miércoles 23 de junio de 2021
Lluvia ligera 21.7ºc | Posadas

Sinéad o’connor

Se retira de la música con un disco

La talentosa y polémica cantautora irlandesa contó en sus redes que ya no hará giras. Luego de 40 años de carrera su despedida será con ‘No veteran dies alone’, su undécimo álbum de estudio . “Estoy envejeciendo y estoy cansada”, dijo la mujer que rompió estereotipos

lunes 07 de junio de 2021 | 6:00hs.
Se retira de la  música con un disco

Sinéad O’Connor (54) anunció su retiro definitivo de la música.

La cantante irlandesa que ganó fama internacional en los 90, anunció que se retirará definitivamente de la música cuando en enero de 2022 lance ‘No veteran dies alone’, (algo así como ‘Ningún veterano muere solo’) su nuevo disco de estudio.

“Esto es para anunciar mi retiro de las giras y el trabajo en la industria musical. Estoy envejeciendo y estoy cansada”, escribió la artista en su cuenta personal de Twitter.

O’Connor expresó que su carrera “fue un viaje de 40 años” por lo que destacó que “es hora de poner los pies en la tierra y cumplir los sueños”.

El hilo escrito en la mañana de ayer para anunciar su retiro culminó con un irónico pedido de disculpas a mánagers y empresarios por su decisión, al sentenciar que el haber escrito su libro biográfico le hizo saber que era su “propia jefa” y que “no necesitaba pedir permiso a los hombres” para elegir el momento de dar a conocer esta noticia.

Talentosa y controvertida

La talentosa artista nacida en Dublin el 8 de diciembre de 1966, tuvo una impactante aparición en la escena musical mundial a nivel masivo en 1990 cuando alcanzó el éxito con la balada ‘Nothing compares 2 U’, escrita por Prince.

Sin embargo, la ascendente carrera de la estrella irlandesa tuvo un duro revés cuando en octubre de 1992 rompió una foto del entonces papa Juan Pablo II en medio de una actuación en el legendario programa televisivo neoyorkino ‘Saturday Night Live’, tras cantar ‘War’, de Bob Marley, para denunciar los abusos sexuales contra menores en la Iglesia.

A partir de esto, a la artista se le empezaron a cerrar puertas en la industria, con cancelaciones de shows, vetos para actuar en diferentes lugares y una fuerte campaña que la estigmatizó por largo tiempo.

Años después O’Connor reconoció padecer de trastorno bipolar y preocupó a sus fans en más de una oportunidad, sobre todo en los últimos tiempos, con publicaciones en redes sociales en donde alertaba sobre su salud mental deteriorada.

Particularmente, en 2017 causó conmoción un video en donde se la veía encerrada en una habitación, en medio de un llanto, afirmando que tenía pensamientos suicidas.

Además de su labor en lo que será su último disco, según ella misma aseguró, la cantante fue noticia en los últimos años también por su conversión al Islam en 2018 y por unas declaraciones recientes en donde reiteró una vieja denuncia contra Prince por un intento de abuso en los tiempos en los que trabajaban juntos en el hit que los unió.

Una infancia tormentosa

En entrevistas a medios internacionales, Sinéad fue confiando de a poco detalles de su vida, especialmente de su infancia y adolescencia, signadas por la separación de sus padres y los abusos que sufrió de parte de su propia madre. 

La separación de sus padres, cuando apenas tenía 8 años, marco un antes y después en la vida de Sinéad. Para cuando cumplió 15 años había sido detenida por pequeños robos en tiendas y pasó 18 meses en un reformatorio.

Nacida en Glenageary, condado de Dublín, enfrentó abuso físico, sexual y emocional por parte de su propia madre.

“Era una cámara de torturas. Era una persona que disfrutaba y sonreía lastimándote”, reveló en una entrevista en el programa de ‘Dr. Phil’, en septiembre de 2017.

“Mi recuerdo más lejano es el de ella diciéndome que no debí nacer. Ella no me quería, no quería niñas, quería que fuera un niño. Me trataba como a un chico, me cortó el cabello. Cada vez que me golpeaba, que era a diario, me hacía quitarme la ropa y acostarme desnuda en el suelo, con mis brazos y piernas abiertas. Atacaba mi abdomen, quería reventar mi útero y destruir mi sistema reproductor. Quería que dejara de ser mujer”.

Expresó en su relato que los  abusos eran una constante en los primeros años de su vida y no sólo por parte de Marie, su madre sino por hombres desconocidos. “Fui violada en varias ocasiones por extraños en Irlanda cuando era niña”.

Fue entonces cuando Sinéad tomó la decisión de raparse, una marca en su imagen. “No quería ser bonita. Era peligroso ser bonita porque podría ser violada o molestada en todas partes a donde iba. No quería ser violada y pensaba que eso me mantendría a salvo”.

O’Connor explicó que debió escapar de la casa materna para parar los abusos y sobrevivir.  Aprovechó que su madre estuvo hospitalizada tres meses y escapó de su casa.

Tras pasar una temporada con su padre y otra en un reformatorio, Sinéad eventualmente volvió con Mary y dado que ya no era una niña pequeña, entre los 14 y 16 años repararon su relación.

O’Connor alivió como pudo el dolor que le causó su madre, pero años después, cuando Mary dijo no recordar haberla maltratado, Sinéad le dejó de hablar por meses. “Lo siguiente que supe fue que ella había muerto en un accidente automovilístico”, relató la artista que explicó también en una entrevista, que ella tenía 19 años cuando sucedió el trágico accidente. Y la muerte de su madre se convirtió en un nuevo golpe cuando parecía que su vida se ordenaba.

También en 2017, la cantante publicó un corto audiovisual donde hablaba de su estado de salud mental. O’Connor reconoció que  ha padecido estrés postraumático y depresión, y que los profesionales que la asistieron la ayudaron a seguir. “Estoy viva gracias a mi psiquiatra debido a que estoy completamente sola en el mundo”, relataba por esos años.

La guitarra, un salvavidas

Durante una de sus últimas  estadías en el hogar para chicas rebeldes ocurrió otro momento clave en su vida.

Una de las monjas en el reformatorio se percató del talento de Sinéad y le dio una guitarra. O’Connor empezó a desarrollar sus aptitudes musicales y se dirigió a Londres, donde firmó un contrato con Ensign Records cuando sólo tenía 17 años.

Pero pronto Sinéad dejó ver que en ella seguía latente la chica que escondía su dolor detrás de su rebeldía.

Cuando se lanzó su primer disco ‘The Lion and the Cobra’ (1987) se opuso a la idea de los ejecutivos de verla con el cabello largo y minifaldas. La joven se aferró a llevar la cabeza rapada.

Su segundo disco, ‘I Do Not Want What I Haven’t Got’ (1990) la llevó a la fama mundial gracias al cover de Nothing Compares 2U y el videoclip que pasaba todo el día la cadena de televisión MTV Music.

Y apenas un año después, la artista hizo evidente que la suya no sería una carrera convencional. Pese a estar nominada a cuatro Grammys se ausentó de la ceremonia por considerar que “honraba gente que había logrado el éxito material en lugar de aquellos que habían dicho la verdad o hecho algo para inspirar”.

En los años siguientes no volvió a lograr el éxito ni la exposición que tuvo con su segundo disco, pero sí siguió interpretando escándalos y polémicas. Sin embargo, en su extensa carrera sacó diez álbumes que van del pop, rock a la experimentación con el reggae y otros ritmos. Y ahora prepara su undécimo trabajo de estudio con el que se despedirá de la música, al menos así lo asegura ahora.

En varias ocasiones fue salvada de intentos de suicidio y también, más de una vez hizo publicaciones preocupantes sobre su salud en las redes sociales.

Su enfrentamiento con la Iglesia católica la llevó a ordenarse como mujer sacerdote o sacerdotiza por parte de un movimiento  católico independiente. Años más tarde se convirtió al islam.

Sinéad se casó cuatro veces y tiene cuatro hijos. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias