden porque nuestra producción es chica y no necesitamos mucho”, comentó.
Finalmente mostró que su yerba mate elaborada, la envasan en unos paquetes de papel madera y le pusieron como marca de fantasía Amanecer Campero. “La idea nuestra es envasar sólo lo nuestro, tenemos sólo 15 hectáreas y con eso queremos mejorar. Ahora la gente que le invitamos la yerba nos dijo que les gustó, así que esperamos seguir mejorando”, comentó María.

En las últimas semanas la familia recibió visitantes de Mar del Plata, Buenos Aires y Neuquén, que además de consultarlos sobre el proceso para hacer yerba mate festejan su creatividad y empeño para salir adelante.
“La gente pregunta de todo, hay gente de Buenos Aires que hasta me invitó a visitarlos, estamos muy contentos con las visitas”, concluyó María.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias