martes 28 de septiembre de 2021
Nubes 20ºc | Posadas

A bordo de un Mustang, Guillermo Ordás hizo un recorrido épico

Memorias de más de 7.000 km por la costa de Estados Unidos

domingo 23 de mayo de 2021 | 6:00hs.
Memorias de más de 7.000 km	por la costa de Estados Unidos

Casi diez años pasaron de un viaje que quedó grabado en la memoria de Guillermo Ordás, donde tuvo la oportunidad de conocer las ciudades más emblemáticas de la costa oeste de Estados Unidos. Más de 7000 kilómetros fue lo que recorrió en vehículo, visitando playas, montañas, desiertos, valles y grandes ciudades.

Hizo una primera parada en la capital mundial del entretenimiento, Los Ángeles, donde visitar Hollywood es una linda experiencia, pero más lo son los estudios de cine y televisión, Disney y Universal por ejemplo, que además tienen parques de diversiones incluidos. A medida que avanzaba en su camino, Ordás se encontró con algo nuevo para ver y disfrutar en los 25 días que se tomó para realizar su travesía que, además, la realizó en vehículo.

“En base al viaje programado, buscamos pasajes aéreos que nos dejen directamente en una gran ciudad de la Costa Oeste de Estados Unidos, para luego comenzar el recorrido en auto. Entre ellas, se encuentran Los Angeles, San Francisco, San Diego y también Las Vegas. De estas alternativas, optamos por el pasaje más económico desde Buenos Aires, que en ese momento era Los Angeles. Con respecto a los destinos, nos propusimos un recorrido que fuese posible en la cantidad de días del viaje, en auto y que involucrase Parques Nacionales, Estatales y de entretenimiento (como los parques de diversiones tipo Disney), las ciudades más emblemáticas de la costa y otros puntos que deseábamos conocer”, recordó Ordás, que luego de su regreso creó un e-book alojado en www.westusatrip.com, donde se puede seguir recorriendo gratuitamente cada rincón del viaje.

Un recorrido que dejó huellas

Ordás escribió un libro que es una guía interesante para cualquier viajero y, claramente, para aquellos que deseen conocer esta parte del mundo.

“¿Por qué Estados Unidos? era la pregunta que la mayoría me hacía. Mi respuesta era siempre la misma: es económico, tiene lugares que queremos conocer y es seguro. Como observarán se daba lo que yo considero son los pilares para decidir un viaje de mayor envergadura a uno considerado, regional”, dice Guillermo en su libro, en el que describe el paso a paso del recorrido: desde la elección del destino hasta unos tips básicos de dónde parar a comer.

El viaje se realizó en el año 2012 pero los parques nacionales y las zonas visitadas, tienen plena vigencia al día de la fecha. “Para poner un ejemplo, el Gran Cañón del Colorado, un lugar extraordinario en donde llegamos a apreciar el atardecer y amanecer en días totalmente despejados, tiene más de 6 millones de años”, dice el viajero, recordando que destinos como ese no cambian de un día para otro ni con el paso de tan pocos años.

Para recorrer cuatro estados de EE.UU., Ordás planificó el viaje con antelación: “La idea básicamente era trasladarse o muy temprano, o entrada la tarde, para hacer noche en la ciudad próxima al parque que deseábamos visitar, y al otro día, con todos los bolsos encima, dirigirnos al destino previsto. Esta planificación se volvió más descontracturada en Las Vegas, San Francisco y Los Ángeles, donde pasamos tres y cinco noches respectivamente en cada una de ellas”.

Moverse en un país nuevo

Todo este recorrido fue posible gracias al vehículo. “Lo bueno de EE.UU. es que fascina la disponibilidad de tipos y categorías de autos que tienen. Obvio, todo hay que pagarlo. El alquiler  del auto en EE.UU. de por sí es económico, pero  se incrementarán los precios por lo impuestos y por los seguros que se elija.  A nosotros nos ofrecieron el Ford Mustang modelo noviembre 2011(sólo 4 meses de uso)”.

Con toda la planificación y un vehículo alquilado en esos más de 7.000 kilómetros de viaje, pasaron por todos climas que pueden existir, pero una de las imágenes más repetidas del viaje son las zonas desérticas.

Ordás dijo a El Territorio que hay algunos destinos que ningún viajero debe perderse al visitar esta zona, como por ejemplo las ciudades de San Francisco (California), Las Vegas (Nevada), el Gran Cañón del Colorado (Arizona), Monument Valley (Utah), los Antelope Canyon (Page, Arizona), Yosemite (California) y Death Valley (California).

“A lo largo de todo el recorrido, uno va identificando diferentes culturas dentro de un mismo país, como lo que puede sucedernos entre un porteño y un salteño, o un misionero y un mendocino, sólo para poner algunos ejemplos.

Incluso en países tan grandes como nuestra Argentina y Estados Unidos, la diversidad es mucho más amplia.

De todas formas, yo percibí que en forma generalizada, el estadounidense promedio, puede tranquilamente vivir a pocos kilómetros de una zona increíble, como en Argentina podrían ser las Cataratas del Iguazú, y no conocerlas.

De hecho, en uno de los parques, llamado Bryce Canyon Park, en el estado de Utah, en un día frío, de lluvia y sin gente, nos cruzamos con una pareja de adultos jóvenes que estaban visitando por primera vez el lugar, y al preguntarles de donde eran, nos comentaron que de pocos kilómetros de la zona”.

El primer destino donde llegó Guillermo fue Los Ángeles y, cruzando al estado de Nevada por la Ruta 66, llegó a Las Vegas, una ciudad de fantasía, colores y diversión, en donde se pueden apreciar la Estatua de la Libertad, la Torre Eiffel, los canales de Venecia, ingresar a una pirámide de Egipto, ver tiburones blancos, y visitar el parque de diversiones más alto del mundo a 350 metros de altura en el Stratosphere.

Del desierto, se dirigió por la famosa ruta 1, acompañado por la inmensidad del Océano Pacífico, para llegar adonde se encuentran las empresas de tecnología que cambiaron nuestras vidas: Facebook, Apple, Google, por ejemplo. Pero además, está la universidad de Stanford, la cual se puede visitar gratuitamente, la isla de Alcatraz y, para terminar, uno de los puentes más hermosos del mundo, que une Sausalito con la ciudad de San Francisco: el Golden Gate.

Síntesis de lo más necesario
Dónde comer: las cadenas de comidas rápidas son las más económicas pero para los que sufren de colesterol, sobrepeso, diabetes, presión o algún problema cardíaco; no son las más indicadas. En ese caso, buscaría cadenas “green” (comida saludable/vegetariana), o restaurantes donde uno pueda comer comida no frita. En última instancia, alquilar un apart hotel o departamento (para esto último recomiendo la página www.airbnb.com) y aprovechar la cocina para hacer la comida.

Dónde parar: por relación precio-calidad, me quedo con la cadena de “Choice Hotels” (www.choicehotels.com): Comfort Inn. Depende la ciudad, podrán alojarse en apart hoteles, hostels y lo que se estila actualmente si uno se quedará por lo menos 4 o 5 días en una ciudad, alquilar un departamento o casa.

Dónde comprar: outlets (suele haber en las grandes ciudades, pero no subestimen a los pueblos más pequeños donde pueden encontrarse con grandes cadenas).

Dónde alquilar auto: AVIS, me resultó excelente como empresa y en su relación precio-calidad-atención.

Dónde cargar nafta: en el lugar donde vean más económico el galón. Las calidades del producto, si alquilamos un vehículo, será lo que menos nos interese.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias