viernes 05 de marzo de 2021
Muy nuboso 22ºc | Posadas

Se especializó en musicoterapia

La música, una caricia al corazón de los pacientes

Carlos Jurasek toca el saxo todos los miércoles en el Samic. “No busco el aplauso, lo que quiero es que la gente esté mejor”, dijo

viernes 15 de enero de 2021 | 6:05hs.
La música, una caricia al corazón de los pacientes
El enfermero Carlos Jurasek todos los miércoles acompaña a quienes están en el Samic de Eldorado. El fin, que “estén mejor”. Foto: Matías Bordón
El enfermero Carlos Jurasek todos los miércoles acompaña a quienes están en el Samic de Eldorado. El fin, que “estén mejor”. Foto: Matías Bordón

Una experiencia única se está llevando adelante en el Hospital Samic de Eldorado mediante la intervención de la música para mejorar las condiciones de salud física y psíquica de los pacientes.

Carlos Jurasek (60), licenciado en enfermería de la Unam y músico, presentó un proyecto al director del hospital, Rodrigo Durán, que busca a través de la música, tratar de aliviar a los pacientes que están internados. “Mi amor por la música podría decir que empezó antes de que naciera ya que mi madre me hacía escuchar música cuando aún estaba en su vientre’’, contó Jurasek en diálogo con El Territorio.

Y continuó: “Ya de niño estudié música, formé parte de varias bandas y tocaba en oficios religiosos. Siempre me interesó la capacidad que tiene la música para aliviar el estado psíquico y físico de las personas. Ya de grande comencé a estudiar enfermería en la Unam y vi la oportunidad de juntar las dos cosas”.

Tal es así que Carlos se puso a investigar más acerca de los beneficios de la musicoterapia y sobre cómo refuerza el sistema inmunológico. “Incluso mi tesis para recibirme lleva de título ‘La aplicación de la musicoterapia dentro de la intervención de enfermería para aliviar el sufrimiento psíquico’”, agregó.

Con anterioridad y en varias oportunidades, Carlos intentó implementar la musicoterapia dentro del hospital pero recién en este año se dieron las condiciones.

“Yo lo había planteado pero, como sucede siempre, las cosas nuevas, que rompen paradigmas, suelen tener un poco de resistencia. Sin embargo, yo insistía con la idea y se la planteé al director del hospital, Rodrigo Durán, que me dio el visto bueno, me autorizó y entonces comenzamos”.

Las sesiones musicales se llevan adelante los miércoles en dos sectores del nosocomio: el área de oncología y un espacio ubicado en el primer piso donde la música resuena en gran parte del edificio.

“Toco el saxo, de chico aprendí a tocar el clarinete y después terminé tocando el saxo. Llevo las pistas musicales, pongo un equipo de propalación y acompaño con el saxo al que no le pongo amplificador sino que sale el sonido sólo del instrumento”, expresó el enfermero y músico.

“Lo que toco suele ser música clásica, sacra, o también algunos temas más populares como El cóndor pasa o de la película Titanic que se llama Más cerca, oh Dios de ti. En cada sector suelo ejecutar el saxo entre 20 minutos y media hora”, sostuvo sobre su repertorio.

En todo momento, Jurasek rescata que lo que busca es mejorar las condiciones en las cuales los pacientes se encuentran internados. “Hay que tener en cuenta siempre al paciente. En general nadie está en un hospital porque quiera o le guste, sino porque tiene alguna enfermedad que lo obliga a ello. Eso produce tensiones, desequilibrios, ansiedad y preocupación en los pacientes internados. Y está demostrado que la música ayuda a mitigar o superar algunos de esos problemas, eso es en lo que me especialicé, investigué y es lo que trato de hacer con este trabajo”, destacó.

“No busco el aplauso como músico, lo que quiero es que la gente esté mejor, que lo que hago sea ganancia para la gente. Nosotros como enfermeros, y como la salud en general, tenemos la obligación de atender a los pacientes como corresponde, intentar levantarles el ánimo, contenerlos dentro de lo posible en un lugar que para ellos es extraño como el hospital, y a eso apunta lo que hago”, reconoció.

Desde que comenzó con la tarea las respuestas de los pacientes fue muy buena e incluso se puede observar cuando Carlos toca dentro del Samic quienes están esperando algún turno en consultorios externos, o sus propios compañeros de trabajo, se detienen a deleitarse con su música.

“Cuando les pregunto a los pacientes si les parece bien lo que estoy haciendo las respuestas son siempre positivas. Algunos se emocionan mucho, otros te dicen que les dio alegría, o ganas de llorar, pero a nadie le pasa inadvertido. Y, como te decía al principio, está demostrado que la música refuerza el sistema inmunológico. Para mí este era mi sueño, por lo que poder cumplirlo es una inmensa alegría”. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias