Informe de domingo: crear en aislamiento - El Territorio Misiones

Informe de domingo: crear en aislamiento

Domingo 19 de julio de 2020 | 06:00hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Salir de la zona de confort hace que nos repensemos, que busquemos nuevas estrategias, que surjan ideas. Así, el aislamiento, más allá de aburrirnos y angustiarnos, puede oficiar de caldo de grandes desarrollos científicos, académicos y artísticos. No sólo las pestes obligaron a las personas a estar aisladas en diferentes momentos de la historia, también los destierros y desarraigos forzados dieron la chispa a grandes obras.
Se cree que el cierre de los teatros de Londres por la peste bubónica, por ejemplo, fue la oportunidad para Shakespeare de encerrarse a escribir poemas y obras como ‘El rey Lear’. Por eso, en este fastidioso 2020, a pesar de las libertades perdidas, anestesiadas, el hecho de detenerse, reflexionar, posibilitó también cierta apertura creativa.
En ebullición 
La producción no se detuvo en esta cuarentena e incluso en muchos casos tuvo una explosión novedosa, una inspiración genuina desde el silencio y una ventana digital como aliciente a tanta pálida.
Aunque los artistas son, en sus distintos rubros, muchos de los que se mantendrán ‘parados’  hasta la reapertura total de actividades, la púa y la distancia no fueron impedimento para crear.
Además, como tantos otros, aprovecharon a probar técnicas nuevas, mejorar rutinas de vida y observar más la naturaleza, como Andrés Paredes.
O a exprimir la veta del arte como sanador, como el médico y pintor Daniel Tabbia, que agilizó sus trazos, ideo murales y hasta se cantó una de Los Beatles... esperando que el sol nos ilumine y todo vuelva a estar bien (página 5).
En tanto, la música y lo audiovisual vibraron en el streaming. Singles y cortometrajes  ilustraron escenas de pandemia, pequeños retazos de la vida confinada. ‘Mensajes’ y ‘La cuarentena’ son algunas de las producciones con acento local (pagina 6).
Así, inquietos por naturaleza, Los Núñez agudizaron sus compases en la cuarentena y se dieron el lujo de avanzar en un nuevo disco (página 4).
Estos son sólo algunos de los tantos ejemplos (muchos ya fueron expuestos en estas páginas) sobre la creación de nuevas formas para comunicar, para expresar, para dejar registro de una época, una sociedad que no se deja amedrentar por la peste.

Introspección creativa
Hacia dentro. Así se vivió prácticamente toda la mitad de este atípico 2020. Cada hogar se vio envuelto en nuevas rutinas, nuevas formas de entretenimiento y por qué no, más arte. 
Andrés Paredes no sólo ‘ejercitó’ su mano izquierda, sino que logró con ella toda una serie de dibujos, que pasaron a ser acuarelas de una escultura con ponchadas de yerba y ya son requeridas por una galería. Además, el parate aceleró un cambio de hábitos alimenticios, rutinas de ejercicio e introspección que pretende continuar pospandemia.
“Estuve trabajando mucho en todo el proceso de aislamiento, empecé a tener una conciencia de hábitos. Mejoré mucho mi alimentación, mi meditación, rutinas de ejercicios. Mi obra trabaja con la naturaleza todo el tiempo y ahora, al estar lejos de Misiones, me di cuenta que la naturaleza estaba dentro de mi propio cuerpo, mis propios procesos”, contó Paredes, cuya agenda de presentaciones y muestras quedó en suspenso. Incluso en mayo estaba prevista una muestra suya en Posadas, que lamentó no se haya podido concretar. Sin embargo, aún sin ir a su taller,  pudo enviar unas de sus ‘mariposas’ a París, para un cliente de Arabia Saudita. “Las preparé en Buenos Aires (donde transita su aislamiento),  las escaneé, las imprimí en 3D y las fundieron en bronce. Es rarísimo, como una de esas cosas que tiene de positivo la tecnología como aliado en esta cuarentena”, relató. 
En esa línea, también reconoció que en este momento único, la producción también fue única.
“Fue un momento bastante productivo y de mucho pensamiento y mucho trabajo y sobre todo esto de reflexión, tiene que ver con procesos internos. Mi inspiración tenía que ver con un proceso de tratar de aprender algo. No sé si entrenar la mano izquierda, pero tratar de integrarla o hacer algo simbiótico de los dos hemisferios y, de los ejercicios pasaron a ser obras”, expresó. 
“Realmente es algo totalmente diferente a lo que venía haciendo y estoy muy contento con eso. Con este proceso nuevo. Creo fue válido y no hubiera sucedido de otra manera, de no estar en eje y en foco y pensando”, agregó.
Como si faltara algo al balance para inclinarlo a favor, durante el confinamiento se publicó un libro de 240 páginas, que a través del detalle de sus obras, cuenta 16 años de trabajo del artista. Editado por Fundación Tres Pinos, tiene un ensayo de la reconocida curadora y crítica de arte Ana Martínez Quijano. 
“Realmente es una joya, estoy muy contento con este material y espero poder hacer pronto el lanzamiento en Misiones”, reveló Paredes, añorando, una vez más, reencontrarse con su roja tierra, su Apóstoles natal y esos intensos paisajes que tanto lo interpelan. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina