lunes 29 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 25.7ºc | Posadas

Todas las improntas se corresponden a una sola persona

El caso Medina, las pisadas en la escena y la pericia que será clave

La Justicia aguarda el resultado del cotejo entre las huellas recolectadas y las muestras plantares de los dos detenidos y el hijo de la víctima. Ese resultado sería definitorio

domingo 06 de diciembre de 2020 | 6:00hs.
El caso Medina, las pisadas en la escena y la pericia que será clave
Clemencio Medina fue asesinado dentro de su casa en el barrio Ñu Porá de Garupá el sábado pasado. Foto: Natalia Guerrero
Clemencio Medina fue asesinado dentro de su casa en el barrio Ñu Porá de Garupá el sábado pasado. Foto: Natalia Guerrero

A una semana del asesinato de don Clemencio Medina (80) en el barrio Ñu Porá de Garupá, la investigación se concentra en develar a quién corresponden las pisadas halladas en la escena del crimen, pericia que se erige como la clave para esclarecer gran parte del caso.

Tal como publicó El Territorio apenas ocurrido el hecho, en la escena del crimen los investigadores se encontraron con varias huellas de un pie descalzo que pisó la sangre de la víctima y luego dio varios pasos más dentro del lugar, aunque para reconstruir con mayor exactitud lo sucedido dentro de la casa de Medina las autoridades ordenaron el viernes a la noche la realización de un nuevo peritaje.

La medida fue dispuesta por el magistrado Juan Manuel Monte, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Posadas, y consistió en una nueva recorrida por la vivienda con reactivos de luminol para detectar más vestigios de sangre que puedan orientar la investigación.

De acuerdo a lo consignado por las fuentes consultadas, el procedimiento permitió encontrar otras pisadas con sangre que sin el reactivo de luminol iba a ser imposible advertirlas y con esto los investigadores pudieron seguir el rastro de los movimientos realizados por el homicida en el lugar.

Según reconstruyeron, la persona que estuvo en la escena del crimen primero pisó el charco de sangre que rodeaba a la víctima en el suelo, en tanto que luego caminó en dirección hacia la habitación de Medina y finalmente avanzó hasta la despensa conectada a la vivienda.

Los rastros se pierden justo debajo de una ventana que da a la calle Félix de Azara y allí los investigadores estiman que la persona se colocó un calzado que pudo haber sido alguna de las alpargatas que Medina vendía o de alguna otra forma se protegió el pie para no seguir dejando marcas.

Para los pesquisas, el recorrido evidenciado por las huellas demuestra que si la persona actuante tenía intenciones de robo podía haberlo hecho, dado que estuvo en la habitación donde Medina guardaba 48.000 pesos en un mueble sin mucha seguridad pero en ningún momento lo tomó.

En esa línea, además, un investigador consultado especuló: “¿quién entra a robar descalzo?”. Desde un comienzo la hipótesis de un robo era de la menor fuerza, teniendo en cuenta que en la vivienda ni siquiera había espacios comunes o muebles revueltos, mientras que el ingreso al lugar tampoco había sido forzado. Es decir, Medina estaba junto a su homicida o al menos le abrió la puerta.

Dos datos clave
Al margen de estos resultados, las pericias realizadas hasta el momento permitieron establecer otros dos datos de importancia trascendental para la investigación. Uno de ellos refiere a que todas las huellas se corresponden a una misma persona y el otro es que esas pisadas se produjeron sobre “sangre fresca”.

El primer dato permitiría comprobar que en el lugar hubo una sola persona y el segundo podría inferir que el dueño de esa pisada estaba en el momento exacto en que se produjo el crimen. Estas dos revelaciones serían clave para, una vez que se identifique al implicado, ubicarlo en tiempo y lugar del hecho.

Los peritos que el viernes regresaron a la escena del crimen verificaron con luminol completamente toda la propiedad, incluido el camino hacia la casa del hijo de la víctima (ubicada en el mismo predio), dentro de ella y también en el vehículo del hombre. El resultado de la pericia en todos esos lugares fue negativo, según indicaron.

Las fuentes señalaron que hasta el momento no hay presunción de ningún tipo sobre el hijo de Medina, pero por lo pronto y a fin de no descartar ninguna hipótesis, también se le tomaron muestras plantares.

Tanto las suyas como la de los dos sospechosos detenidos -una empleada que trabajaba para la víctima y su concubino- están siendo materia de un exhaustivo análisis por parte de los especialistas de la Dirección Criminalística de la Policía de Misiones.

El trabajo consiste en cotejar las pisadas con las muestras plantares recolectadas. El resultado de esta pericia apuntalaría prácticamente todo el caso, dado que una huella plantar es tan única como un registro dactilar y allí radica el valor prácticamente irrefutable que alcanzaría la prueba obtenida.

El caso
El crimen fue descubierto el sábado 28 de noviembre a la mañana, cerca de las 6, cuando el hijo de la víctima fue hasta la casa de su padre dentro del misma propiedad para compartir unos mates y lo encontró sin vida sobre un gran charco de sangre.

El examen de autopsia practicado esa misma tarde estableció que el anciano padeció reiterados golpes con un objeto contundente que le provocaron fractura de cráneo y de zona maxilar.

Por las características de las marcas, se estima que el elemento utilizado para llevar adelante el crimen pudo haberse tratado de un hierro macizo, aunque hasta el momento no se incautó ningún objeto compatible.

Medina residía en una vivienda ubicada exactamente en la esquina de las calles Ceibo y Félix de Azara del barrio Ñu Porá, donde además tenía una despensa que atendía hace aproximadamente 20 años.

Las dos personas que por el momento están detenidas se tratan de una empleada que trabajaba para Medina y su concubino. La aprehensión de ellos se debió a una serie de contradicciones que la mujer habría tenido al momento de dar su testimonio ante la Policía, en tanto que sobre su pareja hay algunos testigos que apuntaron que ya había tenido inconvenientes con Medina porque le robaba mercaderías.

Ambos fueron llevados a declarar ante la Justicia el miércoles, donde optaron por guardar silencio y aunque fueron imputados provisoriamente, su situación depende del resultado de la pericia sobre las huellas plantares.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias