miércoles 20 de enero de 2021
Nubes dispersas 31ºc | Posadas

Se fue Carlín

Un actor que logró conquistar las pantallas y el corazón del público

sábado 12 de diciembre de 2020 | 3:16hs.
Se fue Carlín

El querido y popular actor Carlos Andrés Calvo murió ayer a los 67 años. Fue su gran amigo Javier Faroni, con un conmovedor mensaje en Twitter, quien comunicó la triste noticia. 

“Fuiste todo lo importante en mi vida. Me enseñaste de chico a ser quien soy. Nunca pensé que este momento llegaría pero fui feliz teniéndote a mi lado, amigo. ¡Te amo con todo mi alma! Descansa en paz, Caaaarlloossss”, escribió el productor, acompañando su posteo con una serie de fotos juntos, tomadas a lo largo de toda una vida compartida.

Poco después la Clínica de Cuidados Paliativos Baires, en la cual se encontraba internado, emitió un comunicado aportando mayores precisiones. 

Allí se precisa que Carlín falleció a las dos de la madrugada, a causa de un paro cardiorrespiratorio. Había ingresado a ese centro el 26 de octubre con “un diagnóstico de secuelas severas” por un accidente cerebrovascular. En rigor, enfrentó un ACV en dos ocasiones: la primera fue en 1999 y la segunda, 11 años después. A partir de entonces su salud siempre estuvo delicada.

Una vida actuando 
Calvo, Carlín para todos, nació el 21 de febrero de 1953 y creció en la localidad bonaerense de San Antonio de Padua. En esas calles fue construyendo una personalidad tan fuerte como seductora, mezcla de barrio y astucia. En cuarto grado en la escuela preparaban la obra La Cenicienta, y cuando hubo que elegir al príncipe las maestras no dudaron en quién era el indicado. 

Pero Carlín no solo se hacía notar en los actos, también en la vida escolar. Simpático pero indomable, lo expulsaron de siete colegios secundarios. A los 17 decidió incursionar en el escenario. Sin embargo, algunos papeles mínimos en programas de Canal 7 y 9 le hicieron descubrir que el mundo del espectáculo era lo suyo. 

Comenzó a estudiar en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático y tomó clases con reconocidos maestros. 

En 1974 formó parte del elenco de La lección de Anatomía. Fue la primera de las muchas obras teatrales en las que participó desde las consideradas “serias” como Equus, Fray Mocho, Al fin y al cabo es mi vida y otras más populares como Días de fiesta y Extraña pareja. En cine trabajó en ¿Qué es el otoño?, Los hijos de López y Ritmo, amor y primavera. Pero sin dudas su personaje más audaz fue en Adiós, Roberto. 

En televisión la gran oportunidad le llegó con el Cholo Minelli, su inolvidable personaje en El Rafa. Pero si la oportunidad se la brindó el Cholo, la gloria la alcanzó en 1990 cuando junto a Pablo Rago interpretó a Carlín Cantoni en Amigos son los amigos, por Telefe. El programa llegó a medir 50 puntos de rating e inmortalizó frases como “Vos fumá”; “Es una lucha”; “Qué hacés, péndex” o “el macho del pirulín”.

Una vida llena de amores
En paralelo su vida amorosa era parecida a su vida actoral: exitosa y variada. Simpático, mezcla de chanta y caballero, con una pinta innata, la seducción más que un arte era su condición. Todavía se recuerda el romance que tuvo con Luisina Brando y el noviazgo trajo escándalo porque ella le llevaba diez años. Otros amores conocidos y admitidos los mantuvo con Marisa Mondino y Patricia Etchegoyen. Con Julieta Ratto llegó a anunciar su casamiento y con Carolina Gerding convivió en una casona de San Isidro. Además se lo vinculó con Lara Zimmerman, Cecilia De Bucourt, Adriana Salgueiro y Julieta Ortega.

En 1998 se enamoró de Carina Galucci, una psicóloga y actriz con la que comenzó una relación estable. Parecía que se retiraba a disfrutar de una vida más tranquila pero una serie de hechos transformarían su vida soñada en casi una pesadilla. 

En enero del año siguiente, Carlín conducía por la autopista del Buen Ayre, junto a su mujer embarazada, en un momento perdió el control del auto y chocó contra un guardarrail. El impacto le provocó un sangrado en el cerebro que le trajo constantes cefaleas y lo obligó a controles médicos periódicos.

Al poco tiempo, grabando la miniserie Drácula por América sufrió un ACV, estuvo once días internado y perdió parte de la movilidad de su cuerpo. Para rehabilitarse viajó a Cuba. El nacimiento de Facundo, su primogénito, fue el mayor aliciente para no rendirse.

En el 2006 nació Abril, su segunda hija. Regresó al teatro y volvió a la televisión en El Hacker y Costumbres argentinas y filmó la película Comodines con Adrián Suar.

Pero en 2010, luego de casi una década juntos, se separó de su mujer. Meses después un nuevo golpazo de la vida lo dejaría contra las cuerdas. Se preparaba para estrenar la obra Taxi en Mar del Plata pero unos instantes antes de salir a escena sufrió un nuevo ACV. Si el primero fue terrible, el segundo fue peor porque afectó su parte cognitiva. 

Para recuperarse se instaló en un departamento en el barrio de Belgrano con la asistencia de tres enfermeras las 24 horas. Su ex mujer y sus hijos lo acompañaban y visitaban todos los días. 

Rodeado del incondicional apoyo de sus amigos, del afecto de su ex mujer pero sobre todo del amor de sus hijos Facundo y Abril, los días del actor que convocaba multitudes transcurrieron sin darse por vencido. Jamás abandonó sus tratamientos y cada vez que salía de su casa se encontraba con el cariño sincero y el apoyo de la gente que le gritaba “vamos, Carlín” o alguno de sus latiguillos. 

Ayer, las redes sociales se colmaron de saludos y despedidas. Amigos, cercanos, famosos y sus hijos, todos a través de Instagram dejaron un tierno mensaje en honor a la memoria del querido Carlos. 

Después de pelearla mucho y durante mucho tiempo finalmente el gran Carlín se despidió. Perteneció a ese grupo selecto de artistas amados por su público. Porque actores hay muchos pero los que logran quedar en el corazón de la gente son pocos y Carlos Andrés Calvo fue uno de ellos.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias