jueves 03 de diciembre de 2020
Muy nuboso 27ºc | Posadas

Pinceladas de historia

El origen de la economía agrícola misionera

domingo 22 de noviembre de 2020 | 5:00hs.

La actividad económica de Misiones se centra, desde sus orígenes, sobre el sector agrario. Por ello es que está íntimamente ligada a los proyectos económicos del Estado Nacional en sus épocas de formación. El proyecto modernizador encarado a fines del siglo XIX, durante la Generación del Ochenta perfiló al país hacia un modelo agroexportador donde los beneficios de la llanura pampeana se concentraron en Buenos Aires y en países extranjeros, especialmente Gran Bretaña. Así, el centro de articulación entre la producción local y el mercado internacional se centralizó en el litoral pampeano, hacia donde se ordenaron los ferrocarriles, caminos, desde el puerto de Buenos Aires, que fue modernizado y adaptado a su nuevo rol de puente de un comercio exterior cientos de veces más activo que en sus épocas previas.

Misiones se constituía hacia el inicio de este proyecto como una jurisdicción con predominio de condiciones de desarrollo atrasado, como el resto de las provincias del NEA. Su ciclo colonizador pionero coincide parcialmente con el proceso agrícola pampeano que derivó en la “Revolución de las pampas”, donde esa región se constituyó en el centro productor de alimentos más importante del mundo. El país estaba empeñado en esos tiempos del Ochenta en poblar los territorios indígenas, alentar la vida agrícola, proporcionar la infraestructura necesaria. Misiones, como Territorio Nacional a partir de 1881 ingresó marginalmente en ese proyecto económico nacional.

No obstante se observan notorias diferencias entre el modelo pampeano y el modelo misionero. Para el primero se requirió poblar una región arrebatada al indio sobre la base de la creación y trazado de colonias. En Misiones el proceso fue inverso por cuanto se inició con el poblamiento espontáneo y las colonias oficiales se organizaron allí donde la población ya estaba radicada. Aún hoy, en esos espacios se desarrolla una actividad primaria integrada por un sector agrario donde el colono convive con modernas y prósperas agroindustrias. Desde los inicios de la colonización predominan en Misiones pequeñas explotaciones agrícolas familiares especializadas en cultivos como la yerba mate, el té, el tabaco.

Creado el Territorio Nacional, a su primer gobernador Rudecindo Roca, hermano del ejecutor del proyecto del Ochenta, Julio Argentino Roca, le tocó lidiar con las tierras privatizadas por el gobierno correntino antes de que el Estado Nacional convirtiera a Misiones en Territorio Nacional. Por ello su primer esfuerzo colonizador se dio a lo largo de las sierras centrales, espacios que no habían sido vendidos. La devolución en la década de 1890 de más de 220.000 hectáreas alentó ese proceso colonizador. Pero hasta entonces no habían participado en este proceso inmigrantes europeos, que ya en decenas de miles arribaban al territorio nacional, pero no aún a Misiones. Los primeros en arribar a la región central de Misiones fueron inmigrantes espontáneos que provenían en su mayoría de Río Grande do Sul y Paraguay. Accedieron a través de los ríos y picadas innovando en las tradicionales costumbres extractivas que prevalecían en esos lares, como la yerba nativa y las maderas, a partir de la introducción de la agricultura por rozado de la selva y sembrando maíz, porotos y tabaco. Estos pioneros incluían grupos de familias alemanas y polacas, pero provenientes del Brasil. Con el objeto de canalizar y oficializar este proceso inmigratorio, el gobierno de Misiones dispuso la creación de colonias agrícolas que se sumaron a las ya fundadas de Candelaria y Santa Ana. Se sumaron a éstas Apóstoles, Azara, San José, Concepción, Cerro Corá. En 1903 ya eran doce y totalizaban más de 10.000 habitantes. Esas colonias estaban divididas en lotes de 100 hectáreas y chacras de 25. La mayoría de los colonos cultivaba 7u 8 de ellas y dejaba el resto para pastoreo o extracción de madera. La chacra, en muchos casos, también era granja, donde se cultivaban hortalizas, frutales y se criaban cerdos y gallinas.

Los primeros inmigrantes europeos vinieron de la región de Galitzia, Ucrania. Los primeros 69 inmigrantes que formaban 14 familias ucranianas y polacas fueron contactados por el gobernador Lanusse, interesado en colonizar con inmigrantes europeos el Territorio. Estas familias, se sumaron a las colonias Apóstoles y Azara. A partir de allí, con esas colonias en pleno desarrollo, comenzaron a llegar europeos con sus carros desarmados, imágenes religiosas, instrumentos agrícolas y musicales, trajes típicos.

Esta política de colonización brindó una característica de explotación familiar a la producción misionera, donde el trabajo agrícola requiere de las labores de todo el grupo y el uso de mano de obra externo está reservado para ocasiones en que el trabajo familiar no da abasto, por ejemplo en tiempos de cosechas.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias