Michael dejó trece fallecidos en EE.UU.

Sábado 13 de octubre de 2018
Las autoridades informaron ayer que trece personas murieron por el paso de Michael, el huracán más poderoso que haya tocado tierra en el suelo continental de Estados Unidos en más de 50 años.
Aunque quedó convertido en tormenta tropical desde poco después de llegar a la costa el miércoles, el meteoro seguía causando daños la mañana de ayer: barría el suroeste del país con lluvias fuertes y provocando inundaciones repentinas en zonas tan lejanas como Virginia.
Vientos fuertes, árboles derribados, calles anegadas y múltiples rescates de conductores atrapados en autos inundados se repitieron en Virginia y en la vecina Carolina del Norte.
Aunque los pronósticos contemplaban que Michael seguiría perdiendo fuerza gradualmente, podría comenzar un nuevo capítulo una vez que regrese al mar y comience a cruzar el Atlántico, donde podría volverse tormenta extratropical.
El miércoles, Linda Marquardt estaba con su esposo en su casa de playa en Florida cuando el ojo del huracán Michael pasó justo por su pueblo. Cuando el agua de mar cubrió el primer nivel de la vivienda, la pareja huyó escaleras arriba.
Ahora esa casa está llena de lodo y dondequiera que miren en su comunidad de esa franja del noroeste de Florida, hay una devastación total.
Los barcos de pesca quedaron tirados como juguetes, muchas construcciones se quedaron sin tejados y los pinos se quebraron como fósforos ante los vientos de casi 250 kilómetros por hora.
Fila tras fila, las viviendas a pie de playa en Mexico Beach quedaron tan destrozadas por la marejada ciclónica y los vientos del meteoro que solo quedan losas de concreto en la arena, un testimonio de lo que era la zona cero antes de que el devastador huracán de categoría 4 barriera con el lugar, conocido como Panhandle, a mediados de semana.
La destrucción en esta y otras comunidades en las playas de arena blanca es catastrófica y se necesitarán miles de millones de dólares para su reconstrucción.
“Todos mis muebles estaban flotando”, relató Marquardt, de 67 años. “Bajaba un río por la calle. Fue horrible y ahora ya no queda nada”, agregó.
En las montañas de Carolina del Norte, los conductores tuvieron que ser rescatados de autos atrapados en las crecidas.
Las intensas ráfagas de viento tiraron árboles y líneas eléctricas, dejando a cientos de miles de personas sin luz.
En las ciudades de Charlotte y Raleigh, en Carolina del Norte, se reportaron inundaciones repentinas. Escenas similares se repitieron en Virginia mientras el meteoro seguía avanzando hacia el mar. En total, más de 900.000 viviendas y negocios de Florida, Alabama, Georgia y las Carolinas seguían sin luz.
Mientras, miles de soldados de la Guardia Nacional, policías y equipos de rescatistas tenían mucho trabajo por hacer aún en la zona más afectada: el Panhandle de Florida. Los residentes se enfrentan a una lucha por sobrevivir en un peligroso paisaje de casas y centros comerciales destrozados, con escombros por todas partes. En una de esas comunidades costeras, Panama City, la mayoría de las viviendas siguen en pie, pero ninguna propiedad salió indemne. El tendido eléctrico y las torcidas señales de tránsito estaban tiradas por todas partes.
Una aseguradora que produce modelos para catástrofes estimó que el huracán causó más de 8.000 millones de dólares en daños.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina