martes 27 de octubre de 2020
Cielo claro 27ºc | Posadas

Una condena por abuso a la nieta de Ovando puso en escena otra hipótesis

viernes 16 de octubre de 2020 | 5:00hs.
Una condena por abuso a la nieta de Ovando puso en escena otra hipótesis

El juicio contra María Ovando, Marcos Iván Laurindo (23) y Lucas Sebastián Ferreira (23) por abusos sexuales cometidos contra una nieta y una hija de la mujer -señalada por encubrirlos- tuvo ayer su punto más álgido y podría revelar una grave irregularidad y un nuevo escándalo judicial.

Como se informó en la edición anterior, en la declaración del martes, la denunciante del hecho, Euvarta Godoy Villa, reconoció que mientras tenía a las niñas bajo su cuidado, un familiar suyo intentó abusar de las menores. Esta revelación solidificó el reclamo de la defensa de Ovando, que señalaba que nunca se habían investigado hipótesis alternativas ni otros sospechosos, por lo que solicitó un informe sobre esa causa.

La novedad de ayer fue que no sólo había una presentación policial hecha, sino que ese hecho en realidad ya había llegado también a juicio y terminó con la condena de uno de sus yernos por abuso sexual simple. Se supo, también, que la denuncia se hizo el 16 de mayo del 2015, apenas días posteriores a la denuncia hecha contra los tres imputados -4 de mayo-.

Sin embargo, los dos hechos nunca fueron relacionados por la Justicia y se investigaron de forma separada. Esto pese a que los actores judiciales -juez, fiscal, tribunal y fiscal de juicio- son los mismos. 

Según consignaron ayer las defensas, Godoy Villa realizó la denuncia porque sorprendió a la pareja de una de sus hijas abusando a la nieta de Ovando. No obstante, en esa investigación no se realizó una Cámara Gesell ni un examen médico, debido a que los profesionales que intervinieron sugirieron no exponer a la menor, que había sido examinada días anteriores por el otro caso que ahora se está juzgando.

Lo que aseguran desde la defensa de Ovando es que un examen médico y una declaración en Gesell en ese momento podrían haber determinado si el abusador, identificado como Digno Monges Armoa, había atacado antes a las niñas. Añaden que la situación en la que se sorprendió al abusador podría ser mucho más grave que un abuso sexual simple, como fue condenado. 

Incluso, señalan que la niña abusada le dijo a Euvarta  que su abusador le iba a dar 100 pesos, algo que declaró luego en la Cámara Gesell en el caso contra los tres implicados, que se realizó el 27 de mayo, sin mencionar entonces el hecho de Digno Armoa. Creen que “la niña trasladó esa situación” al otro expediente.

Pero, más allá de la situación de Ovando, hay dos jóvenes que llevan cinco años detenidos, Laurindo y Ferreira, quienes ayer exhibieron carteles criticando la investigación y solicitando “basta de causas armadas”. Desde un principio su abogado defensor, Rodrigo Torres Muruat, solicitó la nulidad del proceso por entender que la fiscalía no determinó en su acusación cuestiones elementales de cómo y cuándo ocurrieron los hechos, ni tampoco se avanzó sobre hipótesis alternativas u otros sospechosos.

Esa situación terminó con el apartamiento en el primer juicio -que empezó el 21 de septiembre y luego se suspendió-  del entonces presidente del tribunal, Atilio León, quien coincidió y puso su situación  a consideración de sus pares, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos, en razón de que podría considerarse que estaba adelantando su opinión sobre lo juzgado.

“Entiendo que los problemas siguen, subsisten, y que si no es ahora, después va a ocasionar la nulidad de todo esto que se está haciendo, de eso estoy convencido. También hablé de la falta de imparcialidad que tiene el Tribunal al haber resuelto en reiteradas oportunidades desfavorablemente las libertades de mis defendidos, sin explicar por qué la señora Ovando no tenía el mismo trato”, dijo Torres Muruat el martes a este diario.

“Este proceso no pasa ningún tipo de revisión fuera de la provincia”, coincidió al respecto ayer José Luis Fuentes, que defiende a Ovando junto a Roxana Rivas y Eduardo Paredes.

Nueva Gesell
Pero eso no fue el único punto de relevancia de la víspera. Si bien estaban previstos los alegatos, todo se demoró debido a que el tribunal aceptó que una de las víctimas declarara nuevamente en Cámara Gesell. Esto se hizo a pesar de la negativa de las defensas y luego de que el Cuerpo Médico Forense determinara que la joven -que tiene retraso madurativo- estaba en condiciones de hacerlo.

La audiencia se realizó en horas del mediodía con un perito de parte. El contenido de las declaraciones de la niña es privado, como el juicio, debido a los delitos que aquí se están juzgando.

De esta manera, la jornada de alegatos se postergó para la semana que viene y podría realizarse el próximo miércoles. Más allá de eso, en la jornada de hoy habrá una conferencia de prensa en la plaza 9 de Julio de Posadas en donde la defensa de Ovando expondrá sus consideraciones sobre el proceso.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias